Menú

El empresario independentista Joan Canadell compara los daños de los CDR con los de "unos días de lluvia"

El polémico empresario independentista Joan Canadell ha restado importancia a los efectos negativos del caos y los destrozos.

0
El polémico empresario independentista Joan Canadell ha restado importancia a los efectos negativos del caos y los destrozos.
El presidente de la Camara de Barcelona, el separatista, Joan Canadell | EFE

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, independentista declarado y fiel lacayo de Carles Puigdemont, ha restado importancia a los efectos negativos en la economía que han producido los disturbios. Para el empresario catalán, las consecuencias de los destrozos, barricadas, hogueras, robos, saqueos, y paralización absoluta de las ventas, son similares a cuando caen algunas gotas de lluvia varios días.

Durante la reunión en la Cámara, Canadell ha sido aplaudido y ovacionado por el púlpito de empresarios separatistas. El independentista se ha venido arriba y ha remarcado que la violencia vivida "ha afectado casi únicamente al comercio del centro de Barcelona y que el efecto de siete días "es leve". Según él, los propios comerciantes le han comunicado que es un impacto en las ventas "parecido a una semana de intensas lluvias".

A Canadell le ha costado admitir que ha habido cancelaciones de reservas en hoteles y que la imagen de la capital de Cataluña está por los suelos, aunque también ha dicho que "no pasa nada" y que "no hay de qué preocuparse". Pero sí lo hay. Y mucho.

Para que el impacto económico fuera igual que esa semana de lluvias, la tempestad debería ser parecida al huracán Katrina, de lo contrario no salen las cuentas. El empresariado separatista falsea la realidad y dibuja un universo paralelo a los datos oficiales, y a los testimonios del sector del comercio en Barcelona.

Factura de destrozos

El separatista radical que encandila a los poderosos de Barcelona no ha tenido en cuenta los vuelos cancelados, los coches quemados y los contenedores. Tan solo en Barcelona, a este respecto, la factura supera los 7 millones de euros.

A no ser que lluevan bolas de fuego, nunca se ha visto que ardan 1.000 contenedores durante una semana de lluvia. El dato asciende aún más si se añade la destrucción de adoquines, señales de tráfico, pavimento levantado, semáforos derribados, bicicletas robadas y escaparates rotos. En total, según el Ayuntamiento de Barcelona, para la reparación de estos daños se necesitarían 2 millones de euros como mínimo, y tirando por lo bajo.

El coste del día de huelga convocada en Cataluña, afectó a la fábrica de Seat igual que un temporal de viento, según Canadell. La compañía dejó de fabricar 3.500 coches. Un palo a su factura anual.

En este sentido, las empresas de gran consumo de alimentación, bebidas, droguería y perfumería, han revelado que el conflicto separatista afectará también a largo plazo. Se resentirá en la economía y pondrá en riesgo las inversiones futuras. El presidente de la asociación de empresas de gran consumo (Aecoc), Javier Campo, ha vaticinado un futuro muy oscuro para la creación de empresas y empleo: "Las inversiones en Cataluña son cada vez más restringidas", ha criticado.

Y, por último, no hay que olvidar otro de los costes más graves: el humano. 600 heridos, 18 personas ingresadas en hospitales. Igualito que unas gotas de lluvia. Sí.

En Libre Mercado

    Servicios