Menú

Bruselas prevé que 500.000 empleos digitales quedarán sin cubrir en 2020

España aparece en el puesto 35 en el ranking de digitalización a nivel mundial, muy alejado de los puestos de cabeza.

La digitalización es un reto que afrontan todos los países, aunque unos lo están haciendo, de largo, mejor que otros. En el caso de Europa, la revolución digital no se está asumiendo demasiado bien. En primer lugar, no hay más que ver el indicador que refleja que solo cuatro de las cincuenta compañías tecnológicas más grandes del mundo son europeas. Quizá por ello, la Comisión Europea acaba de advertir que es probable que dentro de dos años existan 500.000 puestos de trabajo requiriendo perfiles digitales que los europeos no van a poder cubrir.

Si se toma como referencia el índice NRI elaborado por el World Economic Forum, que sirve para medir el nivel de digitalización de cada país, se observa que, entre los 10 primeros, 4 países pertenecen a la Unión Europea -Noruega, Suiza y Luxemburgo están fuera de la UE-. España aparece en el puesto 35 de 139.

digespa1.jpg

En el caso español, donde solo el 53% de los ciudadanos tiene competencias básicas en nuevas tecnologías, los datos son preocupantes. Según el último estudio de Siemens, España está a la cola en aspectos como la digitalización en las empresas, la capacidad de innovar y el alcance de la formación de los empleados, entre otros. Si se compara con la media europea, nuestro país destaca en la presencia de las empresas en redes sociales, la prestación de dispositivos portátiles de las compañías a sus empleados, los trabajadores conectados, el número de empresas especialistas en TIC y en el número de personas que buscan trabajar telemáticamente.

En cuanto a las empresas, solo el 20% usa la nube y el 16% del total de las pymes vende online A pesar del escaso desarrollo, el 91,2% califica que la digitalización ha influido positivamente o muy positivamente en sus ingresos, a la par que ha conseguido reducir algunos gastos.

digespa2.jpg

Para los expertos consultados, una de las grandes palancas de cambio debe empezar por la universidad. Para la CEOE, las carreras universitarias tienen que comenzar a adecuarse con los nuevos perfiles tecnológicos solicitados. En su 'plan de digitalización 2025' hablan de intensificar las relaciones entre empresas y universidades para dar a los alumnos una formación más amplia en nuevas tecnologías que les servirá para encontrar un empleo con mayor facilidad.

En cuanto a los sectores, el estudio muestra que solo las empresas de las tecnologías de la información y la comunicación superan el 50% del nivel de digitalización –se encuentra en el 70%–. Por su parte, el sector sanitario, el de alojamientos, el propio Gobierno y la construcción tienen un grado de digitalización inferior al 10%.

Temas

En Libre Mercado