Menú
EDITORIAL

Presupuestos: el "antipatriota" no es Casado sino Sánchez, el socio de los golpistas

El único "antipatriota" y "desleal" con España es quien, como Sánchez, aspira a gobernar con los que quieren dinamitar el orden constitucional y encima compromete el bienestar de las generaciones futuras.

A Pablo Casado se le podrían recordar las veces que el Gobierno de Mariano Rajoy renegoció al alza los topes de déficit acordados con Bruselas, pese a lo cual no hubo un solo año en que aquel infausto Ejecutivo, falsamente liberal-conservador, de todas maneras los rebasara. Infausto Ejecutivo que, por lo demás, elevó la presión fiscal y la deuda de una manera tremenda, inaudita. Aun así, hace muy bien el nuevo líder del PP en pedir a la Comisión Europea que sea rigurosa en el control de las cuentas presentadas por Sánchez y en denunciar que los Presupuestos bendecidos por la extrema izquierda constituyen una forma de "financiar la campaña electoral del PSOE durante dos años".

El disparatado e irresponsable incremento del gasto que contemplan los Presupuestos social-populistas se basa en un sablazo fiscal que, diga lo que diga el Gobierno, también van a sufrir las pymes y la mayoría de los autónomos, y va a abocar a un clamoroso incumplimiento de los topes de déficit y a elevar sensiblemente el ya alarmante nivel de deuda pública. Dicho de otro modo: no contento con tratar de detentar el poder con los peores resultados electorales de la historia del PSOE y gracias a la extrema izquierda, los golpistas catalanes y los proetarras, el doctor Sánchez aspira a hacerlo comprometiendo además la capacidad recaudatoria de legislaturas venideras.

Hace muy bien, por tanto, Casado en denunciar en Bruselas esta manirrota política de gasto publico, no sólo en su afán de que el PP vuelva a ser reconocido como un partido liberal, tan temeroso del déficit público como defensor de la bajada de impuestos, sino, sobre todo, como servicio a España, que indefectiblemente sufrirá más pronto que tarde la siempre nociva política de gastar más de lo que se ingresa.

Ya podrá el Ejecutivo de Sánchez, en su ilimitada desfachatez, acusar a Casado de "falta de patriotismo" y de "deslealtad" por denunciar en Europa estos Presupuestos impresentables, que semejantes descalificaciones no hacen sino recordar al ominoso José Luis Rodríguez Zapatero cuando tachaba de "antipatriotas" a quienes le advertían del advenimiento de la crisis económica.

Lo cierto es que, aquí y ahora, el único "antipatriota" y "desleal" con España es quien, como Sánchez, aspira a gobernar con los que quieren dinamitar el orden constitucional y encima compromete el bienestar de las generaciones futuras.

Para colmo, es la primera vez que el Gobierno de la Nación envía un plan a Bruselas sin que el Parlamento haya aprobado las desviaciones de déficit, como tampoco ha sido aprobado el techo de gasto. En este sentido, haría muy bien el PP en aceptar el ofrecimiento de Ciudadanos de aunar fuerzas para que la Mesa del Congreso rechace la tramitación de unas cuentas que, además de ruinosas, son ilegales, en tanto no respetan la senda de déficit aprobada en su día por el Congreso.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador