Menú

MAFO carga contra el PP y culpa a Rajoy de la quiebra de las cajas de ahorro

El exgobernador del Banco de España culpa al PP, a Rajoy y a De Guindos de la crisis del sistema financiero y la quiebra de las Cajas de Ahorro.

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), asegura que la actitud del PP fue la que magnificó los problemas de la banca para criticar al Ejecutivo anterior y generó gran desconfianza en los mercados obligando "a ponerse de rodillas" y a pedir el rescate financiero en 2012.

En una entrevista con Efe a propósito de su nuevo libro Economistas, políticos y otros animales (Ediciones Península) MAFO no duda en cargar contra el ejecutivo del PP para culparle de todos los males que aquejan al sistema financiero, pese a que durante la crisis económica que sacudió la economía española y el sistema financiero español muchos voces se alzaron contra el propio Fernández Ordóñez como conocedor de la situación de las Cajas de Ahorro españolas sin querer tomar medida alguna para evitar el colapso. Es más, MAFO ha sido investigado por el fiasco de las cajas de ahorro y no fueron pocos los inspectores del propio banco que reconocieron en privado que habían advertido al gobernador de las irregularidades detectadas en entidades como la CAM.

Ahora, el exgobernador dice que querer presentarse como el salvador de España es posible que al PP "le consiguiera más votos", pero puso el foco de los mercados sobre los bancos españoles, cuando hasta ese momento solo dudaban de la banca europea en general. Olvida MAFO que el sistema financiero español estuvo en el punto de mira por la crisis de las hipotecas subprime y la sobreexposición al ladrillo de las entidades financieras ligadas a los partidos políticos: las cajas de ahorro españolas.

Pero no se queda ahí Fernández Ordóñez. Llega a afirmar que fueron los seis primeros meses de Rajoy en el poder los que llevaron a hundir la confianza en España y en sus bancos, situando al país al borde de la salida del euro y obligándole a pedir ayuda financiera.

En su opinión, fue "absurdo" que el PP anunciara que no era necesaria la recapitalización del sector ni la inyección de fondos públicos y que intentara responsabilizar al Banco de España de los problemas de Bankia y de las cajas de ahorro. Tampoco cuenta cómo el propio MAFO aprobó la operación por la que llegaron a meter en prisión a Miguel Blesa, o cómo, junto a Julio Segura, fue clave en la salida a bolsa de la antigua Caja Madrid.

Pero el exgobernador continúa con sus críticas al actual ejecutivo: "La opinión pública no pudo conocer entonces que el ministro de Economía (Luis de Guindos), ignorando al Banco de España y actuando al margen de este, intentó resolver él solo la segunda reestructuración de Bankia", afirma Fernández Ordóñez, que acusa también al ministro de vetar su presencia en el Parlamento para dar explicaciones sobre este asunto.

Asegura que el rescate financiero se había evitado tres veces antes de que el PP llegara al poder, aunque no se atreve a afirmar que se pudiera haber sorteado también en 2012, y añade que al final el Gobierno de Mariano Rajoy gestionó bien la crisis del sector financiero, entre otras cosas porque el memorando de entendimiento acordado con las autoridades europeas establecía los pasos a dar.

"España lo ha hecho bien dentro de que era un problema enorme, salvo esos seis meses en los que por un deseo de protagonismo, sectarismo o desconfianza en el órgano supervisor cayeron en lo que cayeron", sostiene.

Se niega a profundizar sobre la gestión de la crisis bancaria durante su mandato ("para eso hubiera escrito unas memorias") y dice que su crítica al Gobierno del PP solo pretende ser un ejemplo del populismo y el sectarismo que aquejan a la clase política española, más preocupada por el reparto del poder que por las políticas necesarias para que el país avance.

El futuro de España

Fernández Ordóñez cree que España puede estar en la antesala de grandes cambios económicos y políticos, y espera que su libro contribuya a abrir el debate sobre la necesidad de una política más "ilustrada" y menos "chapucera" que propicie el análisis de los problemas a abordar, aprovechando las experiencias de otros países y la sabiduría de los expertos.

Se queja de que en las dos últimas legislaturas el abuso de los decretos leyes ha llegado a máximos y duda de que esté justificado que más de un tercio de las leyes se hayan aprobado por este trámite de urgencia en los últimos cuatro años.

No obstante, advierte de que la situación no cambiará "solo sustituyendo a unos políticos por otros, reemplazando a una casta por otra", por lo que cree fundamental dotarse de los mecanismos que dificulten las acciones de los malos gobernantes y propicien los cambios institucionales que exijan que las políticas sean más estudiadas y debatidas.

Como ejemplo de la ineficacia de la política cita el problema del desempleo, que no tiene parangón en ningún otro país desarrollado y constituye uno de los principales motivos de preocupación para la ciudadanía, sin que hasta el momento se haya constituido una comisión parlamentaria que examine qué hacen los demás países para tener más empleo y productividad.

"¿Cómo es posible que el Parlamento no se haya interesado en estudiar el principal problema del país según los economistas, los organismos internacionales y los propios electores?", se pregunta.

Temas

En Libre Mercado