Menú

El turismo explica casi la mitad del crecimiento del PIB desde 2010

El sector turístico crece, entre otras causas, por el riesgo terrorista que sufren otros destinos que compiten con España.

El sector turístico crece, entre otras causas, por el riesgo terrorista que sufren otros destinos que compiten con España.
Turistas | Ical

Las cifras del turismo en España marcan cifras récord. En 2016, se logró batir por cuarto año consecutivo su máximo histórico en cuanto a la entrada de turistas, con 75,3 millones de visitantes, unos 7,2 millones de turistas más que en 2015, según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Los datos publicados por Eurostat muestran que ya en 2014 España se situaba como primera potencia europea por número de turistas, adelantando a Italia, que, a su vez, había superado a Francia en 2005.

tur01.jpg

En 2015, se produjo un empate técnico, con 55 millones de turistas no residentes resuelto a favor de la economía española por apenas unos 400.000 turistas. El año pasado, los datos de pernoctaciones indican un crecimiento en España del 9%, superior al de Italia, de apenas un 1%.

tur02.jpg

Considerando que de un año a otro la estancia media, que convierte los datos de entrada de turistas en pernoctaciones, es estable, significa que, previsiblemente, se abrirá un diferencial en términos de entrada de turistas durante 2016 a favor de España. Por otro lado, se observa una caída en Francia, que, en 2016, coincide con un incremento de la inseguridad, vinculada, a su vez, con la amenaza terrorista.

Aparte de España, Italia y Francia, existen otros destinos europeos cada vez más relevantes que pueden definirse como emergentes, como son Grecia, Croacia o Portugal, que ofrecen una oferta de playa similar a la española. Estos destinos crecen a un mayor ritmo, si bien la dimensión en España es aún 4 ó 5 veces superior.

tur03.jpg

Desde un punto de vista económico, el dato relevante son los ingresos del turismo, que, a su vez, están más relacionados con las pernoctaciones. El motivo es que la estancia media es un factor clave y no es lo mismo el turismo urbano, donde la estancia es más corta, que el de playa.

Tanto en el parámetro de ingresos como en el de pernoctaciones, la economía española es líder en Europa. En 2016, se estima que el turismo de no residentes haya dejado unos ingresos superiores a los 50.000 millones de euros.

tur04.jpg

Si ampliamos el espectro a nivel mundial, la economía española -con unos ingresos por turismo de cerca de 60.000 millones de dólares- se sitúa en el tercer lugar, sólo por detrás de Estados Unidos y de China, que, por dimensión, son más comparables con el conjunto de la Unión Europea que con España.

tur05.jpg

Pero el impacto del turismo es incluso superior, dado que a los ingresos turísticos hay que sumar otros efectos como son el turismo interior, el gasto público o la inversión vinculada al turismo, y, por el contrario, deducir el gasto de los hogares españoles en el exterior. En conjunto, estos otros factores tienen un peso similar al gasto turístico.

La suma de los diversos efectos del turismo sobre el PIB fue del 11,1% del total de la economía española en 2015, según el INE, con un creciente peso durante los últimos años. Las previsiones de Exceltur incrementan ligeramente dicho porcentaje al 11,2%.

En perspectiva, el sector turístico explicaría hasta un 44% del crecimiento que ha registrado el PIB desde 2010, es decir, casi la mitad del incremento de la actividad en los últimos seis años.

tur06.jpg

Asimismo, el crecimiento del PIB turístico ha sido, desde 2014, superior al de la economía española, tras un menor descenso en los años de la crisis.

tur07.jpg

El empleo es otro efecto destacable. En 2015, el turismo contribuyó con el 13% del total, un peso superior al del PIB, al tratarse de una actividad intensiva en factor trabajo. De cara a 2016, dicha ratio debería subir, según las previsiones de Exceltur, que estima que el turismo origine un 15% del empleo total creado.

El impacto del turismo en la economía española es, por tanto, notable y creciente. ¿Qué motivos explican esta positiva evolución? Si bien uno es la recuperación del consumo de los hogares españoles, el principal es el incremento de los ingresos por turismo exterior, dado que ha crecido más. A su vez, existen diversas causas que explican la mejora del saldo exterior, como son el descenso del precio del petróleo o el creciente peso de viajes por negocios, pero también la inseguridad en destinos que compiten con España.

En el caso de Francia, ya se ha visto anteriormente el descenso de las pernoctaciones de los turistas en 2016. En determinados mercados de origen como el alemán o el estadounidense, esta peor evolución relativa coincide con una mejora en España, cuando en los años precedentes la tendencia era justo la contraria, ya que Francia ganaba cuota frente a España.

Otro ejemplo de creciente inseguridad en un destino que también compite con el español es el de Egipto, cuya cifra de turistas descendió en casi un tercio en 2011 y, posteriormente, un 18% en 2013.

tur08.jpg

En el gráfico anterior se puede observar que la evolución de Turquía es mejor hasta 2014, año que termina la serie del Banco Mundial. La tendencia, sin embargo, ha cambiado en 2015, cuando la entrada de turistas creció en España un 6%, mientras que en Turquía descendió un 2%.

tur09.jpg

En definitiva, se habla mucho de shocks externos que afectan positivamente a la economía española, como son el petróleo barato y los bajos tipos de interés, que ya se analizaron anteriormente, pero poco de los que impactan en el turismo. Aparte del descenso del precio de petróleo, un factor destacable en el positivo incremento de turistas es, sin duda, la inseguridad que sufren otros importantes destinos turísticos del Mediterráneo.

El organismo Institute for Economics and Peace realiza con carácter anual un indicador GTI (Global Terrorism Index) que se basa en diversos parámetros vinculados con atentados terroristas ocurridos durante los cinco últimos años. España se sitúa en la parte baja, ocupando el puesto 89 entre 163 países, por debajo no sólo de Egipto o Turquía, donde el coeficiente es unas seis veces superior, sino también de Francia, Estados Unidos o Reino Unido, donde es cuatro veces superior.

tur10.jpg

Una normalización de la situación de inseguridad en el resto de países implicaría, en teoría, un mayor potencial turístico respecto de España. Existen, pues, vientos de cola que están beneficiando al sector turístico y que podrían perder fuerza en los próximos años, limitando en ese caso el crecimiento de la economía española.

Temas

En Libre Mercado