Menú

¿Nos está dejando de gustar la ropa? La debacle de Asos hace temblar al sector textil

La climatología, la guerra de precios y un cambio en las preferencias a la hora de gastar golpean al sector textil.

0
Asos se ha desplomado en bolsa esta semana | Alamy

Semana negra para el sector textil. La industria tiene motivos para temblar ante lo que puede significar una de las peores crisis de su historia. Las alarmas saltaron el pasado lunes, cuando las acciones de la compañía de moda online Asos se desplomaron durante toda la jornada hasta cerrar con una caída del 37,55% en la Bolsa de Valores de Londres.

El motivo de este batacazo bursátil es que la principal firma textil británica de comercio electrónico tuvo que rebajar sus previsiones de crecimiento para su año fiscal, que termina en agosto, debido a la bajada de sus ventas y sus márgenes.

Así, la compañía ha recortado su pronóstico de crecimiento de las ventas para el conjunto del ejercicio hasta el 15% en lugar del 20%-25% que tenía previsto. Este empeoramiento de las estimaciones es conocido como profit warning y es muy penalizado por los inversores.

"El actual contexto de incertidumbre económica en nuestros principales mercados y el debilitamiento de la confianza de los consumidores ha provocado el crecimiento más débil de las ventas online en los últimos años. De este modo, hemos recalibrado nuestras expectativas para el ejercicio", explicó Asos. Además, el consejero delegado de la firma, Nick Beighton, reconoció que el empeño del sector para ofrecer "descuentos" a "un nivel sin precedentes" y "nunca vistos antes" también había perjudicado a sus números.

Tras la caída en picado de Asos en el mercado, los títulos han logrado frenar sangría, aunque siguen sin recuperarse. Ayer cerraron con pérdidas del 6,71%.

Contagio a Inditex, H&M, Zalando, Primark...

"El profit warning ha pillado a Asos con el pie cambiado. Además, esta revisión de beneficios llega en un mal momento del año, ya que estamos a un paso de la campaña navideña, lo que da a entender que no se espera un gran éxito", apunta a Libre Mercado Victoria Torre, responsable de Desarrollo de Contenidos, Productos y Servicios de Self Bank. "Uno de los grandes problemas que ha tenido el sector es la utilización de las rebajas para captar clientes y hacer frente a la competencia, pero esa estrategia tiene sus riesgos. En algunos casos se han llevado a cabo descuentos muy agresivos, que suponen un mordisco en los márgenes de Asos", ha añadido.

El batacazo bursátil de la compañía tuvo un efecto contagio para el resto de las grandes enseñas textiles mundiales, como Inditex, H&M, Associated British Foods (el dueño de Primark), Marks & Spencer o Zalando, que también registraron importantes caídas en bolsa, aunque no tan acusadas como la británica. Esto no es más que un síntoma que está mostrando la debilidad del sector.

"Las malas noticias de una compañía de un sector suelen afectar a otras similares, y en el caso del retail, la correlación muchas veces se cumple. En realidad, son compañías a las que le afectan los mismos factores (climatología, incremento de costes, efecto divisa, ciclo económico…), por lo que cuando una de ellas da malas noticias al mercado, a menudo se espera que el resto siga la misma senda", explica la experta.

Inditex ayer jueves volvió a terminar la jornada con pérdidas del 5% después de que el banco de inversión Credit Suisse haya recortado su precio objetivo de sus acciones desde 24 a 21 euros por considerar que, aunque es la mejor del sector, está "cada vez más maduro" y no se espera que se relaje la presión competitiva. Este nuevo golpe, unido al de Asos, han provocado que en lo que va de semana Inditex haya perdido en bolsa un 7,70%.

En la misma línea de Credit Suisse va Victoria Torre, que señala que la empresa fundada por Amancio Ortega "no está en su mejor momento". Bien es cierto que la compañía "sigue creciendo y se aprecian mejoras en algunos aspectos, pero el ritmo de crecimiento sigue estando por debajo del que experimentaba en años anteriores, cuando crecía a doble dígito. Es por ello que sus últimos resultados tampoco convencieron al mercado", ha apuntado. Inditex "opera en mercados maduros en los que es complicado crecer a esos ritmos, no obstante, hay algunos factores que podrían impulsar los márgenes en el futuro, como las ventas online o la penetración en otros mercados, como el asiático", aseguró. En su última presentación de resultados, el presidente de Inditex, Pablo Isla, presumía de que no estaban "participando en el gran entorno promocional del sector" y que por eso, la firma con sede en Arteixo había logrado mejores resultados que la competencia.

La ropa deja de ser una prioridad

El presidente de la patronal textil Acotex, Eduardo Zamácola, no duda en que la guerra de precios de las marcas es uno de los principales causantes de un año que ha calificado como "muy duro" y "poco positivo" en España. Tanto es así, que según sus previsiones, las ventas del comercio textil terminarán el año con una caída del 2%.

"Estamos tremendamente tocados y Asos es un avisador importante. Las políticas de promociones constantes son insostenibles y se comen los márgenes", ha explicado. Zamácola no ha dudado en entonar el mea culpa y asegurar que "hemos prostituido nuestras marcas dejando a un lado al cliente exclusivo para centrarnos en el rebajero. Eso nos está pasando factura". En un sector tan competitivo, recomienda que se haga "una promoción de una colección concreta o de algo que no vendas", pero cree que es un error "hacerlo con todos tus productos por sistema".

La pérdida de interés de los consumidores por la moda es un factor que también deberían empezar a tener en cuenta las compañías. "Tras la salida de la crisis, aunque tengo que decir que nosotros nunca hemos salido, vemos que el consumidor ha cambiado sus preferencias a la hora de gastar. Muchos prefieren irse a cenar con su pareja o viajar a comprarse un jersey. No hay mayor prueba de ello que los datos de restauración, que vemos que están todos los establecimientos llenos", asegura Zamácola. El presidente de la patronal pone sobre la mesa una transformación en los consumidores, "sobre todo en Europa", que priorizan el consumo de experiencias a las prendas de vestir, y urge al sector a combatirla cuanto antes.

El clima, otro de los enemigos

El componente climático es otra de las causas que ha señalado el presidente de Acotex para hacer balance de este annus horribilis para el textil. El sector sigue lanzando sistemáticamente sus colecciones de temporada ignorando a las condiciones meteorológicas del momento a las que deberían adaptarse.

"El tiempo este año ha sido muy inestable y no hemos sabido adecuar la oferta a la demanda. No estamos dando salida al stock. Este año, hizo frío hasta mayo y junio, por lo que no tiene sentido que en julio ya lanzásemos las rebajas de verano. Ahora, en invierno ha hecho calor, y el 7 de enero, cuando va a empezar el frío, hacemos otras rebajas", critica el presidente de Acotex. Además, hay que tener en cuenta que los consumidores "ya no se compran un abrigo y lo guardan para cuando llega el frío, ahora, lo compran ya porque se lo quieren poner ya", ha añadido.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios