Menú

La última de Iglesias: subirá 40.000 millones los impuestos pero sólo pagará "el 2%" más rico

Podemos oculta su verdadero programa electoral con apelaciones a los millonarios. Sus medidas tributarias afectarían a la mayoría de contribuyentes.

56
Pablo Iglesias, tras el debate a cuatro | EFE

Podemos subirá los impuestos al "2%" más rico y los dejará igual o los bajará al restante "98%" de los contribuyentes. Al menos así lo aseguró Pablo Iglesias este lunes por la noche, en el Debate que mantuvo con Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Las cifras son novedosas; normalmente el líder del partido morado enfrenta al 1% frente al 99%, un lema clásico en la izquierda de los últimos años. Pero el mensaje es parecido, hay una minoría que se está aprovechando de la crisis en detrimento de la gran mayoría. Y la política fiscal de Podemos castigará a estos pocos ricachones y premiará al resto de los contribuyentes, con bajadas de impuestos.

El problema es que, viendo las cifras y las propuestas que Iglesias ha puesto sobre la mesa, resulta complicado cuadrar estas afirmaciones. Ni los datos sostienen las cuentas del líder de Podemos, ni las medidas del programa económico afectan sólo a ese 2% de rentas más altas. De hecho, ni siquiera se puede afirmar con rotundidad que vayan a ser estos los más perjudicados.

¿El 2%?

La primera pregunta que cualquiera se hace es de dónde sale ese famoso 2% del que habló este lunes Iglesias. No está claro, porque además es la primera vez que utiliza esta cifra. Por el contexto en el que hablaba, la subida de impuestos que propone Podemos, especialmente en lo que hace referencia al IRPF, puede intuirse que se refería a la principal promesa de su partido en impuestos. En el epígrafe 46 del programa, la formación morada dice:

Aumentaremos el número de tramos del IRPF a partir de 60.000 euros y elevaremos progresivamente el tipo marginal de cada tramo desde el 45% actual hasta alcanzar un tipo marginal del 55% para rentas superiores a 300.000 euros.

En realidad, el porcentaje de contribuyentes de IRPF que ganan más de 60.000 euros y que, por lo tanto, verán un incremento en los tipos que pagan en la próxima legislatura si gobierna Podemos, es del 3%, algo más de 615.000 personas (ver página 112 de la Memoria de la Administración Tributaria de 2013, la última publicada). Pero aceptaremos que fue un lapsus de Iglesias, que confundió los porcentajes del 3 al 2% o que usaba datos de ejercicios anteriores, en los que quizás había menos contribuyentes por encima de ese límite de 60.000 euros.

Pero incluso así, no es cierto que las propuestas fiscales de Podemos afecten sólo a ese 3 o 2%. Lo que afecta sólo a los contribuyentes de más renta es esa propuesta concreta de subida de tipos. Pero las demás medidas, que son mucho más importantes desde el punto de vista de la recaudación, afectan al grueso de los contribuyentes, tanto en IRPF como en otros tributos.

Subir impuestos de forma masiva es una opción política. Y no es extraño que un partido como Podemos lo ponga sobre la mesa. Lo que no es legítimo es engañar a los ciudadanos tomando la parte (una medida) por el todo (el grueso del programa fiscal) para dar la falsa sensación de que pagar la factura fiscal que pone sobre la mesa Podemos no les tocará a ellos y sólo la pagarán los ricos.

Las cifras

Los siguientes son sólo algunos apuntes que se pueden hacer a las declaraciones de Iglesias. No son matices menores. Todos juntos nos indican que la afirmación del "2%" es, simple y llanamente, mentira:

- ¿A cuánto tocarían? La Memoria Económica del programa de Podemos prevé un incremento de los ingresos públicos de 125.000 millones de euros a lo largo de la legislatura. De esta cifra, 37.900 millones llegarán de subidas tributarias (páginas 181 y siguientes del programa electoral). El resto, hasta los 125.000 millones, llega de las mejoras introducidas por el Gobierno de Iglesias. Es decir, la formación cree que su presencia en Moncloa y las políticas que aprobará permitirán subir los ingresos casi 90.000 millones de euros sólo a través del mayor crecimiento económico que generará.

Más allá de eso, quedan los 37.900 millones que Podemos adjudica a la "mejora de la productividad fiscal y lucha contra el fraude". Es decir, a subidas de la factura de impuestos. Si sólo el "2%" fuese a pagar esa factura, tendríamos a 615.000 contribuyentes para soportar la carga extra. ¿Y eso a qué equivale? Pues a más de 61.000 euros por cabeza.

Resulta difícil imaginar que los contribuyentes de mayor renta fueran a aceptar tranquilamente este palo fiscal. De hecho, cualquiera puede intuir que lo más probable es que muchos de ellos directamente abandonasen su actividad o el país, porque no les saldría rentable seguir trabajando.

Pero más allá de eso, ¿es realista el cálculo? Pues tampoco. Por ejemplo, en 2013, ese 3% que gana más de 60.000 euros, pagó casi 21.800 millones de IRPF (el 32% del total de lo recaudado por este impuesto). Es cierto que Iglesias no plantea sólo subidas de IRPF, sino también de Sociedades, Patrimonio o Impuestos Especiales. Pero se haga de una forma u otra, ¿de verdad cree que el 3% de los contribuyentes va a pagar un impuestazo extra de 37.900 millones que equivale casi al doble de lo que ahora pagan por IRPF?

- De 0,2% a 3,5%. La segunda pista que nos hace dudar de las palabras de Iglesias nos la da la propia Memoria Económica de Podemos. Allí, los responsables de la formación morada explican cómo se repartirá el reparto de cargas tras la subida tributaria. En total, esos 37.900 millones equivalen al 3,5% del PIB.

Pues bien, de esos 3,5 puntos que Podemos quiere incrementar la presión fiscal, sólo 0,2 puntos provienen de la subida de tipos de IRPF a los que ganan más de 60.000 euros. El resto, llega de nuevos impuestos y otras subidas de tributos ya existentes: Patrimonio, Sociedades, nuevos impuestos especiales... Como quedaba claro en el epígrafe anterior, es imposible lograr el incremento de recaudación que pide Iglesias sólo con la medida que repite en los debates (la subida de tipos a las rentas altas). Su propio programa le desmiente. Pero claro, si entran en juego otros impuestos, ya es mucho menos seguro que sólo afecten a ese "2%" del que hablaba el líder de Podemos.

- El IRPF, en detalle. Además, Iglesias no enmascara sus intenciones sólo en lo que hace referencia a otros impuestos. También en el IRPF, el discurso del número 1 de Unidos Podemos oculta cuestiones importantes para el contribuyente medio.

La subida de tipos a las rentas superiores a los 60.000 euros es sólo una de las tres grandes subidas que propone para el IRPF. Las otras dos son "eliminar las deducciones que tienen un carácter más regresivo" y "corregir la dualidad entre las rentas del trabajo y del ahorro". Esto último, supondrá que los tipos del ahorro, que ahora están alrededor del 20%, pasarían a pagar lo mismo que la tarifa general. Es una fuerte subida y afecta a todos, no sólo a los más ricos (aunque a estos también les afectará, y mucho).

Pero lo más importante está en las deducciones. Un punto clave que no está explicado en el programa (sólo se habla en genérico de "deducciones más regresivas") y que sorprenderá a muchos contribuyentes que ganan menos de 60.000 euros y se creen a salvo del hachazo fiscal.

Como puede verse en el informe del Ministerio de Hacienda sobre Beneficios Fiscales para 2016, hay numerosos conceptos que pueden entrar en esta categoría (al final del artículo, cuadro de la página 142): deducciones por inversión en vivienda habitual, reducciones en la base por aportación a sistemas de previsión social, tener a personas con discapacidad a cargo, exenciones por pensiones de invalidez... Y así hasta 45 epígrafes.

Pero no hay que engañarse, de los 8.300 millones que prevé Hacienda que se ahorrarán los contribuyentes por este concepto, 725 vienen por reducciones por rendimiento de trabajo, 1.364 por tributación conjunta, 1.241 por inversión en vivienda habitual, 742 millones por la deducción por maternidad o 1.142 por familia numerosa o con discapacitado. Sólo con estas cinco rúbricas ya tenemos bastante más de la mitad del total. Y no son precisamente beneficios a los que se acojan las rentas más altas, sino más bien al contrario.

En la Memoria de la Administración Tributaria que citábamos antes, el desglose y la contabilización de beneficios se hace de forma diferente, pero el resultado es el mismo: el grueso de las principales ventajas recogidas en el IRPF benefician sobre todo a las rentas medias y bajas. Hablamos de la reducción por tributación conjunta, los ahorros por compra e inversión en vivienda, reducciones por cargas familiares, maternidad... Se puede discutir si es eficiente desde un punto de vista fiscal tener todas estas excepciones. Pero no se debería engañar insinuando que, si se eliminan, serán los ricos los que lo sufran.

Incluso las aportaciones a los planes de pensiones, una de las bestias negras de Podemos, benefician a las rentas medias mucho más que a las altas. El ahorro para los declarantes con una base imponible superior a 60.000 euros sólo supone el 24% del total de este beneficio fiscal (recordemos que aportan el 32% de la recaudación del impuesto). El grueso del beneficio (más del 50%) se distribuye entre los declarantes que ganan entre 24.000 y 60.000 euros, pura clase media que está ahorrando para su jubilación.

Por eso, si el partido morado quiere una recaudación extra de unos 5.500 millones al año por eliminar estos beneficios fiscales, debe decir la verdad. Si no afectan a los epígrafes antes mencionados (los más importantes desde el punto de vista de su impacto en la recaudación), las cuentas simplemente no salen.

beneficios_fiscales_irpf_2016.jpg&x=468&
IRPF 2016

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios