Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Vanessa Vallejo: "Colombia se va al abismo si no gana la derecha y no se destruye el acuerdo con las FARC"

La economista analiza la situación de su país natal.

0
Juan Manuel Santos | EFE

La colombiana Vanessa Vallejo es economista y analista en medios de comunicación. Libre Mercado se ha entrevistado con ella para conocer al detalle la situación de su país, que enfrenta elecciones presidenciales este domingo.

vanessa-vallejo-entrevista1.png
Vanessa Vallejo

- ¿En qué situación económica estaba Colombia antes de la llegada de Álvaro Uribe al poder?

En el 2002 cuando Álvaro Uribe llega a la presidencia por primera vez, la pobreza en Colombia era del 53%, la inflación anual estaba en 6,4%, el desempleo en 14% y las exportaciones eran de 12.000 millones de dólares.

Sin duda, cuando Uribe llegó a la presidencia los indicadores económicos eran muy preocupantes, fruto de la peor crisis económica de la historia del país. Entre 1996 y el 2001, el producto per cápita en Colombia se redujo de US$2.472 a US$1.937. El número de pobres aumentó de 20,7 millones a casi 30 millones entre esos años y el número de personas en pobreza extrema, que viven con menos de US$1 al día, pasó de 7,3 millones a 10,1 millones. El número de niños que morían antes del primer año de vida aumentó de 380.000 a 550.000.

Pero el mayor problema que enfrentaba el país en ese momento era la guerrilla de las FARC, con lo que eso significaba en materia económica. La inversión extranjera estaba por el piso, era apenas de US$2.134 millones, y no había nueva inversión. Nadie en su sano juicio quería invertir en Colombia. Ni siquiera los mismos colombianos se atrevían a invertir, las FARC ya habían llegado incluso a las principales ciudades. De modo que al desplazamiento y la violencia se les sumaba la falta de empleo, debido a la raquítica inversión.

- ¿Qué balance económico puede hacerse del período de gobierno de Álvaro Uribe?

Entre 2003 y 2008, la economía colombiana creció a una tasa de 5,8% anual en promedio, con un pico de 7,5% en 2008. En el 2009 el crecimiento se desplomó en parte por la crisis financiera internacional, fue de 0,4%, en el último año de Uribe como presidente, la economía crece 4,3%. Evidentemente la política de "seguridad democrática", que consistía fundamentalmente en perseguir a las FARC dio sus frutos.

Pero, además, la "mano dura" contra los terroristas se acompañó de medidas de estímulo tributario, estabilidad jurídica, crecimiento de las zonas francas, flexibilización del mercado laboral y beneficios a la inversión de capitales. De modo que la Inversión Extranjera Directa creció casi cuatro veces en la Era Uribe, al pasar de $2.134 millones de dólares en 2002 a $7.201 millones en 2009.

Los empresarios volvieron a creer en Colombia y se logró que el país regresara a figurar en los mapas de los inversores globales como un lugar seguro y con buenas perspectivas de crecimiento.

- En clave económica, ¿qué esperaban los colombianos de Juan Manuel Santos?

Juan Manuel Santos se presentó a las elecciones presidenciales de 2010 como el ungido de Uribe. De modo que quienes votaron por el actual presidente esperaban un Gobierno de continuismo que siguiera los pasos del antioqueño. Pero las cosas no fueron así. La principal "traición" de Santos a Uribe, según la mayoría de colombianos, tiene que ver con su posición frente a las FARC, que evidentemente tiene graves consecuencias para la situación política del país.

- ¿Cuál ha sido el desempeño económico del país bajo gobierno de Juan Manuel Santos?

Para empezar, Santos endeudó al país como nunca en la historia de Colombia lo había hecho un presidente. En 2010, cuando comenzó el mandato de Juan Manuel Santos, la deuda externa colombiana era de $64.792 millones de dólares, en febrero de este año estaba en $124.656 millones. ¡Esto significa un aumento del 92%!. El año pasado la economía creció apenas un 1,8%, en el 2016 creció 2% y este año 2017 tampoco vamos muy bien, creciendo al 2,2% en el primer trimestre.

Colombia es un infierno para invertir. Las empresas en nuestro país tienen una de las cargas tributarias más altas del mundo. Un empresario paga casi el 70% de sus rentas en impuestos al Estado. Pero la tortura no termina ahí, un empresario colombiano pierde en promedio 239 horas al año pagando impuestos, mientras que en Luxemburgo dedicaría 55 horas. Peor aún, deberá realizar 12 pagos anuales, mientras que en Hong Kong, por ejemplo, tendría que hacer solo 3.

Además, somos un país a punto de perder el grado de inversión. A finales del 2017 Standard & Poor’s bajó la calificación crediticia del país de BBB a BBB-. La calificadora afirmó que tiene preocupación respecto al programa de ajuste fiscal. El Gobierno gasta más de lo que de lo que recolecta y S&P no ve señales de que esto pueda mejorar. La nota soberana de un país evalúa la capacidad de pago de las emisiones de deuda y recoge el análisis de indicadores macroeconómicos, políticos e institucionales. La bajada en la calificación muestra que S&P cree que el país ha empeorado en capacidad de pago.

A todo esto hay que sumarle la falta de estabilidad para los empresarios, en la práctica, Juan Manuel Santos ha hecho 7 reformas tributarias La situación económica del país no es buena, pero lo que se alcanza a ver ahora es solo la punta del iceberg. Si en Colombia no gana la derecha y no se destruye el acuerdo con las FARC, el país se va al abismo. Nadie va a invertir en un país en donde manda el principal cartel del narcotráfico a nivel mundial.

- ¿Qué propuestas económicas son más significativas por parte de la campaña de Iván Duque, candidato por el uribismo?

Son cuatro:

  • Simplificación tributaria y reducción de los trámites para que sea más fácil la relación entre el Estado y las personas.
  • Reducción de impuestos para que la tasa impositiva del sector privado quede entre 27% o 28%, a niveles de la OCDE.
  • La austeridad forma parte del eje de la propuesta del candidato, que quiere reducir los gastos del Estado.
  • Los emprendimientos podrán gozar de una exención de renta por cinco años para impulsar su creación.

- ¿Qué propuestas económicas son más significativas por parte de la campaña de Gustavo Petro, el candidato de la izquierda bolivariana?

Principalmente tres:

  • Impuesto inmobiliario a terrenos con más de 1.000 hectáreas fértiles, además de tributo a las remesas. Es la vieja idea de quitarle a los ricos para darle a los pobres.
  • Eliminación de las exenciones tributarias, que en su opinión "no son necesarias".
  • Educación "gratuita, universal y de calidad".

- ¿Cómo es posible que Gustavo Petro, abiertamente simpatizante con el chavismo, esté tan alto en las encuestas?

La mayor parte de sus votantes son jóvenes menores de 25 años. Muchos de estos muchachos nunca han trabajado, no han intentado emprender. Gran parte de ellos todavía viven del dinero de sus padres. Estos votantes aún no se preocupan de manera real por conseguir un trabajo para sobrevivir, se dejan seducir entonces por propuestas románticas y sentimentalistas.

Pero, además, buena parte de estos jóvenes no recuerda lo que era Colombia antes de que Uribe llegara al poder y acabara con las FARC. Ya olvidaron lo que es vivir en medio de la más cruda violencia y una difícil situación económica.

Creo, además, que Petro está ofreciendo algo que nunca en la historia de Colombia se había visto. Ningún candidato por más izquierdista que fuera, había dicho antes abiertamente que quería expropiar, no se había presentado un socialismo tan puro y duro en nuestro país. Esto puede generar cierta curiosidad. Hay quienes dicen que a Colombia siempre la ha manejado la derecha y que es hora de probar algo diferente.

- ¿Es optimista o pesimista sobre el futuro económico de Colombia?

Estoy temerosa. Si las votaciones fueran limpias no me queda duda de que ganaría Duque. Pero Juan Manuel Santos es un tramposo de marca mayor. En diferentes jornadas electorales se ha comprobado fraude. Además, hay que tener en cuenta que las FARC, el principal cartel del narcotráfico en el mundo entero, están en una situación de no retorno. Si el uribismo llega al poder, sus sueños de ser congresistas y quedar libres se verán frustrados cuando están tan cerca de conseguirlos.

Alias Santrich, uno de los cabecillas de las FARC, está detenido y pedido en extradición por los EEUU. Mientras que Iván Márquez, otro de los principales líderes de esa guerrilla que iba a ir al Congreso, está escondido en el monte por miedo a ser capturado. Estos sujetos van a hacer lo que esté a su alcance para no morir presos o bombardeados mientras se esconden en la selva. Tienen demasiado dinero y armas, pueden cambiar el resultado de las elecciones, se van a jugar el todo por el todo.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios