Menú
Con tu apoyo hay ms Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustracin Liberal
  • Eventos

Las mentiras de Podemos sobre las mentiras de Syriza

Como en España, la casta y la neocasta se diferencian poco: Syriza propone lo mismo que Pasok y Nueva Democracia pero con más arrojo suicida.

109

Podemos ya ha reaccionado a la imposición de un corralito bancario por parte de sus hermanos griegos de Syriza. Evidentemente, que tu sosias político decrete controles de capitales apenas seis meses después de llegar al poder no constituye la mejor carta de presentación para un posible Gobierno de Podemos en España. Por eso, no han tardado demasiado en emitir un comunicado reivindicando la actitud postureante de Tsipras y Varoufakis frente a la Troika.

El problema es que los tres pilares de sus críticas contra las instituciones comunitarias carecen de base:

1) Según Podemos, el Ejecutivo de Syriza presentó una propuesta de ajuste presupuestario que era sensata y viable pero que, al basarse en "una subida de impuestos a las grandes fortunas griegas", fue rechazada por la Troika, que preferiría un ajuste fiscal consistente en incrementar el IVA a los alimentos básicos y en bajar intensamente las pensiones. Pero no: tanto la propuesta de la Troika como la de Syriza incluyen la creación de un impuesto sobre el lujo; tanto la propuesta de la Troika como la de Syriza fijaban un IVA del 13% a los alimentos básicos; tanto la reforma de la Troika como la de Syriza extendían la edad de jubilación a los 67 años. ¿Dónde están las pequeñas diferencias? La Troika exigía que los alimentos no básicos y los hoteles tributaran a un IVA del 23%, que desapareciera la reducción del IVA del 30% aplicable a las islas griegas, que se redujera el gasto en defensa en 400 millones de euros y que se congelaran las pensiones hasta 2021. Syriza, en cambio, se negaba a los ajustes anteriores y proponía, a cambio de ellos, incrementar las cotizaciones a la Seguridad Social de todos los trabajadores (que ya se encuentran entre las más altas de Europa) e instaurar en 2015 un recargo extraordinario del 12% en las empresas con beneficios superiores a 500.000 euros. Los ultrarricos, ya sabe. Mas no queda demasiado claro cómo subiendo menos el IVA, recortando menos en defensa y no congelando las pensiones puedes lograr el mismo ajuste por mucho que incrementes las ya altísimas cotizaciones a la Seguridad Social y, sólo en 2015, metas un rejonazo monumental a las empresas medianas. En realidad, importa poco: Syriza no pretende cuadrar las cuentas sino seguir viviendo a costa del resto de europeos.

2) Según Podemos, Syriza ha reaccionado ejemplarmente convocando un referéndum para dar la soberana palabra sobre su futuro a la ciudadanía y Europa está tratando de acallar la democracia helena asfixiando su sistema financiero. En realidad es al revés. Syriza no está defendiendo la soberanía del pueblo griego, sino intentando convertirlo en una colonia subvencionada de Alemania. Y, por el contrario, la totalidad de los Gobiernos democráticamente electos de Europa (salvo Grecia) pretenden que, a medio plazo, el Gobierno heleno sea verdaderamente independiente y autosuficiente desde un punto de vista presupuestario y así no necesite recurrir a las transferencias y créditos blandos de la Troika. El propio Varoufakis lleva años reclamando una "Alemania hegemónica para Europa". Lean: "Europa necesita una Alemania dispuesta a convertirse en hegemónica y Alemania también lo necesita (…) Una Alemania hegemónica encontraría vías para canalizar sus enormes volúmenes de ahorro ocioso en inversiones productivas para la periferia". Lo que molesta a Tsipras y Varoufakis no es que Alemania quiera implicarse demasiado en la economía griega, sino que quiera implicarse demasiado poco, apenas garantizando la sostenibilidad a largo plazo de las cuentas públicas del país y su independencia financiera de la Troika. Ellos quieren una dependencia estructural: convertirse en un Land alemán más a cambio de que les sustenten el chiringuito estatal.

3) Según Podemos, Syriza no es la responsable de lo acontecido en Grecia, y en cambio sí lo son Pasok y Nueva Democracia, las marcas helenas de PSOE y PP. Nueva Democracia (PP) es responsable por haber inflado el Hiperestado griego durante los años de la burbuja crediticia y por haber manipulado las estadísticas oficiales. El Pasok (PSOE) es responsable por haber intentado mantener esa hipertrofia estatal cogiendo el dinero de la Troika y prometiendo hacer unas reformas y ajustes que, en realidad, no hacía. Y Syriza (Podemos) es responsable de plantear un órdago a la Troika para que le permitan seguir con el desastroso modelo implantado por Nueva Democracia y el Pasok, consistente en vivir subsidiados por el resto de Europa. Ni la casta ni la neocasta cuestionan los pilares básicos del consenso estatista griego y, por eso, todos ellos son responsables de haber abocado a la ruina al país. Syriza simplemente ha llevado al extremo los excesos irresponsables de sus predecesores para, amenazando con quebrar y suicidar económicamente al país, conseguir suficientes concesiones de los Gobiernos europeos como para permitirles conservar el Estado clientelar y burocratizado que construyeron Nueva Democracia y el Pasok, y que los ha conducido a la miseria actual.

En suma, Tsipras no reivindica su soberanía para defender a sus pensionistas y ciudadanos más humildes. En las últimas horas, de hecho, la Troika ha continuado ablandando su propuesta hasta volverla prácticamente indistinguible de la de Syriza. El referéndum no pretende dar voz al pueblo, sino convertirse en una estrategia negociadora para transformar a Grecia en un hipersubvencionado Land alemán. Es decir, Tsipras no defiende a pensionistas y ciudadanos humildes: Grecia utiliza a pensionistas y ciudadanos humildes –hasta el punto de forzar una congelación de sus ahorros en el banco y someterlos al riesgo de padecer una quita devaluadora– para lograr sus objetivos políticos, que no son otros que mantener el Hiperestado burocratizado y clientelar de Pasok y Nueva Democracia. Como los buenos secuestradores, ha convertido a su pueblo en rehén para lograr un mayor poder negociador. No es compasión, sino psicopatía kamikaze. Como en España, la casta y la neocasta se diferencian poco: Syriza propone lo mismo que Pasok y Nueva Democracia, pero con más arrojo suicida. Todo o nada: y lo peor es que los Gobiernos europeos, como en tantas otras ocasiones, pueden terminar cediendo e inmolando a sus contribuyentes para mantener whatever it takes la sacrosanta unión monetaria.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco