Menú

Los europeos empiezan a pagar a los bancos por guardar su dinero en depósitos

Los tipos negativos se empiezan a extender a los depósitos. Varias entidades cobran comisiones a empresas y particulares por guardar su dinero.

Libre mercado
0
Los europeos empiezan a pagar a los bancos por guardar su dinero en depósitos
Billetes de 100 euros | Alamy

Los depósitos ya no rentan casi nasa a los ahorradores desde hace bastantes meses, pero la cuestión es que ya empiezan a suponer un coste para algunos clientes. La laxa política monetaria que han puesto en marcha los bancos centrales, incluido el Banco Central Europeo (BCE), no solo ha reducido los tipos de interés a mínimos históricos. El Euribor, por ejemplo, el tipo que sirve de referencia para la mayoría de hipotecas en España, se sitúa en tasas negativas.

El BCE empezó a cobrar a los bancos de la zona euro un interés negativo -hoy del 0,4%- por sus reservas (dinero depositado en la entidad monetaria) en un nuevo intento desesperado para forzar la concesión de créditos con el fin de estimular el crecimiento. Lo que pretende el BCE con esta medida es incentivar la concesión de créditos a familias y empresas penalizando el exceso de liquidez que acumula la banca.

El problema, sin embargo, es que buena parte del sector privado sigue muy endeudado y, por tanto, no demanda crédito, al tiempo que las nuevas exigencias de capital impuestas por las autoridades tras la crisis endurecen las condiciones a la hora de prestar dinero a clientes poco solventes, evitando así la asunción de nuevos riesgos. ¿Cómo afrontar entonces el coste que impone el BCE a los bancos? Trasladando la factura a los depositantes, tal y como en su día avanzó el economista Juan Ramón Rallo en Libre Mercado: "Los bancos cubrirán sus pérdidas derivadas de los tipos de interés negativos cobrando al resto de ciudadanos tipos de interés negativos sobre nuestras cuentas corrientes".

Así, el banco alemán Postbank, una filial de Deutsche Bank, ya ha anunciado que cobrará 3,9 euros mensuales a sus clientes por mantener sus cuentas corrientes. "El entorno del mercado, especialmente los bajos tipos de interés, provoca que cada vez sea más difícil ganar dinero con las cuentas corrientes", indicó en un comunicado Tan solo los clientes cuyos ingresos mensuales superan los 3.000 euros estarán exentos del pago mensual de 3,90 euros para mantener sus cuentas-. Pero no es el único caso. Hace escasas fechas, la cooperativa de crédito alemana Raiffeisen también anunció que comenzaría a aplicar una tasa negativa del 0,4% en los depósitos de más de 100.000 euros a partir de septiembre.

Por otro lado, el Royal Bank of Scotland (RBS), entidad en la que el Gobierno británico controla un 72,6% del accionariado, comenzará a cobrar a sus clientes institucionales por sus depósitos. RBS ha remitido una carta a ciertos clientes corporativos de su división de banca de inversión en la que indica que aplicará tipos de interés negativos a partir de este lunes. Los tipos de interés negativos afectarán a aquellos clientes que operan con opciones y futuros y, por consiguiente, mantienen depósitos como garantía. En la misiva, RBS defiende que hasta el momento han mantenido en el 0% el tipo de depósito, pero que ha llegado el momento en el que no pueden "sostener" este nivel, por lo que comenzarán a aplicar tipos de interés negativos.

Y lo mismo sucede con el Ulster Bank, entidad crediticia irlandesa que forma parte de RBS, ya que también impondrá tipos negativos a grandes corporaciones, aunque no aplicará este tipo de cargos a pequeños negocios o clientes individuales.

El Bank of Ireland también implantará una comisión del 0,1% a los depósitos de las grandes empresas que superen los 10 millones de euros a partir de octubre. El británico HSBC hará lo propio, pero limitado a los depósitos en divisas de otros bancos, mientras que el suizo ABS informó a sus clientes de que aplicará un cargo para el mantenimiento de sus cuentas. Asimismo, en España, aunque se descarta cobrar a los particulares, la banca ha comenzado a cobrar un 0,3% a aseguradores y grandes empresas por custodiar depósitos a partir de 5 millones de euros.

Así pues, ya no se trata de un fenómeno aislado ni excepcional. De hecho, algunos bancos, como el gigante alemán Commerzbank, están estudiando la posibilidad de almacenar dinero en bóvedas acorazadas en lugar de dejarlo en el BCE, donde tienen que pagar un 0,4%. Ésta es, precisamente, una de las razones por las que el BCE dejará de imprimir billetes de 500, para desincentivar que bancos y particulares acaben guardando su dinero físico por su propia cuenta con el fin de evitar los tipos negativos que se ciernen sobre los depositantes -a mayor volumen de billetes, mayor coste para guardarlos físicamente-.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation