Menú

Las razones del rechazo de Fomento y la Comunidad a la Operación Chamartín de Carmena

El Pleno del Ayuntamiento vota este miércoles el proyecto de Distrito Castellana Norte. Salvo sorpresa, será rechazado.

0
El Pleno del Ayuntamiento vota este miércoles el proyecto de Distrito Castellana Norte. Salvo sorpresa, será rechazado.
Ana Pastor, en primer plano, junto a Cristina Cifuentes y Manuela Carmena, el pasado viernes, en el Ministerio de Fomento. | EFE

Si se cumplen las previsiones, Distrito Castellana Norte (DCN) tiene las horas contadas. El proyecto que impulsan BBVA y la constructora San José, y que se suponía que iba a poner fin a la Operación Chamartín tras más de dos décadas de retrasos, se vota este miércoles en el Pleno del Ayuntamiento. Ahora Madrid fuerza esta solución con el convencimiento de que el PSOE votará junto a la corporación municipal para echar abajo la que sus promotores aseguran que es la actuación urbanística más ambiciosa que en estos momentos está prevista en Europa.

En teoría, la idea de Manuela Carmena y su concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, es sustituir Distrito Castellana Norte por "Madrid Puerta Norte", el nombre que le han dado a su propio proyecto. Éste es mucho menos ambicioso, en cuanto a las cifras, que DCN y el equipo de Ahora Madrid apuesta porque ésta sea una de sus ventajas: un proyecto más pequeño, aparentemente más fácil de llevar a cabo y que tenga resultados en menos tiempo.

El problema es que, aunque escuchando a Calvo y Carmena pueda parecer lo contrario, la puesta en marcha de los dos proyectos depende de muchos más actores que Ayuntamiento y empresa. El viernes pasado, por primera vez desde que Ahora Madrid gobierna en la capital de España, se reunieron todos los implicados. Y la respuesta del promotor, de la Comunidad de Madrid y de Fomento (el propietario de la mayor parte de las vías a través de ADIF) fue la misma: no quieren el plan de Carmena y piden al Ayuntamiento que mantenga los planes previstos en lo que tiene que ver con Castellana Norte.

Ana Pastor, ministra de Fomento, calificó como "no viable" el proyecto Madrid Puerta Norte: "No resuelve los problemas de los barrios del entorno de la estación (Begoña y Fuencarral), no tapa las vías del tren y no asume más estaciones de Cercanías y de Metro". En la misma línea, Cristina Cifuentes habló de "malestar" de la Comunidad de Madrid y de un planteamiento que "perjudica" a los madrileños. No sólo eso, también recordó que un cambio como el que plantea Carmena necesitaría del OK del Gobierno regional, un visto bueno que ahora parece muy lejano.

Las cifras de la discordia

Lo primero que llama la atención es que Manuela Carmena haya estado un año con este tema parado. Si es cierto que el Ayuntamiento tiene tanta prisa en acometer las obras (recordemos, hablamos de más de tres millones de metros cuadrados en una de las zonas de más crecimiento de la capital), no se entiende esta demora. Y aún más si la primera toma de contacto es para comprobar que no tiene ningún aliado en este tema. Promotores, propietarios privados, administración central y regional: todos están unidos a favor de DCN y en contra del plan municipal. Será muy complicado que con este panorama ese proyecto pueda salir adelante en el corto plazo de tiempo que Ahora Madrid desea (básicamente, antes de las próximas elecciones municipales).

Habrá quien piense que esto es un problema político y que tras las próximas Generales todo puede solucionarse. Y está claro que un cambio de Gobierno en La Moncloa podría ayudar. Pero cuidado, hay cuestiones que van más allá del pique partidista.

Por ejemplo, las imágenes que pueden verse a continuación son simulaciones de cómo quedaría la zona con el proyecto de DCN y el del Ayuntamiento. A simple vista puede verse que la diferencia es sustancial.

Situación actual

Madrid Puerta Norte (Ayuntamiento)

Distrito Castellana Norte

Por ejemplo, en cuanto a la superficie, Distrito Castellana Norte supondría una actuación sobre 3,1 millones de m², frente a los 1,7 millones del Ayuntamiento. Se ha hablado mucho de la reducción en el número de viviendas (de las 16.000 del proyecto original a las 3.600 que propone Carmena) pero también se reduce a la mitad el espacio dedicado a zonas verdes y de 12,8 a 5,6 kilómetros de carril bici.

Y aquí, en las diferencias entre los proyectos está también la razón última del desencuentro entre las administraciones. Por eso, apuntamos que el problema no es sólo político.

- Fomento: el gran perdedor. En este punto, Fomento se perfila como el gran enemigo del plan del Ayuntamiento. Prácticamente toda la reducción en la superficie construida le toca a los terrenos del Ministerio. En total, la diferencia entre DCN y Madrid Puerta Norte es de 1,4 millones de metros cuadrados de los que 1,25 millones pertenecen a ADIF/Renfe. Hablamos de unos ingresos de unos 1.200 millones de euros que perdería el organismo de Ana Pastor. No es extraño que el cambio no le haga ninguna gracia. Con ese dinero se pueden afrontar muchas obras en el resto del país y es una inyección muy fuerte en una época de restricción presupuestaria.

Aquí entra en juego una variable de la que no se habla mucho pero que puede tener su importancia. Carmena insinuaba el otro día que habría que esperar a después de las Elecciones Generales para ver si el nuevo Gobierno era favorable o no a su planteamiento. Por un lado se puede pensar que un cambio en La Moncloa facilitaría el camino a Madrid Puerta Norte. Pero cuidado, también puede ocurrir lo contrario, para un ministro de Podemos puede ser muy tentador ese maná presupuestario. Además, existe un tema contractual y es que DCN tiene un derecho preferente sobre los terrenos de Fomento en el caso de que el desarrollo urbanístico se lleve adelante. Desde Ahora Madrid siempre se habla de "suelo público" en sentido genérico, pero este espacio propiedad de Adif-Renfe no puede considerarse como tal.

- Comunidad: ni Metro, ni Cercanías, ni Nudo Norte. Con la Comunidad de Madrid de Cristina Cifuentes el problema no será tanto por los terrenos como por las infraestructuras. Distrito Castellana Norte adquirió el compromiso de construir la mayoría de la obra pública que implica su proyecto con cargo a sus beneficios. O lo que es lo mismo, a coste cero para los madrileños se anunciaron un ramal para una línea de Metro con 3 nuevas estaciones, 2 nuevas estaciones de Cercanías y una obra en el Nudo Norte que incluía el soterramiento de esta vía en su cruce con la Castellana y la ampliación de esta avenida en más de 3,5 kilómetros. Hablamos del que quizás es el punto negro más importante en las vías de acceso a Madrid, que queda casi olvidado en la propuesta del Ayuntamiento, que apenas hace una mención genérica a buscar una solución y que en ningún caso se plantea nada de la envergadura que propone DCN, ni soterrar el Nudo Norte ni ampliar la Castellana.

En este punto, también se entiende que será complicado doblegar la voluntad de la Administración regional. Y esto es así porque tendría que renunciar a todas estas mejoras o pagarlas de su presupuesto. Eso las que fueran compatibles con el nuevo y recortado proyecto, porque varias de estas grandes obras directamente se caerían. Como apuntamos antes, hablamos de la principal zona de expansión de la capital de España y la que concentra un mayor número de sedes de grandes empresas. No será sencillo que Carmena convenza a Cifuentes de que se olvide así como así de un tema que lleva tantos años de preparación simplemente porque cree que el número de viviendas es excesivo. Y está claro que la promotora no pagará las mismas obras si le dejan construir 4.000 viviendas frente a las 16.000 previstas.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot