Menú

Albert Rivera promete que "todos los españoles" pagarán menos IRPF

El político catalán asegura que no le da miedo abrir debates: "Existe una minoría creciente de españoles que quieren ser tratados como adultos".

69

Ciudadanos ha instaurado, y con éxito, un género: el anti mitin. Tres presentaciones con ese modelo, dedicadas en exclusiva a la economía, con explicaciones en ocasiones más propias de un seminario o de una conferencia y ni un solo atisbo de desánimo en un público entregado como el primer día, dispuesto incluso a seguir por una pantalla y con unas escaleras por todo asiento lo que ocurre en el interior del Teatro Goya, un cuartel general que se ha vuelto a quedar pequeño.

Esta vez tocaba fiscalidad, en plena campaña de la Renta, y el público ha vuelto a ser generoso en aplausos, como cuando Albert Rivera, sin atril y con un micro inalámbrico, ha abogado por reconstruir a la clase media: "Han recibido el castigo de la crisis y tienen que tener premio". El líder de Ciudadanos, su economista de cabecera Luis Garicano y el nuevo fichaje estrella, el ex director general de los Inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre, se han agarrado a una metáfora para describir el sistema impositivo español: es, han dicho, como un queso gruyere -grande y con muchos agujeros- y hay que convertido en algo más pequeño, compacto y sin fisuras.

Pero como en todas estas presentaciones, el discurso de Rivera no se ha quedado en el programa electoral. Ha habido propuestas (muchas), pero también tiempo para acordarse de los rivales. Del PP y el Gobierno, por supuesto, a los que ha preguntado qué tiene de malo que algunos de los colaboradores de Ciudadanos trabajen en el extranjero: "Se creen que estamos en la época de Paco Martínez Soria". También ha habido un recuerdo para María Dolores de Cospedal, aunque sin nombrarla, por su crítica a los políticos que elaboran "hojas de cálculo": "¡Madre mía!, qué cosa más antigua", ha ironizado Rivera, que ha asegurado que seguirán utilizándolas, para medir y explicar cuánto les costarán y cómo pagarán todas sus propuestas.

Pero no sólo el PP ha sido objeto de los mensajes del líder de Ciudadanos. También Podemos ha estado presente: "Para gobernar un país hay que tener un proyecto, no un cabreo. No sólo basta con criticar lo que ha pasado. Hay que mirar hacia adelante y decir a la gente lo que vas a hacer. Estamos dispuestos a debatir nuestras propuestas, pero no veo rivales dispuestos a debatirlas. Sólo las comentan, pero no las quieren debatir".

Bajando a la arena fiscal, Rivera ha lanzado un mensaje muy claro: las clases medias se verán muy beneficiadas con su reforma y sólo aquellos que no paguen en la actualidad pueden estar preocupados antes sus propuestas. De hecho, ha dejado una propuesta muy concreta: "Todos los españoles que pagan IRPF en la actualidad", pagarán menos si Ciudadanos gana las elecciones (menos que ahora y menos que lo que pagarían en 2016 si se completa la reforma aprobada por el Gobierno).

No era un tema fácil, pero Rivera ha asegurado que quieren tratar a los españoles "como adultos", incluso aunque haya que poner encima de la mesa cuestiones complicadas: "¿Alguien piensa que estamos aquí sólo por los votos? Si estuviéramos aquí sólo por los votos no hablaríamos de IRPF o IVA, iríamos a cada provincia a prometer más aeropuertos y trenes. No vamos a proponer cosas que no se pueden pagar, ni a cambiar de programa a los quince minutos de ser elegidos. Nos dicen que nos arriesgamos, pero creemos que existe una minoría creciente de españoles que quieren ser ciudadanos libres y quieren que les traten como adultos. Lo cómodo es no hablar, no proponer, no cuantificar".

En lo que hace referencia al tema fiscal, Rivera ha dejado el peso de la argumentación a Luis Garicano y Francisco de la Torre, ex secretario general de la asociación de inspectores de Hacienda y nuevo fichaje estrella de Ciudadanos.

Garicano ha explicado que su objetivo con las propuestas de este martes es ayudar a las "clases medias" que han soportado el ajuste de la crisis. El economista de Ciudadanos ha llegado a hablar de tipos "confiscatorios". En su opinión, los impuestos en España están "muy mal diseñados, tenemos tipos muy altos y recaudamos muy poco". Y además, distorsionan mucho las decisiones de los agentes. Por eso, la idea es cerrar el sistema, haciéndolo más progresivo, neutral, simple y estable. Ése es el objetivo. Para lograrlo proponen un IRPF con un máximo del 42% y sólo tres tramos, un IVA con dos tipos del 18 y el 7%, un Impuesto de Sociedades del 20% para todas las empresas, sin deducciones ni bonificaciones, y un Impuesto de Sucesiones que actúe como mecanismo de cierre del sistema y de control del fraude.

En este sentido, Garicano ha asegurado que sus propuestas se pueden aplicar y ha lanzado un dardo al Gobierno, al que ha recordado que "tiró a la basura" el informe de la Comisión de Expertos, del que ha dicho que contenía propuestas interesantes: "Tenemos lo que hay que tener para hacer estos cambios". Por eso, Rivera ha asegurado que "esta reforma la tienen que ver con buenos ojos los ciudadanos españoles que trabajen y cumplan con sus obligaciones; y también aquellos que se han quedado tirados en la cuneta".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios