Menú

Paradojas, contradicciones y mentiras en el caso Bankia

El Supremo falla contra Bankia por supuestas irregularidades en el folleto. Un folleto que reguladores y gobierno avalaron de forma unánime.

14
Paradojas, contradicciones y mentiras en el caso Bankia
Sede central de Bankia, en Madrid. | Cordon Press

Este miércoles, el Tribunal Supremo arrojaba un jarro de agua fría sobre Bankia y regalaba munición a los despachos de abogados especializados para reclamar en todas las audiencias provinciales por la salida a bolsa de la entidad en 2011.

El Alto Tribunal desestimaba los recursos interpuestos por Bankia contra dos sentencias que decretaban la nulidad de los contratos de compra de acciones emitidas por la entidad. El gran argumento empleado es que hubo error en el consentimiento al existir desfase entre las cifras del folleto informativo y las reales.

Contradicciones

Esta conclusión, sin embargo, choca frontalmente con cualquier análisis que se pudiera leer en el momento en que la entidad salió a Bolsa. Pero no sólo sobre las proyecciones de los analistas, sino de los propios reguladores, encargados de velar por los intereses de accionistas, mercado y empresas. Tanto la CNMV como el Banco de España bendijeron la operación y alabaron el folleto presentado por Bankia.

  • Abril 2011. Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo), gobernador entonces del Banco de España, daba el visto bueno a la estrategia de Rodrigo Rato al frente de Bankia, que incluía la salida a Bolsa como primera opción.
  • Verano 2011. Mafo bendijo la salida de Bankia a Bolsa y valoró muy positivamente la operación.
  • Febrero de 2013. Julio Segura (presidente de la CNMV en las fechas en las que Bankia salió a bolsa): "El folleto presentado por Bankia en su salida a bolsa era impecable". Además, defendió la ausencia de irregularidades en el proceso de suscripción de títulos de Bankia.
  • Octubre 2013. Elvira Rodríguez (sustituta de Segura al frente de la CNMV): la salida a bolsa de Bankia "en su momento fue correcta".

Pero no queda ahí la cosa. A falta de conocer en qué consiste el desfase denunciado por el Supremo entre las cifras del folleto informativo de Bankia para su salida a bolsa y las reales, se puede hacer una aproximación al principal responsable de la maltrecha situación de la entidad: el fuerte deterioro del mercado inmobiliario.

Una de las acusaciones fundamentales contra las cajas y bancos fue que el valor de la cartera inmobiliaria reflejado en sus balances no se correspondía con el valor real de los activos. Pero, de nuevo, si atendemos a cualquier análisis de los que se hacían en aquellas fechas -más aún el que se hacía desde el Gobierno- se concluye que siquiera dudar de la buena evolución de los precios de la vivienda era cosa de antipatriotas.

  • Julio de 2007. Carme Chacón asume la cartera de Vivienda: "Quiero que el precio de la vivienda no trunque un sólo proyecto de vida personal".
  • Febrero de 2008. Carmen Chacón: "El precio de la vivienda sube lo mismo que el IPC"; "el acceso a una casa ha dejado de ser un problema para ser un derecho"; el Gobierno presume de promover medidas a favor de las familias hipotecadas.
  • Junio 2008. Beatriz Corredor (ministra de vivienda): "Es el momento adecuado" para que "quien realmente lo necesita" se compre un piso de nueva construcción.
  • Junio 2010. Beatriz Corredor (ministra de vivienda): preguntada por si es buen momento para comprar, decía que "quienes busquen una vivienda tienen mayor poder de negociación y serenidad para comprar". "Las cajas de ahorro representan la mitad de nuestro sistema financiero y han cumplido una labor de indiscutible utilidad para la economía, las empresas y las familias españolas. Ahora acaba de culminar un profundo proceso de reestructuración, realizado responsablemente con criterios de competitividad y eficiencia. Sólo dos cajas muy pequeñas han tenido que ser intervenidas por el Banco de España. Nuestro sistema financiero es de los más solventes del mundo y a partir de ahora lo será aún más porque tendremos cajas más grandes y más fuertes."
  • Mayo 2011. José Blanco (ministro de Fomento): en la presentación del mercado inmobiliario español en Londres, destacaba el ajuste de precios, el stock de viviendas, las reformas legislativas y las garantías jurídicas como principales atractivos para los inversores británicos. De hecho, aseguraba entonces que "nos encontramos en un momento idóneo para invertir en el sector inmobiliario de España".

Paradojas de la inversión en Bolsa

Finalmente, la inversión en Bolsa es una actividad lícita en la que cada uno apuesta a distintos valores con la esperanza de que estos se suban de precio para obtener la correspondiente plusvalía. También hay quienes apuestan a que algunos valores bajarán. Pero, observemos lo que hubiera podido ser un caso práctico perfectamente posible.

Pongamos por caso un individuo que acudió en 2011 a comprar acciones de Bankia seducido por el comercial de su oficina. En ese momento estima que es una buena oportunidad de inversión con un valor nuevo en la nueva entidad fruto de la fusión con otras cajas. Decide invertir 5.000 euros.

Tras el desplome, este individuo posee un número de acciones cuyo valor ya no es de 5.000 euros, sino que es cercano a 0. Pero, tras la reestructuración y saneamiento de la entidad, la nueva acción de Bankia llegó a valer 20 céntimos. Si en ese momento, este mismo individuo hubiera decidido volver a invertitr otros 5.000 euros, hubiera podido recuperar no sólo los 10.000 invertidos hasta el momento, sino llegar a triplicarlos. Actualmente, la acción de Bankia vale 90 céntimos (por lo que ese mismo individuo tendría ahora más de 22.500 euors). Si hubiera vendido cuando la acción ha estado a 1,5 euros, hubiera obtenido 37.500 euros.

Así, el mismo valor que casi le arruina hubiera podido significar, al mismo tiempo, no sólo una tabla de salvación sino una inversión muy rentable. Así funciona el mercado bursátil, donde también se producen fraude, pero éste se produce cuando se ofrecen acciones no respaldadas por empresas con valor alguno a sabiendas.

En el caso de Bankia, no sólo los reguladores, sino que analistas y Gobierno daban su bendición a la operación. Los propios comerciales de los bancos compraron acciones. ¿Fue una estafa? El Supremo apunta en esa dirección, pero en ese caso cabría preguntarse entonces por qué sólo Bankia -y por extensión todos los contribuyentes- es la que debe afrontar el coste y, sin embargo, no rinden cuentas todos los responsables políticos, auditoras y analistas que avalaron la operación en su día, CNMV y Banco de España inclusive.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios