Menú

Hay esperanza para las pymes: las alternativas a la financiación bancaria

Las tres Efes, el crowdfunding o acudir al MAB son alternativas eficaces a la financiación tradicional.

Libre Mercado
2

El cierre del grifo del crédito por parte de la banca española ha sido uno de los grandes problemas a los que se han tenido que enfrentar las pymes para sortear la crisis. De hecho, según devela el I Informe sobre situación de las pymes en relación con la financiación ajena elaborado por CESGAR, la situación todavía sigue siendo preocupante.

En este sentido, es importante hacer una distinción entre la pequeña y mediana empresa. Según el documento, en el 98% de los casos una pequeña empresa de menos de 10 trabajadores no ha tenido acceso al crédito durante los seis primeros meses del año, a diferencia del 70% de las empresas de más de 50 empleados, que sí recibieron financiación.

Para aumentar el acceso al crédito y como alternativa a los préstamos bancarios tradicionales, las empresas españolas deberán fijarse en qué tipo de financiación alternativa tienen a su alcance.

Las tres Efes

Conocidas por sus términos en inglés (family, friends and fools) como las tres Efes, esta categoría de financiación es la más adecuada para los que van a iniciar un proyecto empresarial: los familiares, los amigos y los locos. Los familiares y los amigos pertenecen a nuestro círculo más cercano y es muy probable que nos ayuden a financiarnos a cambio, simplemente, de que les devolvamos el dinero, sin pedir ningún tipo de interés. Por el término locos se refieren a las personas que, sin necesidad de conocerlas previamente, están dispuestas a contribuir a nuestra actividad.

El MAB

Dar el salto al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) se ha consolidado como alternativa real de financiación para las pymes en España. El MAB prevé cerrar el año con una captación de cerca de 100 millones de euros, solo superado en 2014, con más de 110 millones. En estos meses aterrizaron en el MAB nueve firmas. Los estrenos del año que está a punto de acabar cierran el ejercicio con un total de 34 compañías en el segmento de empresas en expansión.

La media de captación de capital de estas nueve incorporaciones ascendió a 4,1 millones de euros y este importe lo consiguieron durante el proceso de colocación de sus acciones o meses antes de su debut, logrando una financiación total de 37 millones. En conjunto, las compañías que forman parte del MAB han conseguido embolsarse alrededor de 400 millones de euros en los seis años y medio que lleva funcionando este segmento del mercado, que comenzó a operar en 2009 con el debut de Zinkia.

Pero no todas las empresas pueden entrar en el MAB, las compañías que soliciten su incorporación deberán ser sociedades anónimas que cumplan una serie de requisitos de: transparencia, información, designar un asesor que les oriente en la salida, suscribir un contrato con un Proveedor de Liquidez y que las acciones de las que sean titulares accionistas con porcentajes inferiores al 5% del capital social, representen un valor estimado superior a dos millones de euros.

'Crowdfunding'

Esta práctica financiera funciona indistintamente del tamaño de la empresa. También conocida como financiación colectiva o financiación en masa, consiste en la en la difusión pública por parte de la compañía que busca liquidez de la causa o la actividad de su negocio con el objetivo de que multitud de pequeños inversores aporten la cantidad que crean conveniente. Si consiguen llegar a la cuantía que solicitaba el empresario, los microinversores recibirán a cambio una contraprestación. De no ser así, se suspende la tentativa de conseguir dinero.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Así es como Podemos quiere boicotear tus compras del Black Friday
    2. El Supremo rechaza que una mujer indemnice a su exmarido por ocultarle que no era el padre de su hijo
    3. La vergüenza de Marlaska: hasta Rahola condena los ataques a Llarena
    4. Las ocho grandes mentiras de los políticos sobre el Impuesto de Sucesiones
    5. El PSC se aviene a formar parte del último juguete separatista: el Espacio de diálogo
    0
    comentarios

    Servicios