Menú

Carmena 'se comerá' la mitad del superávit de Madrid

Se prevé que el superávit de la ciudad de Madrid sea de 856 millones en 2016 y 720 en 2017, la mitad que en los años 2014 y 2015.

5
Carmena 'se comerá' la mitad del superávit de Madrid
Manuela Carmena | EFE

Madrid incumplió la Regla de Gasto en 2015. El incumplimiento no fue desmesurado, tan solo 17 millones de euros de desviación respecto al límite establecido, sin embargo cualquier incumplimiento, ya sea grande o pequeño, obliga a la administración que ha incurrido en él a presentar un Plan Económico-Financiero que permita garantizar el cumplimiento en el año presente (en nuestro caso 2016) y en el siguiente.

A esa tarea se encomendó el Ayuntamiento de Madrid, que presentó el pasado jueves dicho plan. Pero lejos de dibujar un escenario de cumplimiento de la Regla de Gasto para 2016 y 2017, como se esperaba que hiciera, el plan que ha presentado el consistorio plantea una situación en la que no solo no se corrige el desequilibro del pasado año, sino que este aumenta de manera brutal en 2016 y 2017 y en menor medida en 2018 y 2019.

Así, este plan espera pasar de un incumplimiento de la Regla de Gasto de apenas 17 millones de euros en 2015 a una desviación de 367 millones en 2016 y 597 en 2017. Esto supone multiplicar por 35 la desviación registrada en 2015 en apenas dos años. Por otra parte, el incumplimiento que se espera para 2018 y 2019 son 329 y 220 millones de euros respectivamente, cantidades que, pese a ser inferiores a los desequilibrios que se esperan para 2016-2017, siguen superando ampliamente al incumplimiento inicial de 2015.

cyBbkvii.jpg

Esta desviación tan acusada respecto al límite de gasto que establece la Regla de Gasto va unida a una reducción muy acelerada del superávit de la capital española. Así, se prevé que el superávit de la ciudad de Madrid sea de 856 millones en 2016 y 720 en 2017. Estas cifras son muy inferiores a los datos de superávit que se registraron en 2014 y 2015, de 1.294 y 1.387 millones respectivamente, lo que supone un deterioro muy importante del superávit heredado por la administración de Ana Botella por parte del actual equipo de gobierno. Concretamente esto supone una reducción del 50% en el superávit de 2015 en apenas dos años

MTT13S8r.jpg

Para justificar su futuro incumplimiento de la Regla de Gasto, el Ayuntamiento argumenta que, de cumplirse, se vería abocado a amortizar anticipadamente la deuda publica. Esta actitud contrasta con la que mostraban en las redes sociales a principios de mes, cuando se vanagloriaban de amortizar de manera anticipada 334 millones de € mientras que aumentaban en gasto social. Sin embargo, ahora se niegan a cumplir la Regla de Gasto precisamente porque les obliga a hacer aquello de lo que hace apenas unos días presumían.

Dejando al margen la cambiante opinión de Ahora Madrid sobre lo beneficioso (o no) de amortizar deuda de manera anticipada, es evidente que la desaparición de la mitad del superávit que plantean tendrá efectos sobre el ritmo de reducción de deuda publica del Ayuntamiento. Así, en el plan elaboran dos tablas con la evolución de la deuda viva a largo plazo a 31 de diciembre de cada año en el caso de que se amortizara deuda anticipadamente (pag. 15) y en el escenario que ellos plantean (pag. 17), veamos lo que supone cada una.

En el caso de amortizar deuda de forma anticipada nos encontramos con que, al final de la legislatura, Madrid podría haber visto su deuda cancelada en su totalidad, quedando a finales de 2019 únicamente 404 millones de euros de deuda. Por el contrario, el camino a seguir que ha decidido tomar el Ayuntamiento dista mucho de esa cifra, concretamente la deuda pasaría de 4.600 millones a finales de 2015 a 2.730 a finales de 2019, lo que supone una reducción mucho menor de la que se podría acometer de respetar tanto el superávit que heredaron como la Regla de Gasto.

tm-xEpl1.jpg

No solo eso, también se advierte que el ritmo de reducción de la deuda viva caería con respecto al ritmo de la administración anterior. Mientras que la administración de Ana Botella redujo la deuda viva a largo plazo en casi 1.100 millones en 2014, ritmo que se ha mantenido durante 2015, la reducción de la misma se desplomará del 2016 en adelante por decisión del actual gobierno, pasando a reducciones anuales que oscilan entre los 300-400 millones de euros. En el caso de que se aplicase la amortización anticipada de la que hemos hablado antes, el ritmo de reducción de deuda sí se mantendría en niveles cercanos a los registrados en 2014-2015, de cara a acabar con casi la totalidad de la deuda en 2019.

7gL48dT7.jpg

Al derivarse todas estas consecuencias del incumplimiento de la Regla de Gasto y la reducción del superávit, conviene ver también las causas de este recorte. En el apartado de los ingresos se pretenden recaudar 111 millones más en 2016 gracias a diversas subidas de impuestos, entre las que se encuentran la supresión de la bonificación del 95% del ICIO para obras de menos de 80.000 euros y el máximo de 3.000 euros  para obras de un coste superior y la subida del Impuesto de Actividades Económicas como ya avanzó Libre Mercado. Considerando estas y otras subidas de impuestos, parece evidente que el recorte del superávit no viene de rebajas fiscales, sino de un desbocado aumento del gasto. Este pasa de 3.290 millones en 2015 a 3.848 en 2016 y 4.000 en 2017, en total el aumento del gasto del Ayuntamiento en tan solo dos años ascendería a 710 millones, lo que supone un aumento de más del 20% respecto al nivel de gasto registrado en 2015.

Ahora Madrid podría cumplir la Regla de Gasto aumentando el gasto respecto a 2015. Sin embargo, la ley restringe sus fantasías desbocadas de gasto, pero parecen dispuestos a pasar por encima de ella con tal de hacerlas realidad, aun a costa del superávit y del objetivo de acabar de una vez con la deuda que desde hace años inunda la capital aminorando el ritmo de reducción de la misma. Esperemos que en el futuro los madrileños no tengamos que lamentar esta imprudencia.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios