Menú

Las cuatro 'medidas estrella' de Vox que el tándem Moreno-Marín ha tumbado en Andalucía

Vox ha planteado fuertes rebajas de impuestos y recortes de gasto en Andalucía, pero no ha contado con el respaldo de PP y Cs.

0
Las cuatro 'medidas estrella' de Vox que el tándem Moreno-Marín ha tumbado en Andalucía
El presidente del Grupo Parlamentario de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano | Jesús Prieto (Europa Press)

Algo está cambiando para bien en Andalucía. Tras casi 40 años de socialismo ininterrumpido, siendo una de las regiones menos desarrolladas de España, el cambio de gobierno acontecido el pasado mes de enero, tras la proclamación del popular Juanma Moreno como presidente de la Junta, en coalición con Cs -cuyo líder, Juan Marín, ejerce de vicepresidente-, y gracias al apoyo de Vox desde fuera, se empieza a notar de forma muy favorable en varios indicadores.

Para empezar, tanto el crecimiento como la creación de empleo en Andalucía arrojan datos positivos, pero es que, además, estos poco más de 100 días de gobierno de centro-derecha se han traducido en una mayor transparencia a nivel administrativo, una mejora de los servicios públicos, especialmente en sanidad, y una rebaja de impuestos en IRPF, Sucesiones y Donaciones, entre otras medidas relevantes.

Sin embargo, estos avances, siendo loables, se quedan cortos en comparación con algunas de las iniciativas que ha planteado Vox en Andalucía, pero que, debido al rechazo de PP y Cs, no han salido adelante en el Parlamento regional durante estos primeros meses de legislatura.

Rebaja del IRPF

En el ámbito fiscal, por ejemplo, el tándem que forman Moreno y Marín ha aprobado una rebaja en los tramos autonómicos del IRPF, sí, pero su impacto será muy reducido y, además, se llevará a cabo de forma progresiva. Su reforma consiste en reducir la escala autonómica del IRPF, establecida hasta ahora en 8 tramos con tipos que oscilan entre el 10% y el 25,5% (ver tabla), a un total de cinco tramos, con una horquilla de entre el 9,5% y el 22,5%. Es decir, una reducción de medio punto para las rentas más bajas y de tres puntos para las más altas. La cuestión es que ahora tan sólo entraría en vigor la rebaja que afecta a los primeros tramos, mientras que el resto no se completaría hasta 2023, un año después de la actual legislatura.

tramos-an.jpg

En concreto, el primer tramo autonómico del IRPF baja medio punto y pasa del 10 al 9,5%; se elimina el tramo entre 28.000 y 35.200, que tributaba al 16,5%, y se integra en el tramo entre 20.200 y 35.000 euros, que tributará al 15%; entre 35.200 y 60.000 euros se pasará de tributar del 19% al 18,5%; por encima de los 60.000 euros se reduce un punto, pasa del 23,5 al 22,5%; se elimina el último tramo para rentas a partir de 120.000 euros, que tenían un tipo máximo del 25,5% y pasará a tributar tres puntos menos (22,5%). Según las estimaciones de la Junta, dicha rebaja beneficiará a un total de 3,7 millones de contribuyentes y su impacto (caída efectiva de la recaudación) rozará los 150 millones de euros en cuatro años.

¿Mucho o poco? Significativo si se compara con la tributación previa, pero raquítico en comparación con la propuesta de Vox. A diferencia de sus socios de gobierno, el partido que lidera el juez Francisco Serrano en Andalucía planteó una rebaja mucho más ambiciosa: de hasta 5 puntos el tipo mínimo, pasando así del 10 al 5% (un 50% menos), y de casi 4 para los tramos intermedios (entre 35.200 y 60.000 euros), cuyo tipo marginal bajaría del 19 al 15,25%.

Esta rebaja se traduciría en unos 1.000 millones de euros menos para los contribuyentes andaluces, una cifra equivalente al 20% de la recaudación autonómica por IRPF, multiplicando así por siete veces la rebaja aprobada por Moreno y Marín (150 millones).

Además, Vox planteó compensar esta menor recaudación con recortes de gasto a nivel autonómico, tal y como defendió su portavoz económico, Rodrigo Alonso, en la Comisión de Hacienda del Parlamento regional el pasado mes de abril. Entre otras medidas, defendió vender el 15% de las empresas públicas andaluzas, así como recuperar al menos el 20% de los derechos pendiente de cobro y las transferencias pendientes de justificar que tiene la Junta para compensar la citada rebaja.

Igualmente, Alonso planteó la eliminación de las oficinas andaluzas de representación comercial en el extranjero (Extenda) y su posterior fusión en el ICEX (entidad estatal para impulsar las exportaciones y las inversiones), así como suprimir la Sociedad Andaluza para el Desarrollo de las Telecomunicaciones (Sandetel) o la agencia IDEA. Todo ello supondría un ahorro de hasta 1.970 millones para compensar la bajada del IRPF, según los cálculos de Vox. Pero la idea no prosperó, ya que PP y Cs se abstuvieron, mientras que PSOE y Podemos votaron en contra.

Eliminación de Sucesiones

Algo similar sucedió con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. PP y Cs extendieron la bonificación del 99% a todas las herencias, incluidas las de más de 1 millón de euros, pero sólo para los cónyuges y familiares directos (padres, hermanos, hijos y abuelos), situándose así entre las CCAA que prácticamente han eliminado este tributo para los grupos de parentesco I y II. Esta rebaja adicional, junto con la Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados (impuesto hipotecario), tendrá un impacto de 85 millones de euros.

Pero Vox fue más allá al proponer que dicha bonificación del 99% se extendiera a todos los grupos de parentesco (tíos, sobrinos y primos), sin excepción, con lo que la rebaja podría ascender a cerca de 300 millones de euros. Esta iniciativa tampoco salió adelante debido al rechazo de Moreno y Marín. Para poner esta cifra en contexto, cabe recordar que el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2018 rondó los 35.000 millones de euros, mientras que la recaudación por Sucesiones y Donaciones apenas alcanza los 300 millones, menos del 1% del dinero que maneja el Gobierno regional. La portavoz adjunta del grupo parlamentario Vox, Ángela Mulas, afeó la semana pasada éstas y otras decisiones a PP y Cs.

Recorte de subvenciones a partidos

Además de defender el cierre de las embajadas autonómicas mediante su integración en el ICEX, otras de las iniciativas planteadas por Vox en estos 100 primeros días de cambio en Andalucía consistió en reducir al 50% las subvenciones destinadas a partidos políticos (el pasado año ingresaron más de 10 millones). Tampoco prosperó, ya que, a excepción de Vox, el resto votó en contra.

Ayuntamientos

Igualmente, el estricto cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria por parte de los ayuntamientos andaluces o la posible fusión de los municipios más pequeños para optimizar el gasto son otras medidas impulsadas por Vox que, al menos por el momento, no han obtenido luz verde por parte del Parlamento regional.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco