Menú

José Antonio Herce: "La mitad de los conductores de taxi no poseen licencias y muchos también tienen VTC"

El director asociado de Afi explica a Libre Mercado que muchos taxistas también poseen VTC. Lo que quieren es que desaparezcan Uber y Cabify.

0
El director asociado de Afi explica a Libre Mercado que muchos taxistas también poseen VTC. Lo que quieren es que desaparezcan Uber y Cabify.

Mientras la guerra del taxi contra Uber y Cabify continúa, son muchos los expertos que alertan de las negativas consecuencias que supondría blindar este particular gremio, tanto para los usuarios como para la economía española en general. Uno de ellos es José Antonio Herce, director asociado de Analistas Financieros Internacionales (Afi), una entidad que ha estudiado en profundidad el impacto socioeconómico de la modernización de los servicios de los vehículos de alquiler con conductor (VTC). Herce alerta en una entrevista con Libre Mercado que garantizar el monopolio del taxi sería un grave error.

- El taxi acaba de conseguir sus objetivos en Barcelona, después de que la Generalidad impusiera un tiempo mínimo de precontratación, y pretende hacer lo mismo en Madrid ¿Cómo valora esta medida?

Es una aberración, si se me permite una expresión tan gráfica. Cualquier periodo de precontratación en un marco de inmediatez de las comunicaciones y los "contratos" disuade al usuario y esta es la verdadera razón para reclamarlo e imponérselo a la competencia. Es inaudito que las autoridades (y reguladores) hayan cedido a esto. Todavía es más aberrante la pretensión de prohibir a los operadores de VTC hacer uso del posicionamiento mediante GPS, inimaginable en una sociedad avanzada.

- Uber y Cabify ya han anunciado que, en caso de aprobarse, se irán de Cataluña. ¿Podrían sobrevivir las VTC en España con este tipo de restricciones?

Las VTC existen en España desde hace décadas y mucho antes de que apareciesen las plataformas tecnológicas, pero su presencia potencia su actividad de manera portentosa. Las VTC seguirían existiendo con estas restricciones, pero muy limitadas en su capacidad de competir con el taxi en la medida en la que este se instala en la tecnología, lo que ha acabado haciendo en alguna medida gracias al estímulo de las plataformas, precisamente.

- ¿No es esto ceder al chantaje de un lobby en lugar de gobernar en favor del interés general?

Es bastante peor que esto. Este es el modelo de regulación basado en lo que se conoce como "captura del regulador", una vergonzosa cesión de la obligación de todo regulador de centrar su actividad en la defensa de los intereses de los consumidores. Muy criticable. Es lo que ha pasado con los estibadores y, en menor medida, con las telecos, energía y otras "utilities", es decir la protección de los establecidos (incumbents) en detrimento de los usuarios.

Los monopolios generan paro, menores salarios reales, retraso tecnológico, precios más elevados, oferta menor y de peor calidad. En suma, enormes pérdidas de bienestar social que tienen un coste desorbitado. ¿Por qué cree que la productividad en España es tan baja y crece tan poco? Eso se traduce en el retraso de nuestra economía, los salarios y empleos precarios y la carestía de la vida para enormes capas de la población. Aún así somos un país desarrollado (no avanzado), imagínese cómo estaríamos si la competencia se defendiese de verdad en nuestro país. El de los taxis es un caso que ilustra muy bien este mal.

- Los taxistas insisten, una y otra vez, en que ellos lo único que buscan es el cumplimiento de la ley, la famosa ratio 1/30, y acusan a las VTC de "competencia desleal". ¿Qué hay de verdad en este tipo de denuncias?

La ratio 1/30 es pura fantasía. No existe ni un solo estudio que la respalde formalmente. Por una razón: porque es espuria. Zapatero liberalizó el sector mediante la Ley Omnibus 25/2009, en parte a requerimiento de Bruselas y para combatir la crisis. Pero Rajoy, mediante una nueva redacción del Reglamento de la LOTT, en 2015, estableció el ridículo límite de 1/30.

Mientras tanto, las solicitudes de licencias VTC se habían disparado y todo esto entró en los juzgados. Los jueces han venido concediendo miles de licencias VTC, con lo que la ratio famosa se ha establecido (y sigue cayendo) muy por debajo. Esto es lo que enfurece a los taxistas. Mejor dicho, a los propietarios de licencias de taxi, ya que la mitad de los conductores de taxi no poseen licencias y muchos de quienes las poseen poseen también licencias de VTC. Quien crea que los taxistas luchan para que desaparezcan las licencias VTC se equivoca. No es esto, obviamente, lo que buscan.

- ¿Es el taxi un monopolio?

Un monopolio se crea cuando existen barreras de entrada a una actividad. Cuando los permisos de actividad se convierten en licencias contingentadas se alza una barrera regulatoria. Y esto es lo que pasa con las licencias, sean del tipo que sean. El taxi es un monopolio de manual, en mi humilde opinión.

- ¿Qué opina de la especulación de las licencias de taxi en el mercado secundario?

Cuando un regulador contingenta permisos de actividad, crea escasez, tanta más cuanto más protegido esté el beneficiario de la contingentación. Luego el valor de las licencias se incrementa. Y luego, con cada noticia acerca del curso de la regulación o la salud del sector (demanda, ciclo, etc.), ese valor puede fluctuar salvajemente. La especulación, en estas condiciones es inevitable y, ademas, de la mala.

El mercado secundario de licencias (de taxi, especialmente, pero también de VTC) es muy oscuro, está plagado de prácticas irregulares. Muchas licencias, en vez de transmitirse onerosamente, se arriendan en B para que terceros exploten el servicio dando una parte de las ganancias al verdadero dueño de la licencia. Es una aberración.

- ¿Qué desventajas tiene, en líneas generales, el mantenimiento del monopolio del taxi?

Incide en el corazón de la eficiencia de la movilidad urbana, en la que se juega el medioambiente de la ciudad, el tiempo de los usuarios (que es dinero) y el bolsillo de los usuarios. El monopolio del taxi se traduce, como todo el mundo ha comprobado desde hace décadas, en una mal servicio, caro, abusivo a veces, en condiciones de mala atención y consideración al usuario, con vehículos obsoletos o disfuncionales por mal mantenimiento.

Esto, afortunadamente, ha cambiado gracias precisamente a la competencia de las VTC, especialmente de la mano de las plataformas como Uber o Cabify, que han impuesto un estándar de mejor servicio, pago con tarjeta o móvil, etc. Es una gran paradoja. De no haber sido por esta competencia, el taxi estaría todavía en la época antediluviana.

- ¿Qué supondría la eliminación de las VTC en España, tal y como pretende el taxi?

Para empezar, oh paradoja, la eliminación de las VTC en España les daría un fuerte palo económico a muchos taxistas que las poseen. Ya he dicho antes que no creo que sea esto lo que buscan los taxistas. Por ello, hasta me gustaría que algún regulador se lo ofreciese. Es como si a los comerciantes que se quejan de la peatonalización les ofreciesen abrir al tráfico la calle Preciados. Se podría hacer el experimento, a ver qué dicen.

No, en serio, la eliminación de las licencias VTC sería un robo directo. Lo que sí se podrá hacer sería liberalizar todas las licencias, convertirlas de nuevo en permisos administrativos de 30 euros cada uno. Lo que creo que los taxistas que poseen licencias quieren es que desaparezcan las plataformas, no las VTC, pero puedo estar equivocado.

- ¿Cómo es la actual regulación de VTC en España en comparación con otros países?

No es muy bien conocida la situación, pero las plataformas actúan con bastante libertad en muchos países, es decir, en muchas grandes ciudades a cambio de algunas concesiones. Como, en general, cada ciudad es autónoma para regular su actuación, se da el caso de que en muchos países conviven distintas regulaciones. Nueva York, Londres, París, Sidney, México City, y muchas más grandes urbes han liberalizado el juego de la competencia entre taxis y otros vehículos de servicio licenciados, y las plataformas se han generalizado.

En general, las licencias de taxi se han reducido a veces hasta un tercio de su valor previo y, lo que es muy importante, han aumentado los servicios a los usuarios y ha caído el precio medio de los trayectos. Incluso se ha introducido el transporte compartido en vehículo de alquiler con conductor (taxi o VTC).

- ¿Qué ventajas tendría liberalizar por completo el sector del taxi y de las VTC?

Enormes. De todo tipo, medioambientales, ahorro de tiempo, de menor congestión, trayectos más baratos, servicio de última milla entroncando con transporte público. La guinda la pondría el transporte compartido y un buen impuesto al carbono para el vehículo particular que acabaría por multiplicar estos beneficios y aumentaría considerablemente la actividad de los taxis y VTC.

- ¿Cómo podría hacerse? Cabify, por ejemplo, propone crear un "fondo" para compensar a los taxistas durante el período de transición.

Esta es una buena idea. Ya existe en Australia mediante un pequeño impuesto por trayecto para la financiación de este fondo. Pero no tiene sentido rescatar a un poseedor de licencias adquiridas hace 30 años y que se han amortizado ya varias veces gracias a las rentas de monopolio que proporciona su contingentación. El problema sería para el "pobre diablo" que acaba de adquirir una licencia a precio prohibitivo hipotecándose. Por ahí se podría avanzar.

Pero, ¿saben de alguien a quien se le haya rescatado por haber comprado una vivienda en 2006 con una hipoteca a 30 años? En fin, debemos ser conscientes de que los negocios se llevan a "riesgo y ventura" y de que nadie nos asegura el éxito a cambio de nada.

- ¿Es cuestión de tiempo que el taxi acabe desapareciendo?

No, el taxi no desaparecerá si se adapta y compite con otras modalidades, especialmente si se acaba su monopolio. Si se mantiene el monopolio o este se exacerba, los usuarios le darán la espalda, perderá el poco prestigio que tiene y nadie querrá ser taxista. Entonces habrá que abolir el modelo.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD