Menú

Primark abre la mayor tienda de ropa de España en la Gran Vía

La compañía textil irlandesa sale del centro comercial e inaugura su primera tienda a pie de calle. Cientos de personas se agolpan a sus puertas.

18
Euforia en el Primark de Gran Vía

Después de 62 semanas de obras, Primark ha inaugurado su megatienda en el número 32 de la madrileña Gran Vía. La locura se ha desatado a las puertas del edificio, donde desde primera hora de la mañana los fans de esta enseña textil irlandesa se han agolpado en los alrededores del establecimiento para ser los primeros en entrar. Pasadas las 11, hora de la apertura, la cola daba la vuelta a la manzana y la afluencia de público era sobrecogedora.

Dos jóvenes turistas mexicanas son las primeras en pisar el ansiado local. "Llevamos más de dos horas esperando", cuentan a Libre Mercado. Las chicas tienen pensado gastarse "unos 50 euros" y con esa cifra, podrán comprarse "suéters, ropa de invierno y botas". Más cara será la compra de una pareja de Palma de Mallorca que ha viajado a Madrid "específicamente para la inauguración". Su presupuesto: entre 500 y 1.000 euros, "con eso nos vestimos medio año", comentan.

También hay gente que viene por primera vez, como un señor de La Elipa que no tiene coche para ir a un centro comercial. "A esta tienda vengo en transporte público divinamente", asegura el cliente, que piensa gastarse entre 30 y 40 euros.

¿Y qué tiene de especial esta tienda, si Primark ya tiene otros 7 locales en la Comunidad de Madrid? Pues que se trata del primer establecimiento que pone en marcha la compañía a pie de calle. Desde su desembarco en España, la estrategia de la firma de moda low cost en nuestro país se ha basado en la apuesta por los centros comerciales.

131 cajas y 91 probadores

Ahora, con un local en pleno centro neurálgico de la capital, la compañía irlandesa se ha planteado como objetivo "llegar a otro tipo de público, como el que no tiene coche para desplazarse a las afueras, y al cliente turista", ha explicado la PR Manager Primark, Alejandra de la Riva, en una visita previa para los medios de comunicación horas antes del estreno de la tienda. La firma textil está "valorando" nuevas aperturas fuera de los centros comerciales en un futuro, "aunque no es fácil encontrar locales lo suficientemente grandes a pie de calle", ha comentado De la Riva.

Y es que las dimensiones del edificio convierten a la tienda en la más grande de las que posee Primark en España y en la segunda más grande del mundo, por detrás del inmueble de Manchester. Además de superar también a la tienda insignia de Primark de Oxford Sreet, el local de Gran Vía se convierte en la mayor tienda monomarca de España, sólo superado en multimarca por El Corte Inglés.

El edificio cuenta con una extensión de 12.400 metros cuadrados y cinco plantas entre las que se distribuye la friolera de 131 cajas y 91 probadores. Un total de 573 trabajadores, de los que 396 son de nueva contratación, desarrollarán su actividad en tres turnos (mañana, tarde y noche) los 365 días del año. La compañía recibió 14.000 solicitudes de empleo para esta tienda. Con esta nueva apertura, la número 41 en España, Primark tiene una plantilla total de 7.400 empleados en nuestro país.

El éxito de Primark

Una camiseta a 5 euros, un pantalón a 7 y unas sandalias a 4... Con esos precios tan competitivos, Primark se ha convertido en el primer retailer de España en volumen de venta. "En nuestras tiendas los productos entran y mueren en tienda", señala Alejandra de la Riva como una de las claves del éxito de la compañía. Y es que las prendas de Primark tienen una alta rotación en la tienda. El stock nunca se devuelve. Toda la ropa se vende en la tienda, incluso bajando el precio, pero nunca se retira.

Además, la compañía consigue márgenes muy reducidos con los proveedores debido a la adquisición de grandes volúmenes de prendas. Negocian directamente con los proveedores evitando a los los intermediarios.

Otro punto clave es que la ropa se fabrica principalmente en China, Vietnam, India y Marruecos, donde la mano de obra es más barata. Tampoco invierten dinero en publicidad, funcionan con el boca a boca, lo que también les permite reducir costes.

La historia del edificio

En las primeras décadas del siglo XX Madrid se convirtió en una ciudad dinámica donde el sector servicios adquirió un mayor protagonismo y cuya manifestación más evidente se dio en la Gran Vía.

Así, en el año 1921, se comenzaron varias reformas urbanísticas, entre las que estaba la del edificio Gran Vía 32. La Sociedad Madrid-París tenía como objetivo convertir el inmueble en unos grandes almacenes a imagen y semejanza de la tradición comercial francesa.

En el año 1924, los Grandes Almacenes Madrid-París abrieron sus puertas en un evento al que acudieron hasta los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. El edificio costó 10 millones de pesetas, tenía ocho plantas y estaba dotado de seis ascensores.

Posteriormente, Almacenes Populares SEPU (Sociedad Española de Precios Únicos), el cinematógrafo Madrid-París (proyecto de la Sociedad Anónima de Programas y Espectáculos) y el Grupo Prisa fueron inquilinos de este emblemático edificio.

Aunque el último inquilino de Gran Vía 32 es Primark, la firma de moda no está sola. La empresa comparte edificio con la Cadena Ser y con sus competidores directos: H&M, Mango y Lefties. Para más inri, el edificio es propiedad de Amancio Ortega, que a través de su inmobiliaria ejerce de casero de todas las enseñas.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation