Menú

Cae el último mito de la reforma laboral: la negociación colectiva no se ha desplomado

El relato del PSOE, Podemos y los sindicatos se topa de bruces con la realidad.

0
El relato del PSOE, Podemos y los sindicatos se topa de bruces con la realidad.
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, el pasado viernes | EFE

Nada más aprobarse la reforma del mercado de trabajo del año 2012, la izquierda política y mediática y los sindicatos advirtieron de que las medidas de flexibilización decretadas por el ministerio que dirigía Fátima Báñez no frenarían la desaparición de puestos de trabajo que estaba viviendo España desde finales de 2007. "La reforma laboral no creará empleo", defendieron con ahínco los partidarios del modelo anterior.

Sin embargo, los datos de la Encuesta de Población Activa muestran que la evolución del mercado de trabajo fue muy positiva desde que el Gobierno popular apostó por esta reforma, puesto que el nivel de ocupación observado en el tercer trimestre de 2019 asciende a 19.874.300 personas, frente a las 17.667.700 del mismo periodo de 2012.

Esto significa que, en un periodo de siete años, el nuevo marco laboral ha generado 2,2 millones de empleos. No solo eso: se ha invertido la tendencia observada en los años anteriores a la entrada en vigor de la reforma laboral, que destruyó 3.085.700 puestos de trabajo entre el tercer trimestre de 2007 y el mismo periodo de 2012. Los datos serían aún mejores de no ser por el deterioro observado en 2019, con un nuevo Gobierno socialista que ha aprobado distintas medidas de rigidez laboral (aumento del 22% en el salario mínimo, subida de cotizaciones sociales, control de horarios, etc.).

reforma-laboral-creacion-empleo-espana--

Conforme se fue comprobando la efectividad de la reforma laboral, el discurso de los críticos con la flexibilización del mercado de trabajo pasó a centrarse en la "precariedad", un mantra que se repitió apelando a la temporalidad y la duración de las jornadas. Sin embargo, también en estos dos frentes hay buenos resultados, de nuevo acreditados por la Encuesta de Población Activa:

  • Peso de la temporalidad. El número de empleados con contrato indefinido aumenta de 11.086.800 a 12.313.600 entre entre el tercer trimestre de 2012 y el de 2019, mientras que el número de empleados con contrato temporal pasa de 3.474.100 a 4.476.400 durante el mismo periodo. La primera rúbrica aumenta en 1.226.800 efectivos, mientras que la segunda mejora en 1.002.300. Por lo tanto, se crea más empleo indefinido que temporal. No solo eso: el 75% de la ocupación está vinculada a contratos fijos y, en 2017 y 2018, el empleo indefinido supuso alrededor del 70% del nuevo empleo creado, una tendencia que lamentablemente ha empezado a revertirse en 2019 coincidiendo con el regreso de los socialistas al poder.
  • Duración de la jornada. El empleo a tiempo parcial sube de 2,5 a 2,8 millones de personas entre el tercer trimestre de 2012 y el de 2019, mientras que el empleo a tiempo completo crece de 15,2 a 17,1 millones de personas durante el mismo periodo. La primera rúbrica aumenta en 300.000 efectivos, mientras que la segunda mejora en 1,9 millones. Esto significa que se crearon seis empleos a tiempo completo por cada empleo a tiempo parcial.

Llegó entonces el momento de cuestionar la evolución de los sueldos. De nuevo, la reforma laboral del PP estaba en el punto de mira, pero ahora se trataba de cuestionar el comportamiento de los salarios de los trabajadores, que supuestamente estaban deprimidos como consecuencia de la flexibilización introducida en 2012. No obstante, los datos oficiales fueron desmintiendo esta tesis.

Así, los números del ministerio de Trabajo apuntan que los sueldos mejoraron un 0,9% en 2016, un 1,5% en 2017 y un 1,8% en 2018. Estos datos son parciales y se van revisando al alza conforme la Encuesta de Estructura Salarial recoge el conjunto de las fórmulas de remuneración percibidas por los trabajadores. De momento, dicha estadística confirma que, en 2017, el aumento fue aún mayor del 0,9% estimado por Trabajo y, de hecho, alcanzó el 2,1%. No solo eso: el sueldo anual más habitual se ha disparado un 6% y y el componente salarial del coste salarial acumula varios años de subidas en el entorno del 2%.

Pero los críticos de la reforma laboral siguen sin tirar la toalla. Ahora, el discurso dominante habla de "recuperar el peso de la negociación colectiva", es decir, volver a centrar el peso de la evolución salarial en los acuerdos sectoriales que suscriben la patronal y los sindicatos. En efecto, las reglas de la reforma del mercado de trabajo de 2012 permiten "descolgarse" de dichos acuerdos y centrar las negociaciones a nivel empresa, pero esto no significa que las mercantiles apuesten siempre por ese camino, sino que simplemente abre la puerta a descentralizar los procesos cuando sea necesario.

¿Qué nos dicen los datos? La Organización Mundial de Trabajo acaba de publicar una demoledora estadística en la que muestra que el comportamiento del mercado laboral en lo relativo al peso de la negociación colectiva no presenta cambios significativos, más allá de ligeros ajustes de escasa incidencia para los resultados generales.

Lo podemos ver en los tres siguientes gráficos, que documentan el peso de la negociación colectiva sobre el total de trabajadores, sobre el total de nuevos contratos firmados y sobre el total de ocupados del sector privado. Las tres variables acreditan que no ha habido cambios significativos desde 2012, tumbando el último mito de los enemigos de la reforma laboral. Son datos de la Organización Mundial de Trabajo, tratados por la Universidad de Ámsterdam y mediados por sindicatos de todo el mundo.

cobertura-negociacion-colectiva-1.png
cobertura-negociacion-colectiva-2.png
cobertura-negociacion-colectiva-3.png

De hecho, si se compara la cobertura de la negociación colectiva en España con otros países del Sur de Europa gobernados por la izquierda, como Portugal o Grecia. Haciendo este ejercicio podemos ver que nuestro país es el que más prevalencia da a este tipo de acuerdos, diez puntos porcentuales por delante de nuestros vecinos lusos y cincuenta puntos porcentuales por encima de la situación del país heleno.

cobertura-negociacion-colectiva-4.jpeg

Cae así el último mito de la reforma laboral. Los datos que acaban de hacerse publicos desmontan por completo la tesis de que el nuevo marco de relaciones laborales haya causado un desplome en la negociación colectiva.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia