Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Las cuentas de Sánchez para las pensiones: más de la mitad del déficit desaparecerá 'por arte de magia'

La propuesta del PSOE sólo anuncia 2.000 millones en impuestos, pero el agujero presupuestario que dicen que cerrarán es de 15.500 millones.

0
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este jueves durante su intervención en un acto en Alzira (Valencia). | EFE

Se suben los impuestos 2.000 millones, pero el déficit cae en 15.000 millones. Sí, también tenemos algunos gastos que ahora se pagarán vía impuestos, algún apunte no muy claro y una pizca de lo que podríamos denominar como magia laboral. Con todo esto, Pedro Sánchez asegura que acabará con el déficit de las pensiones. Es la última página de los Presupuestos alternativos que este miércoles presentaba el líder del PSOE. También es la que más tendrá que explicar.

No hay más que mirar los titulares de los últimos días. El principal mensaje de los socialista es que el ajuste se hará a través de un impuesto finalista a la banca: el sector financiero contribuiría de este modo a equilibrar el presupuesto, a modo de compensación por el rescate que habría recibido. El problema es que la suma no sale. Incluso con los datos que ofrece el PSOE (y que, si acaso, puede pensarse que son tirando a optimistas), el agujero sigue siendo enorme. Solo uno de cada siete euros necesarios para cuadrar las cuentas llegará por la vía tributaria.

psoe-propuesta-pensiones-pge.JPG

Quizás lo mejor sea analizar cada uno de los puntos de la tabla de Sánchez. Empezaremos por la parte de abajo. Las dos últimas líneas (Impuesto Extraordinario a la Banca, Impuesto a las transacciones financieras) suman 2.000 millones. Casi podría decirse que es la cifra convencional en este tema. Cada vez que se habla en España de poner un nuevo tributo a la banca se saca el dato de los 2.000 millones. Nunca ha habido un impuesto de este tipo y, por lo tanto, es complicado saber cuánto recaudaría. Pero daremos por buena la cifra del documento del PSOE.

Ahora nos quedan 13.000 millones de agujero. Los socialistas aseguran que sacarán 1.145 millones más de "ingresos dentro del sistema", pero no explican en qué consisten. Lo daremos también por bueno, incluso a pesar de la falta de detalles que se ofrecen. No es una cantidad menor, hablamos de más de 1.000 millones de euros, pero casi no hay pistas sobre su origen. Unos párrafos antes el texto habla de "otras posibilidades de aumento de ingresos, en todo caso vemos necesaria una ‘cesta de nuevos impuestos’ dirigidos de modo finalista y extraordinario a aumentar los ingresos del sistema de Seguridad Social".

Bien, pues asumamos que esa "cesta" de impuestos generará 1.145 millones. Sería deseable que el PSOE explicará a qué tributos se refiere. No lo han hecho. Quizás para evitar los titulares con una retahíla de impuestos uno detrás de otro. Desde el punto de vista de la comunicación política es comprensible; desde el punto de vista de la transparencia, no tanto.

La segunda línea empezando por el final hace referencia a la "racionalización del gasto". La podríamos dividir, a su vez, en dos partes: la que tiene que ver con las tarifas planas y demás ayudas a la contratación por un lado, y la que tiene que ver con llevarse las partidas de gasto desde los Presupuestos de la Seguridad Social a los del Estado.

Lo primero, lo de las tarifas planas, es un clásico: se aduce que reducir el coste de contratación de determinados colectivos no crea empleo neto, sino que sólo cambia a unos trabajadores por otros. De hecho, la mayoría de las ayudas a la contratación ya están en los PGE (se han cambiado deducciones en las cotizaciones por bonificaciones). Por eso, la gran mayoría de esos 4.300 millones que quiere ahorrarse el PSOE aquí llegarán de esta vía. Según los PGE-2018, los gastos de personal de la Seguridad Social ascienden a 2.392 millones y los gastos corrientes a 1.542 millones.

Eso sí, un apunte interesante: sacar estos gastos de la Seguridad Social no quiere decir que no se vayan a pagar. Se pagarán vía impuestos, por lo que Sánchez debería explicar de dónde sacará esos 4.300 millones extra. No hay nada en el resto del documento sobre esto; en los epígrafes sobre incremento del gasto público (el PSOE promete 8.000 millones más de gasto respecto a lo planteado por el Gobierno) se obvia la evidencia de que en este mismo documento hay una petición expresa de subir los gastos en otros 4.000 más, pero sin incluir una previsión sobre de dónde se sacarán los impuestos.

La 'magia'

Dicho esto, lo más relevante está en las dos primeras líneas. Más del 50% del ajuste llega de aquí. De los 15.500 millones de déficit, 8.150 desaparecerán con lo propuesto en estos dos epígrafes. ¿Y qué propone el PSOE? Nada. Bueno sí, derogar la reforma laboral del PP. ¿Y sólo con eso se recaudarán 8.000 millones más en cotizaciones? Pues eso asegura su líder.

Aquí hay dos temas importantes. El primero es que tiene sentido pensar que en un contexto de crecimiento económico suban los ingresos (aunque también lo harán los gastos y en una cantidad no pequeña). Pero al mismo tiempo es legítimo preguntarse si es correcta esta práctica (como decimos, muy habitual en nuestros políticos) que consiste en prometer enormes y muy concretos incrementos de gastos y, cuando se les pregunta cómo cuadrarán los ingresos, apelar a previsiones de crecimiento económico muy optimistas, genéricas y fuera de su alcance. En este documento del PSOE, como vemos, esta subida mágica supone más del 50% del ajuste.

Pero además, hay que hacer otro apunte. Porque Sánchez promete dos cosas que pueden parecer hasta contradictorias. Por un lado, dice que derogar la reforma del PP servirá para subir los salarios y recaudar 4.650 millones más: por cierto, casi un 5% de lo que se ingresa por este concepto. ¿Sólo con subidas salariales y en un único ejercicio?

Pero es que, además, los socialistas dicen que "entre tanto, la creación de nuevos empleos como los actuales (mucha temporalidad, salarios bajos, precariedad) contribuye, aunque de modo parcial y poco eficaz (estimación de 500.000 anuales)". ¿Cuánto por este concepto? Otros 3.500 millones.

Algo suena raro. O se deroga la reforma del PP y entonces se sacan esos 4.650 millones. O no se reforma y se obtienen los 3.500 millones. ¿O Sánchez piensa que sólo con derogar la reforma conseguirá 8.000 millones más en cotizaciones: una parte por el impulso que ya trae el mercado laboral y otra porque el PSOE añadirá unos cuantos miles de empleos más a los 500.000 que el Gobierno tiene previstos para este año? Debería crear casi el doble para que le salgan las cuentas. Como poco es confuso. Y todo esto, en un cuadro que asegura que resolvería todos los problemas presupuestarios de la Seguridad Social de "modo inmediato". Sí, "inmediato", porque derogar la reforma del PP generará salarios mucho más altos de un día para otro. En un año ya servirá para acabar con este déficit…

"DÉFICIT ESTRUCTURAL RESUELTO": así termina el documento del PSOE. Con mayúsculas y en rojo, para que quede claro la contundencia con la que sus autores quieren expresar su planteamiento. Para que quede claro la seriedad con la que se toman este tema. Sí, las sumas que hay en esa última hoja dan como resultado 15.500 millones. Era previsible. A los partidos españoles, muy preocupados en los últimos años con incluir memorias económicas y tablas en sus programas (¿para reforzar el rigor de su mensaje? siempre les salen las cuentas, entre otras cosas porque se basan en futuribles imposibles de discutir o incluso pronosticar con un mínimo de precisión. Otra cosa es que esas cifras sean mínimamente creíbles.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios