Menú

Un terrorífico robot lobo protege a los agricultores japoneses de la plaga de jabalíes y ciervos

Los espantapájaros han pasado al olvido en sustitución de la robótica.

0
Los espantapájaros han pasado al olvido en sustitución de la robótica.

A principios del silgo XIX, Japón inicio una campaña promoviendo la extinción de los lobos. Estos animales asilvestrados mataban el ganado y provocaban importantes pérdidas económicas para los agricultores y los ganaderos del país del Sol Naciente. Sin embargo, 200 años después los japoneses viven una invasión de ciervos y jabalíes que provoca grandes destrozos en los sembrados.

Para poner freno a esta situación, una compañía tecnológica del país ha diseñado un robot lobo -llamado Robowolf- encargado de proteger los sembrados de los agricultores. Por el momento, ha comenzado a probarse en las granjas cercanas a la ciudad de Kisarazu, donde los vecinos han sido los primeros en asustarse con este espantapájaros robótico y con forma de 'canis lupus'.

A pesar del aspecto terrorífico de este lobo falso, la eficacia del invento está siendo rotunda. Según informa la televisión japonesa Asahi, la Cooperativa Agrícola de Japón está estudiando la posibilidad de comprar o arrendar cientos de Robowolfs -la compañía ya trabaja para fabricarlos en serie-.

hqdefault.jpg

Este robot tiene un radio efectivo de un kilómetro, por lo que su eficacia es mayor a la de una cerca eléctrica. Aunque, por el momento, la empresa creadora de este lobo no ha sacado al mercado los Robowolfs con movimiento -el que está probándose permanece inmóvil, pero es bastante eficaz-. El gran hándicap es el precio, ya que cada uno de estos aparatos cuesta 3.928 euros.

El robot mide unos 65 centímetros de largo y, aproximadamente, tiene el mismo tamaño que un lobo real. Está diseñado con mechones de pelo desgarbados y una dentadura de imponentes colmillos blancos. Utiliza baterías recargables con energía solar y detecta a los intrusos -en este caso jabalíes y ciervos- a través de un sensor de rayos infrarrojos. Cuando Robowolf advierte la presencia de uno de estos animales comienza a emitir sonidos como disparos, aullidos e incluso voces humanas para espantar al intruso. Aunque, en los primeros días de pruebas, los vecinos también han huido despavoridos al escuchar los disparos de bala falsos.

Chikao Umezawa, portavoz de la Cooperativa Agrícola de Japón, aseguró que desde que comenzaron a hacer las pruebas con el Robowolf -en septiembre de 2017- la cantidad de cultivos devorados por los ciervos y los jabalíes han descendido considerablemente. Por eso, los agricultores japoneses están deseosos de comprar o alquilar uno de estos robots para que cuiden de su siembra.

En Libre Mercado

    Servicios