Menú

Cataluña se queda sin cava: Freixenet y Codorníu estudian trasladar su sede

Los dos buques insignia del cava avanzan que abandonarán Cataluña en caso de que la Generalidad declare la independencia.

Los dos buques insignia del cava avanzan que abandonarán Cataluña en caso de que la Generalidad declare la independencia.

Tras el cambio de sede de Banco Sabadell a Alicante y el posible traslado de CaixaBank a Baleares anunciados el jueves, el grupo textil catalán Dogi anunció que su Consejo de Administración decidió iniciar los trámites para trasladar su domicilio social a Madrid, al igual que Service Point Solutions, que también se reunirá este viernes para analizar el cambio de domicilio social de Cataluña.

Así pues, continúa el goteo de grandes empresas que abandonan la región para protegerse de los efectos que podría tener la declaración de independencia que prevé realizar la Generalidad la próxima semana, incluyendo grandes grupos industriales como Gas Natural y Abertis, según avanza el diario Expansión. Asimismo, dos de las últimas marcas en sumarse a este éxodo son Freixenet y Codorníu, los grandes referentes del cava catalán, uno de sus productos estrella.

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, ha afirmado que propondrá al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social fuera de Cataluña en el caso de declararse la independencia. "No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré", ha afirmado Bonet en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, en las que ha señalado que si se declara la independencia su empresa tendrá que actuar como han hecho otras, entre ellas el Sabadell. "Vamos a esperar, hasta ahora creía que la independencia no se haría, pero empiezo a pensar que me he equivocado y si esto es así tendremos que actuar como muchos", ha afirmado Bonet.

De esta forma, la compañía, con sede en Sant Sadurni d'Anoia (Barcelona) y cuya andadura comenzó en 1861, seguiría los pasos de otras empresas catalanas que han decidido abandonar Cataluña tras el desafío inpendentista. "Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas de Cataluña, lo que causará una daño gravísimo a Cataluña", ha afirmado Bonet, quien ha advertido de que "una independencia no es ninguna broma" y de que si se declarase se produciría una "verdadera catástrofe". "Realmente es un despropósito", ha señalado.

Por otro lado, Bonet, que ha afirmado ser cliente del Sabadell, ha aplaudido el "sentido común" que ha tenido la entidad financiera al tomar la decisión de trasladar su sede social a Alicante. "Una salida de la Unión Europea llevaría a una situación muy difícil a los depositantes, a los clientes y a los accionistas", ha afirmado. "La gente empieza a tener miedo y eso es un mal asunto", ha afirmado al ser preguntado si cree que ha habido retirada de depósitos de los bancos catalanes. "Creo que los políticos tendrían que reflexionar, que no miren su propio ombligo, sino que miren a los ciudadanos, que al final están a su servicio, no al revés", ha afirmado.

Codorníu, por su parte, explica el "riesgo económico global" que presenta el actual clima político en Cataluña y no descarta abandonar la región en caso de que se declare la independencia. A continuación, el comunicado que ha emitido la compañía:

Ante la situación de crisis política que vive España, la presión a la que nos vemos sometidos como empresa catalana y los comentarios inciertos que se difunden perjudicando seriamente la imagen de nuestra compañía, desde la dirección general de Codorníu, S.A. queremos aclarar que:

  • Esperamos no tener que llegar a ello, pero, si se produjese la declaración unilateral de independencia, cambiar nuestra sede social es una opción que ya nos hemos planteado.
  • Somos una empresa catalana y también española, la más antigua del país, desde 1551.
  • Se nos ha unido al independentismo sin que Codorníu tenga nada que ver en este proceso político, ni en ninguno otro. Lo hemos desmentido por activa y por pasiva. Queremos repetir bien claro que nosotros no hacemos política, ni queremos, ni nos corresponde, porque para ello están las instituciones y los foros adecuados.
  • Esta crisis afecta indirectamente a todos los empleados, clientes, proveedores y colaboradores que trabajan con nosotros repartidos por toda la geografía española. Es inconcebible que empresas catalanas, con ánimo de generar empleo y riqueza en todo el país, tengamos que pagar las consecuencias de esta situación.
  • Es nuestra responsabilidad empresarial poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe ante el escenario actual.

Temas

En Libre Mercado