Menú

La subida del salario mínimo en 2019 destruirá 125.000 empleos y aumentará la desigualdad y la pobreza

El incremento del SMI hasta los 900 euros al mes destruirá 125.000 empleos y afectará especialmente a los jóvenes y mayores de 45 años.

0
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio | EFE

De poco sirvieron las advertencias lanzadas por organismos y expertos. El Gobierno de Pedro Sánchez se empeñó en disparar el salario mínimo interprofesional (SMI) a pesar de los grandes riesgos que implicaba tal decisión, y, a la vista de los datos disponibles, su puesta en marcha se traducirá en destrucción de empleo y un aumento de la desigualdad y la pobreza. Tras un mal mes de enero en materia de empleo, el peor desde el inicio de la recuperación, todo apunta a que la histórica subida del SMI hasta los 900 euros al mes, un 22,3% más, contribuirá a dañar el mercado de trabajo durante los próximos meses.

En un informe publicado el lunes, la agencia de rating Moody's advierte de que dicho incremento afectará negativamente al mercado laboral. En concreto, esta firma coincide en que la creación de empleo podría frenarse entre 40.000 y 150.000 puestos, en línea con lo avanzado en su día por el Banco de España (BdE) y la AIReF.

Además, perjudicará especialmente a los jóvenes que buscan trabajo por primera vez, ya que las empresas, sobre todo las más pequeñas, tenderán a reducir el número de contrataciones para contener los costes laborales, y las que contraten se decantarán por trabajadores más experimentados en detrimento de los que están buscando su primer empleo. En torno al 52% de los trabajadores por debajo de 24 años de edad percibe un salario mensual igual o menor a 1.000 euros.

Pero a estas previsiones se suman los resultados cosechados en el pasado. Así, tal y como certifica el Banco de España en un estudio publicado la semana pasada, la subida del 8% del SMI que aplicó el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2017, hasta fijarlo en 707,6 euros, se materializó en la destrucción de 12.000 empleos. En concreto, este aumento afectó al 2,4% de los trabajadores, unos 384.000, de los que el 3,1% perdieron su empleo un año después como consecuencia de dicha medida, lo cual equivale a la destrucción del 0,1% de la ocupación total medida en jornada completa, unos 12.000 puestos.

Sin embargo, el impacto varía en función de los grupos de edad, ya que el BdE concluye que el 10,7% de los trabajadores mayores de 45 años afectados por esta subida perdieron su empleo, porcentaje que se reduce hasta el 0,8% en los menores de 25 años. En todo caso, dado el mayor número de trabajadores afectados entre los jóvenes, este colectivo sería, en términos absolutos, el más afectado por el aumento del SMI llevado a cabo en 2017, con un descenso del empleo del 0,2%.

Y otro dato destacable es que, si bien el salario medio de los trabajadores afectados subió un 0,1%, el conjunto de la masa salarial no registró variación alguna, lo cual significa que algunos trabajadores ganaron más a costa de que otros perdieran su empleo, elevando con ello la desigualdad de rentas.

smibe1.jpg

El problema es que estos negativos efectos registrados en 2017 se multiplicarán en 2019 tras la histórica subida del SMI aprobada por el PSOE, ya que se "eleva considerablemente el número de trabajadores afectados y la incertidumbre en torno a los efectos negativos sobre la probabilidad de mantener su empleo", según alerta el BdE. Estos "efectos negativos podrían ser significativos".

smibe2.jpg

Si se extrapolan los resultados obtenidos en 2017 al aumento del SMI aplicado en 2019, las conclusiones son las siguientes:

  • El volumen de trabajadores afectados asciende al 6,2% del total, con especial incidencia entre los más jóvenes (25,5%), pero también entre los que tienen menor nivel de formación (16,8 %) o los trabajadores ocupados en la agricultura (28,1%) y algunos servicios, como los asociados a la hostelería y el comercio, el personal de limpieza, los peones o los ayudantes de cocina, así como los trabajadores con contrato temporal y los empleados en micropymes.
  • El BdE estima que, en conjunto, el 12,7% de los trabajadores afectados perderían su empleo como consecuencia de esta subida. Considerando aproximadamente 16 millones de ocupados a tiempo completo, la destrucción de empleo se elevaría hasta los 125.000 puestos, equivalente al 0,8% del total.
  • El impacto sería más intenso para los trabajadores de más edad, estimándose una destrucción del 28% entre los afectados mayores de 45 años.
smibe3.jpg

Y todo ello sin contar que este análisis no tiene en cuenta el posible impacto del SMI sobre la reducción de horas trabajadas, la ralentización en la creación de nuevo empleo, así como la probabilidad de salir del paro o de volver a encontrar trabajo en caso de ser despedido, de modo que su efecto real podría ser aún peor.

Y, al igual que sucedió en 2017, la masa salarial permanecería inalterada: el salario medio de los trabajadores afectados por el alza del SMI crecería un 0,8%, pero esta subida se vería compensada con la destrucción de 125.000 empleos, con el consiguiente incremento de la desigualdad y la pobreza.

"En cuanto al efecto sobre el total de los ingresos, los mayores salarios de los que conservaran el puesto de trabajo se compensarían, aproximadamente, con los salarios dejados de percibir por aquellos trabajadores que perdieran su empleo, de modo que la masa salarial total se mantendría sin cambios apreciables. Esto último implicaría un cierto aumento del grado de desigualdad de la distribución de las rentas laborales entre distintos colectivos de trabajadores, que, en términos del índice de Gini, se cifraría en un 0,2% adicional, una vez que se tienen en cuenta tanto las ganancias salariales de los afectados por la subida que mantienen el empleo como las pérdidas de renta salarial de aquellos que perderían su puesto de trabajo", concluye el BdE.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco