Menú

Cómo fabricar 800.000 cervezas al día en Madrid y otras cosas que no sabías de Heineken

Todas las cervezas Heineken que se beben en España se elaboran en España. El grupo holandés es propietario de la sevillana Cruzcampo.

0

Cuatro generaciones de la familia Heineken llevan fabricando cerveza desde el año 1864. El padre de la idea fue Gerard, quien se inició en el negocio poniendo en marcha una pequeña cervecera en Ámsterdam. Cuentan en la empresa que este joven holandés tenía "el sueño" de crear una lager "más clara y más pura" cambiando el método de fermentación.

Para ello, decidió instalar un laboratorio dentro de su fábrica, algo novedoso para la época. El encargado de dirigirlo era el Doctor Elion, alumno de Louis Pasteur. Elion fue el creador de la Levadura-A, propiedad de Heineken. El científico consiguió aislar células de levadura "pura" para clonarlas y disponer siempre de la misma levadura viva. Así, se evitaría la descomposición de la cerveza debido a las condiciones climáticas o al precario sistema de transporte propio de aquellos tiempos, que en algunos casos terminaba con un producto no apto para el consumo. A día de hoy, se sigue usando Levadura-A para fabricar la Heineken, uno de los principales secretos de la compañía.

Tras la muerte de Gerard en 1893, le tocó el turno a su hijo Henry. El heredero sería el responsable de hacer crecer a la compañía, y su producto empezaría a saborearse en EEUU y en algunos países asiáticos. Pero con las dificultades de la Segunda Guerra Mundial, Henry tuvo que vender una parte de las acciones de la compañía. Después, el testigo lo cogió Freddy, hijo de Henry, en el año 1940, y volvió a comprar el 100%. A Freddy la compañía le debe su gran apuesta por la publicidad y la imagen de marca. La implantación de la popular botella verde o el diseño de la etiqueta también son obra suya. Desde el año 2002, el destino de la multinacional está en las manos de su hija Charlene de Carvalho-Heineken.

Cosas que quizá no sabías de Heineken

  1. La botella verde: no hay una gran historia detrás del color de la botella de vidrio verde de Heineken. Empezó siendo verde "por casualidad", cuentan en la empresa. "Al principio la embotelladora con la que trabajaban utilizaba botellas de ese color y es la que empezaron a usar por defecto", relatan. De hecho, la compañía se pasa al color marrón en los 60 y no es hasta los 70 cuando vuelve a recuperar el verde gracias a la idea de Freddy de crear imagen de marca.
  2. La estrella roja: apareció por primera vez en 1930. Tras la Segunda Guerra mundial, en muchos países se cambió a color blanco porque el rojo se asociaba al comunismo. Años después, recuperaron el borde rojo hasta que el 1991 se volvió al rojo completo. Una de las normas que tiene que seguir todo barman al tirar una Heineken es dejar la espuma por el corte que marca la estrella roja que aparece en sus vasos corporativos.
  3. La e sonriente: en el año 1954 Alfred decide quitar las mayúsculas de HEINEKEN y sólo dejar la primera H. El formato en minúscula inclina las tres e de la marca para que tengan forma de sonrisa y den una imagen más amigable. Ese diseño se mantiene hasta ahora.
  4. Es la cerveza más distribuida del mundo: se puede disfrutar en 192 países de los 197 existentes. Los cinco países donde no se comercializa son: Samoa, Islas Marshall, Tuvalu, Nauru y los Estados Federados de Micronesia. La compañía tiene 165 fábricas en todo el mundo, 73.000 empleados y un portafolio de 250 marcas.
  5. Los ingredientes: agua (95%), malta y lúpulo son los tres ingredientes de la Heineken. Al añadirle la Levadura A se consigue el sabor afrutado. La compañía elabora la misma receta desde hace 150 años.
  6. La Levadura A: una vez al mes todas las fábricas de Heineken del mundo reciben unos paquetes que contienen Levadura A. Sus maestros cerveceros deben deshacerse de la vieja y empezar a usar la nueva. Así se garantiza un idéntico sabor en la bebida.
  7. El mismo sabor en todo el mundo: "Da igual que estés en Tokio o en Toronto, la Heineken siempre sabe igual", aseguran en la compañía. Para ello, todas las fábricas de la cervecera tienen que seguir el mismo proceso y utilizar las mismas maquinarias de fabricación. Para homogeneizar el agua de cada país, se somete a un proceso de filtración y se le añaden sales y minerales según convenga. El agua que se utiliza como referencia es el de los Países Bajos, que casualmente tiene "unas cualidades muy parecidas a las de Madrid, que es un agua muy blanda", explican.
  8. El email sorpresa: "De vez en cuando, sin que ellos sospechen el día" los responsables de cada fábrica en el mundo reciben un "email sorpresa" solicitándoles el envío de algunas botellas desde la sede central del grupo para realizar un control de calidad.
  9. La fermentación: 28 días dura el proceso de elaboración de Heineken, casi el doble que el de las cervezas de su categoría donde la media son 15 días. Gracias a ello se consigue, entre otros aspectos, el color dorado característico de la bebida. Además, la fermentación se realiza en tanques colocados en posición horizontal, otra particularidad de la marca.

800.000 botellas al día en Madrid

La empresa holandesa tiene su sede española en Sevilla. De las principales compañías cerveceras nacionales, es el grupo que más firmas gestiona. Heineken España nació en el año 2000 como resultado de la fusión del Grupo Cruzcampo y El Águila-Heineken. Cruzcampo, Amstel y Buckler son algunas de sus firmas más conocidas. Además, esta compañía también elabora en España la enseña Falke 0,0, la sin alcohol de Mercadona. Heineken llegó a un acuerdo alcanzado de comercialización "preferente", pero no "exclusivo" con la compañía valenciana. Se trata del segundo grupo que más cerveza produce en nuestro país, por detrás de Mahou-San Miguel.

Todas las cervezas Heineken que se beben en España se elaboran en España. La compañía holandesa posee 3 fábricas en nuestro país donde elabora la Heineken: Sevilla, Madrid y Valencia.

Después de Sevilla, la de Madrid es la segunda por producción. La factoría elabora unas 175 millones de botellas al año de cerveza Heineken, o lo que es lo mismo, casi 800.000 botellas al día, según ha desvelado el maestro cervecero de Heineken en España, José Miguel González.

De sus instalaciones sale el 45% de toda la cerveza Heineken que se comercializa en España. Heineken y Amstel suponen el 80% de la producción de la fábrica de Madrid y el 20% restante corresponde a Cruzcampo y a otras marcas del grupo. Unos 170 empleados "de media" trabajan en la fábrica.

La pasada semana, Willen van Waesberghe, el principal maestro cervecero de la compañía en el mundo, acudió a la fábrica de Heineken de San Sebastián de los Reyes (Comunidad de Madrid). Aseguran que es el responsable de su cerveza tenga el mismo sabor en todas partes. El holandés, que actualmente custodia las cepas originales de la famosa Levadura-A, empezó dedicándose a la geología hasta que su padre, también maestro cervecero, le contagió la pasión por la bebida fermentada. "En Heineken que todas las cervezas sepan igual en cada parte del mundo, el vidrio o en lata, es casi una religión", aseguró.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios