Menú

El programa de Errejón: propone trabajar sólo 4 días y prohibir los viajes en avión

Más País ha propuesto una serie de disparatadas medidas verdes e intervencionistas de cara a las elecciones generales.

0
Más País ha propuesto una serie de disparatadas medidas verdes e intervencionistas de cara a las elecciones generales.
Íñigo Errejón | EFE

Habemus programa electoral. Más País, el nuevo partido de Íñigo Errejón, ha presentado su programa para las elecciones generales del próximo 10 de noviembre. Sus propuestas, bautizadas como Green New Deal, están centradas en el clima y en el intervencionismo.

Algunas medidas son tan disparatadas como la implantación de la jornada laboral de 4 días. "Impulsaremos los cambios legislativos necesarios para, aprovechando los avances tecnológicos y los aumentos de la productividad, reducir la jornada laboral sin pérdida de salario a 32 horas semanales en el marco de la próxima década, intentando que en la mayoría de sectores esto se traduzca en una semana laboral de 4 días", reza el documento. A su vez, esta reducción de la jornada laboral "podrá ser modulada de modo flexible, en semanas de 5 días o mediante su acumulación en años sabáticos pagados", añade.

"Existen claras ventajas medioambientales al reducir los desplazamientos al trabajo y permitirnos más tiempo para implicarnos en actividades bajas en carbono: deportivas, culturales, etc. Además favorecería enormemente la conciliación familiar, a la mejora de la salud y sería una medida clave para que el trabajo no remunerado, esencialmente de cuidados y de mantenimiento doméstico, se reparta de forma equitativa entre hombres y mujeres", justifica.

"Trabajar todos y trabajar menos", ha resumido Errejón, para quien la reducción de la jornada, sin merma salarial, arrastra ventajas medioambientales (menos transporte) y en salud (más tiempo para deporte).

Su propuesta está por debajo de la de Podemos, que ha computado la reducción de la semana laboral a 34 horas. La actual está cifrada en 40.

Coto a los viajes en avión

Entre sus propuestas más polémicas también está la limitación de los viajes en avión para fomentar el tren. "Cada viaje en tren de alta velocidad contamina veinte veces menos que un viaje en avión. Debemos hacer del tren el elemento vertebrador del transporte en nuestro país: mejorando las redes de cercanías, alcanzando la electrificación total de la red, desarrollando proyectos como el corredor mediterráneo, el corredor Atlántico o el tren a Extremadura y rehaciendo la estructura tarifaria de RENFE".

Para ello, "limitaremos los vuelos peninsulares para los cuales exista una alternativa competitiva en tren. Primero, retirando los privilegios fiscales de la aviación: aumentando el IVA de los billetes, gravando el impuesto al queroseno de los vuelos peninsulares, mediante la posibilidad de una tasa adicional a los billetes de avión como la que ha establecido Alemania y, finalmente, planteando la limitación progresiva de dichos vuelos, usando cuando sea posible la recaudación para subvencionar y reducir el precio de los billetes del transporte ferroviario de pasajeros".

Adiós al PIB

Errejón quiere acabar con el PIB como hasta ahora lo conocemos porque "es un indicador necesario pero cada vez más contraproducente en sus dos tareas fundamentales: cuantificar la riqueza nacional y marcar metas colectivas que orienten un proyecto compartido de país. Su carácter distorsionante ha quedado en evidencia en una situación de crisis climática radicalmente nueva, que el PIB ni sabe medir ni ayuda a atajar, ejemplo de la necesidad de replantear la idoneidad de muchos esquemas económicos que se están demostrando obsoletos".

Por ello proponen una Reforma Ecológica y feminista de la Contabilidad Nacional en dos claves: "en primer término, desplazaremos al PIB del centro de gravedad de la acción económica. Siguiendo el camino inaugurado por Nueva Zelanda, constituiremos una Comisión Parlamentaria para introducir un Índice de bienestar que constituirá el nuevo concepto-guía en la elaboración de los Presupuestos General del Estado y en los objetivos de las diversas políticas públicas españolas".

Eso sí, en el programa no figuran alusiones a la inmigración, al sistema de pensiones o a la reforma laboral.

En clave política, Errejón plantea bajar a 16 años la edad para poder votar. Lo ha hecho en el primer apartado de su programa, al que ha llamado Derecho al futuro. "Es necesario expandir los límites de la comunidad política para que aquellos que más podrían sufrir las consecuencias de la crisis climática no sólo tengan voz, sino también voto", justifica.

En Libre Mercado

    Servicios