Menú

Los 'viernes sociales' pasan factura: el gasto público crece al mayor ritmo de la última década

El déficit público, lejos de reducirse, aumenta un 18% interanual hasta junio por el fuerte incremento que ha registrado el gasto en el último año.

0
El déficit público, lejos de reducirse, aumenta un 18% interanual hasta junio por el fuerte incremento que ha registrado el gasto en el último año.
Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. | EFE

Ni el 1,3% del PIB que aprobó en su día el Congreso, vigente hasta el momento, ni el 2% que fijó de forma unilateral y arbitraria el Gobierno de Pedro Sánchez. Todo apunta a que España incumplirá ambos objetivos de déficit en 2019, y, de hecho, en caso de mantenerse la actual senda que arrojan las cuentas públicas, el agujero fiscal podría incluso superar la cifra alcanzada el pasado ejercicio, revirtiendo así la gradual reducción que se registra desde 2012.

El déficit rondó los 30.500 millones de euros en 2018, una cifra equivalente al 2,5% del PIB, pero desde que Pedro Sánchez se hizo con el poder a mediados del pasado año, el desequilibrio presupuestario se ha agravado debido al fuerte aumento que ha experimentado el gasto público. La subida de los sueldos públicos, la revalorización de las pensiones en función del IPC y el incremento de prestaciones sociales, fruto de los "viernes sociales" que protagonizó Sánchez de cara a las pasadas elecciones de abril, han engordado el déficit de forma muy sustancial.

En concreto, la diferencia entre ingresos y gastos se situó en 26.711 millones de euros hasta el pasado mes de junio, un 18,1% más que en el mismo período del pasado año, según el último informe trimestral que ha publicado la Intervención General del Estado (Igae). Esta cifra representa el 2,14% del PIB, frente al 1,88% de hace un año.

defse1.jpg
Déficit acumulado hasta junio

Además, una vez descontado el pago de intereses, el déficit primario se disparó un 54% interanual, hasta rozar los 12.600 millones, el 1% del PIB, 0,33 puntos porcentuales más que en el primer semestre de 2018. Asimismo, es la primera vez desde 2016 que el déficit crece en el primer semestre en comparación con el ejercicio previo.

defse2.jpg

El problema es que mientras los ingresos no financieros se situaron en 228.746 millones de euros hasta junio, tras creer un 4% interanual, los gastos escalaron hasta los 255.457 millones, un 5,3% más. Esto significa que el gasto ha crecido en cerca de 13.000 millones de euros durante el primer año de Gobierno de Pedro Sánchez.

Es decir, a pesar del aumento de la recaudación, la clave es que el gasto crece a un ritmo superior al de los ingresos, lo cual no sucedía desde finales de 2012, cuando España atravesaba uno de los peores momentos de la crisis.

defse3.jpg

Y es que, una vez eliminado el efecto estacional para poder analizar los datos de forma homogénea, el gasto se disparó un 6% interanual en el segundo trimestre, su ritmo más alto desde el tercer trimestre de 2009, en plena recesión, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así pues, el gasto avanza hoy al mayor ritmo de la última década, muy por encima del crecimiento de la economía (2,3% interanual), de modo que su peso sobre el PIB está volviendo a repuntar tras años de progresiva reducción.

defse4.jpg

Y todo apunta a que esta tendencia se mantendrá, dado que en julio las cifras no han mejorado. El déficit de las Administraciones Públicas, sin incluir las Corporaciones Locales, se situó en 25.190 millones, un 8,4% más que hace un año. En términos del PIB, ha pasado del 1,93% en julio de 2018 al 2,02% en 2019.

Y, una vez más, aunque los ingresos crecieron un 4,6% interanual, hasta los 251.843 millones, el aumento de los gastos volvió a ser superior, un 4,9%, hasta los 277.033 millones, como consecuencia de la subida de sueldos públicos y prestaciones sociales. La celebración de unas nuevas elecciones generales no contribuirá a reducir esta tendencia.

defse5.jpg

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios