Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Benéfica coacción

La "autonomía individual" es mala, es sinónimo de "abuso", y el recorte de dicha autonomía a cargo del Estado está bien, porque el Estado no puede abusar.

0

La Instrucción 3/2016 del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias, empieza así:

De entre los elementos configuradores del Derecho del Trabajo, las reglas sobre limitación de la jornada laboral se alzan, quizá, como las más trascendentes para evitar el abuso a que conducía el libre juego de la autonomía individual en la fijación de las condiciones de trabajo. Estas reglas se aglutinan, como se sabe, en torno al establecimiento legal de una jornada máxima de trabajo, que cristalizó en los ordenamientos europeos con el logro histórico de la jornada diaria de ocho horas. Este significado avance quedó finalmente consolidado por la indisponibilidad para el trabajador de estas reglas sobre jornada máxima, y de manera especial por la existencia de órganos públicos de control y vigilancia de las mismas, como es la Inspección de Trabajo.

En primer lugar, se demoniza la libertad y se diviniza la coacción. La "autonomía individual" es mala, es sinónimo de "abuso", con una extensión implícita pero incuestionable: el recorte de dicha autonomía a cargo del Estado está bien, porque el Estado no puede abusar.

En segundo lugar, se demuestra el aserto precedente alegando que la fijación por ley de la jornada diaria de ocho horas fue "un logro histórico", con, otra vez, la extensión tan implícita como diáfana de que sin dicha coacción las jornadas laborales jamás habrían disminuido. La bondad de la coacción es a menudo justificada sosteniendo que protege la salud del trabajador, e incluso que, al limitar el tiempo de trabajo, promueve un empleo mayor.

En tercer lugar, la coacción se aplaude a sí misma. El hecho de que los trabajadores no puedan decidir sobre su jornada (esto es, la "indisponibilidad") se considera la consolidación de un "avance". Y, lógicamente, la consolidación del "avance" es… el propio Estado que impone la coacción.

Nada de esto deja de estar abierto a cuestionamientos y refutaciones. Pero como planteamiento justificador del recorte de la libertad de los trabajadores, y como síntesis de las consignas que lo avalan, está bastante bien, creo yo.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Dani Rovira asegura sentir "vergüenza" de ser español
    2. Imanol Arias, en la quiebra: "Lo he vendido todo"
    3. Los separatistas usarán viejos inválidos y niños de pecho como escudos humanos
    4. Joan Tardà: una opulenta nómina y una jubilación 'de oro'
    5. Junqueras amenaza a los bancos y les insta a incumplir la instrucción de Hacienda
    0
    comentarios

    Servicios