Menú

Tsipras vuelve a la carga: avalancha de nuevos impuestos en Grecia para 2017

La extrema izquierda insiste en su programa con una combinación de nuevos tributos y subidas de varios de los ya existentes.

0
La extrema izquierda insiste en su programa con una combinación de nuevos tributos y subidas de varios de los ya existentes.
Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, este año en el Parlamento heleno. | EFE

Los contribuyentes griegos afrontan a partir del día 1 una nueva avalancha de impuestos, que previsiblemente golpeará aun más una economía ya asfixiada y que, según los analistas, pone en peligro el objetivo de crecimiento del 2,7% para 2017.

El objetivo del Gobierno de Alexis Tsipras es aumentar los ingresos del Estado en 2.447 millones de euros mediante un coctel compuesto por incrementos de impuestos ya existentes y la introducción de nuevos. El Ejecutivo de Syriza, la coalición de extrema izquierda que gobierna el país desde comienzos de 2016, espera poder alcanzar un superávit primario superior al 1,75% del producto interior bruto (PIB) en 2017 y del 3,5% en 2018, objetivos previstos en el tercer paquete de rescate de Grecia.

Según los expertos, el incremento de la imposición ya extremadamente alta puede afectar negativamente a las previsiones para el crecimiento de la economía en 2017, fijado por el Gobierno en un 2,7% del PIB. La Asociación de Empresas y de Industria (SEV), que representa a todas las grandes empresas del país, calificó en un comunicado reciente la política de impuestos de "irracional" y estimó que incrementará las quiebras de empresas, el contrabando, la evasión fiscal y el impago de cotizaciones sociales. La agencia de calificación Moody's, por su parte, estimó que el crecimiento de Grecia en 2017 será del 1,8% del PIB, bastante inferior de lo previsto en los Presupuestos del Estado.

Los asalariados y los pensionistas se verán afectados por la reducción del ingreso mínimo exento de impuestos de los 9.545 euros anuales a los 8.636 euros. Los que ingresen mas de 20.000 euros al año deberán afrontar un incremento de los tipos impositivos de entre tres y siete puntos porcentuales.

Asimismo, aumentará el impuesto sobre la renta de alquileres, que pasará del 11% al 15% para ingresos anuales inferiores a los 12.000 euros y que podrán alcanzar el 45%, en el caso de rentas inmobiliarias elevadas.

Los impuestos sobre la gasolina, el diésel y el gas para coches aumentarán entre 3 y 10 céntimos por litro, lo que afectará al coste de los transportes y previsiblemente encarecerá todos los bienes, incluso los de primera necesidad.

Además, habrá una serie de aumentos de impuestos indirectos, como, por ejemplo, sobre la telefonía, o el tabaco, lo que, según los expertos, podrá conducir a un nuevo aumento del ya floreciente contrabando de cigarrillos. A partir del 1 de enero se aplican asimismo tres impuestos indirectos nuevos: sobre el consumo de café, el líquido de los cigarrillos electrónicos y la televisión por cable.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia