Menú

Fomento rescatará las autopistas en quiebra y fusionará Renfe y Adif

El Estado se quedará con las ocho autopistas en quiebra, se alcance o no acuerdo con los bancos acreedores.

LM/Agencias
0
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna | Efe

El Estado se quedará finalmente con las ocho autopistas en quiebra y riesgo de liquidación, se alcance o no acuerdo con los bancos acreedores de las vías, que soportan una deuda de unos 3.400 millones de euros, según aseguró el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. "Las autopistas revertirán al Estado y el Estado decidirá cómo gestionarlas", indicó el ministro, quien garantizó que el principal objetivo es que las infraestructuras "sigan operativas y los ciudadanos puedan seguir utilizándolas".

No obstante, De la Serna asegura que está ya en contacto con los bancos acreedores de las ocho vías con el fin de buscar un acuerdo "que facilite" su rescate. "Estamos intentando negociar con los bancos para ver si es posible un acuerdo que facilite las cosas, pero es complicado, es muy difícil, porque muchas entidades han vendido su deuda", detalló el ministro en declaraciones a Los Desayunos de TVE que recoge Europa Press.

Según ha declarado en distintas ocasiones, el ministro pretende retomar el plan de rescate que el anterior equipo de Fomento planteó en marzo de 2014 y entonces no fructificó. La propuesta pasa por que el Estado, a través del Ministerio, asuma las autopistas, tras aplicar una quita del 50% a su deuda y titulizar el resto del pasivo en un bono a treinta años.

Así, el nuevo titular de Fomento reconoce que su Departamento tendrá que quedarse con las autopistas. De hecho, en el caso de dos de las vías radiales de Madrid, la R-3 y la R-5, el Ministerio deberá asumirlas antes de julio de 2017, según el acuerdo que alcanzó con el juez que el pasado mes de mayo dictó liquidación "sin efectos suspensivos" de las autopistas.

No obstante, en la actualidad, los jueces han abierto una moratoria de seis meses, antes de abordar nuevos procesos de liquidación en otras vías, con el fin de dar margen a la negociación. También pretende dar tiempo a que la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncie sobre los recursos que Fomento elevó contra los primeros autos de liquidación.

En resto de autopistas que están quebradas o en liquidación son las otras dos radiales, la R-2 y la R-4, la Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda, la Cartagena-Vera y la M-12 Eje Aeropuerto, que une la capital con el aeropuerto de Barajas. Los sobrecostes que registraron en la expropiación de los terrenos sobre los que construyeron la pasada década y el desplome de sus tráficos durante la crisis constituyen las principales causas de su quiebra.

Fusión de Renfe y Adif

Por otro lado, De la Serna también ha confirmado que ha "dado instrucciones" para "analizar y explorar" la fusión de Renfe y Adif con el fin de configurar un 'holding' ferroviario "fuerte y competitivo" ante la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren en la UE en el horizonte de 2020.

"He dado instrucciones para que se estudie si unificando Renfe y Adif podemos ser más competitivos", aseguró. "España tiene que estar fuerte y con un proyecto sólido ante la liberalización del sector en 2020", defendió De la Serna. "Tenemos grandes competidores, porque Alemania y Francia ya tienen holdings ferroviarios sólidos que van a concentrar sus esfuerzos en ser más competitivos", aseguró.

La eventual fusión de Renfe y Adif en un 'holding' tendría así lugar más de diez años después de que en enero de 2005 se separaran en dos empresas distintas, para diferenciar la construcción y gestión de las vías del servicio de transporte en tren y como primer paso para abrir el sector a la competencia que entonces se inició en el tráfico de mercancías.

Además de la apertura del tráfico de pasajeros en tren a competidores en 2020, la actual coyuntura económico y financiera de Adif constituye otro de los factores que llevarían a integrar las dos compañías ferroviarias públicas, según apuntan en fuentes del sector. En la actualidad, Adif Alta Velocidad, la división de Adif encargada de la red AVE, está en 'números rojos' (perdió 140 millones de euros en la primera mitad del año) y soporta un endeudamiento de 14.575 millones de euros. Los ingresos de la compañía están limitados casi exclusivamente al canon o peaje que cobra a Renfe por usar las vías y las estaciones de tren, con el fin de amortizar la inversión que realiza en su construcción y mantenimiento.

En la actualidad, Adif tiene obras de AVE en marcha valoradas en unos 12.500 millones de euros, aunque la licitación de nuevos trabajos está en mínimos históricos y muchas de los que están en ejecución están paralizados por distintos problemas. Por contra, Renfe prevé cerrar en 2016 un segundo año en beneficios tras lograr en 2015 las primeras ganancias de su historia. La operadora registra estos datos gracias a la explotación del AVE, que encadena récords anuales de viajeros desde 2013. Además, ha reducido su deuda, que se sitúa por debajo de los 5.000 millones.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios