Menú

España, entre los países de la UE con menos licencias VTC en comparación con los taxis

España está a la cabeza de Europa a la hora de restringir los vehículos de alquiler con conductor (VTC), pero los taxistas exigen más.

0
Huelga de taxis en Madrid | David Alonso Rincón

El gremio del taxi -y sus voceros- insiste, una y otra vez, en que lo único que piden para desconvocar la huelga es que se cumpla la ley para hacer efectiva la ratio de una licencia de vehículo de alquiler con conductor (VTC) por cada treinta taxis, ya que, hoy por hoy, la proporción es de 1/7. Sin embargo, este argumento constituye una de las grandes falacias que existen en torno a la guerra del taxi, ya que, entre 2009 y 2015, se liberalizó por completo el sector VTC, de modo que las licencias concedidas durante ese período son perfectamente legales, tal y como ha dictaminado el Tribunal Supremo.

Es en 2015 cuando el PP, entonces en el Gobierno, decide restablecer el criterio 1/30 que existía antes de la citada liberalización para contentar a los taxistas. Es decir, desde entonces, y dado que esa ratio se supera ampliamente, no se conceden nuevas licencias VTC, pese a que las CCAA podrían incluso modificar ese rango -es un límite reglamentario, no obligatorio-, pero, en todo caso, los VTCs concedidos entre 2009 y 2015 pueden operar libremente.

En concreto, en España existen 64.961 licencias de taxi a nivel nacional, de las que el 24% se concentran en Madrid (15.497), seguida de Barcelona (10,702), Las Palmas (3.171), Valencia (3.010), Málaga (2.635) y Santa Cruz de Tenerife (2.550), según los últimos datos oficiales recopilados por Efe. El número de licencias VTC, por su parte, supera las 9.000. Madrid encabeza esta clasificación con 4.308, seguida de Andalucía (1.478) y Cataluña (1.457). En el polo opuesto se sitúan La Rioja, con 16, Extremadura, con 30, y Castilla-La Mancha y Baleares con 46 licencias, respectivamente. Así pues, hoy opera de forma legal una VTC por cada siete taxis.

Sin embargo, a pesar de las quejas de los taxistas, la cuestión es que dicha cifra está muy lejos de la que presenta la mayoría de países europeos:

- Francia: existen unos 60.000 taxistas, mientras que el número de conductores privados se aproxima a los 26.000, una cifra que se ha doblado en los últimos cuatro años por el éxito de las aplicaciones tecnológicas. La ratio, por tanto, es de una VTC por cada 2,3 taxis. De hecho, mientras los ayuntamiento fijan un número limitado de taxis, no hay barreras para las VTC, ya que para trabajar solo necesitan aprobar un examen y una serie de controles para recibir un permiso. Además, sus tasas administrativas no pasan de 200 euros, frente a los más de 100.000 que se pagan en el mercado de compra-venta de licencias de taxis.

- Portugal: operan 13.000 taxis bajo licencia, mientras que el número de VTC ronda los 3.000. La ratio, por tanto, es 1/4.

- Reino Unido: en Inglaterra y Gales las licencias de taxi alcanzan los 80.600 vehículos, mientras que los VTCs rondan los 210.000, arrojando así una ratio de 2,6 VTCs por cada taxi. Además, en Londres las diferencias son aún más llamativas, con 20.701 licencias de taxi frente a 87.513 de VTC, quintuplicando, por tanto, al tradicional gremio.

- Bélgica: aquí operan 2.175 empresas de taxis con licencia para un total de 10.089 vehículos entre conductores autónomos e independientes, lo que representa un ratio de 0,39 taxis por habitante. Asimismo, el número de VTCs alcanza los 5.631. Por otro lado, Bruselas está desarrollando un nuevo plan para eliminar progresivamente la venta en negro de licencias, de modo que los permisos se otorgarán gratuitamente a todos los conductores registrados, si bien su número seguirá limitado.

- Alemania: el número de taxis ronda los 56.000, mientras que no se conoce una cifra concreta de VTCs. Desde 2014, operan varias plataformas, como Uber y Taxify, aunque no en todas las ciudades. Este negocio está regulado tras una sentencia de la Audiencia Territorial de Fráncfort de 2016 que, en gran medida, equipara los VTCs a los taxis. Todos sus conductores necesitan obtener una licencia de transporte de pasajeros, que certifica su capacitación, y sus empresas precisan una concesión de taxi, cuestión que regulan los estados federados.

- Italia: se estima que trabajan unos 40.000 taxistas, pero la cifra de VTC es el doble, con cerca de 80.000, según datos de la Asociación de Categoría de Vehículos con Conductor. Uber llegó a Italia en 2013, con no pocas controversias, y tras su intento de operar en distintas ciudades del país, en la actualidad sus conductores solo están presentes en Roma y Milán, con el servicio Uber Black, con vehículos de alta gama.

Uno de los países más restrictivos de la UE

España es uno de los países más restrictivos en materia de VTC a nivel europeo. Tal y como publicó Libre Mercado, la Comisión Europea criticó de forma abierta las limitaciones que imponen algunos países de la UE a este tipo de vehículos. "En varios Estados miembros no existe una revisión periódica del marco regulador que, a la luz de la llegada de nuevos e innovadores proveedores de servicios, parece estar obsoleto", según advierte un estudio comunitario sobre el sector del transporte.

Bruselas también incide en que "establecer un límite absoluto en el número de taxis que pueden operar en un área es el enfoque más restrictivo que han adoptado los reguladores, con el consiguiente impacto negativo en la competencia y sus beneficios". Por ello, la Comisión concluye que estas normas deberían ser objeto de un "examen por las autoridades de competencia y de transporte para garantizar que el interés público de la movilidad urbana se fomente de la mejor manera posible".

Asimismo, en materia de taxis, si bien es cierto que casi todos los estados miembro exigen algún tipo de licencia, la gran diferencia es que en España está limitado su número de forma muy estricta. En países como Suecia, Irlanda, Eslovenia, Eslovaquia, Polonia, Holanda, Lituania, Letonia, Hungría, Estonia, República Checa, Croacia o Austria no aplican ningún tipo de límite. Por su parte, en Chipre, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal, Rumanía o Reino Unido establecen ciertos criterios socioeconómicos para contener su crecimiento.

Por su parte, la legislación en materia de VTC también difiere según el país, siendo España uno de los más intervencionistas. A grandes rasgos, se pueden distinguir tres modelos en Europa, tal y como detalla un estudio de Analistas Financieros Intenacionales (Afi):

- Ride-sharing (desplazamiento/viaje compartido entre particulares): en algunos estados miembros la regulación permite que los particulares puedan operar sin necesidad de licencia (Polonia, Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Lituania, Rumanía, Estonia).

- Países que exigen licencias de transporte, pero no fijan límite al número: situación que sucede en la mayoría de los países europeos. En todos ellos, el transporte lo debe conducir un profesional con licencia y la ley no contempla el transporte entre particulares.

- Países que exigen licencias de transporte y que limitan su número: es el caso de España. Aquí, además, la normativa prohíbe a los VTCs circular por las vías públicas o permanecer estacionados para contratar directamente con los clientes, obliga a alquilar la totalidad del vehículo, restringe geográficamente la libre prestación del servicio en territorio nacional y establece un número mínimo de coches y otros condicionantes sobre las características de los vehículos a los operadores, más allá de la obtención de la correspondiente licencia VTC, por la que también hay que pagar entre 40.000 y 60.000 euros debido a la escasez de permisos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios