Menú

Los 'impuestos verdes' que vienen: más ecotributos con la excusa de la emergencia climática

Viajes, carreteras, vuelos y bolsas de plástico podrían sufrir nuevas subidas impositivas con la excusa del Cambio Climático.

0
Viajes, carreteras, vuelos y bolsas de plástico podrían sufrir nuevas subidas impositivas con la excusa del Cambio Climático.
Protestas de jóvenes estudiantes y Ecologistas en Acción en Madrid

Ecologistas, economistas, políticos y organizaciones internacionales están remando al unísono para aumentar la denominada como recaudación verde. En la Cumbre Social del Clima, un evento alternativo a la COP25 de la ONU, se exige con más contundencia aún la intervención estatal para hacer frente a la refutada teoría del Cambio Climático.

Los activistas, a través de 300 talleres y conferencias organizadas en las lindes de la Universidad Complutense de Madrid, defienden a capa y espada ante los universitarios los preceptos de informes como el de los Impuestos energético-ambientales en España, que apuestan por una "reforma fiscal verde" que esquilmaría aún más el bolsillo de las clases medias españolas.

La amenaza de materializar estos nuevos ecotributos está presente en declaraciones del presidente en funciones, Pedro Sánchez, o la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera. Sus líneas discursivas van en consonancia con lo que el marxismo verde nacido en la década de los 70 y apoyado por los burócratas de la ONU, están consiguiendo implantar: ecochiringuitos regados con dinero público.

Nuevos ecotributos

En el último ejercicio de 2018, nuestro país recaudó por impuestos ambientales 22.066 millones, la cifra más alta desde 2008, frente a los 21.371 millones de 2017. Esta cifra pretende ser superior en 2020 creando nuevos ecotributos para cumplir con los objetivos marcados por el izquierdismo.

Tanto en el pabellón verde de la Cumbre del Clima oficial como en la Cumbre Alternativa se presiona para gravar tasas al transporte, los viajes, el turismo o el carbono. En los diferentes folletos se puede leer las acciones previstas. Veamos.

  • Ecoimpuesto a las carreteras: el PSOE ya adelantó que su intención era igualar los tipos impositivos de gasolina y diésel. De formalizarse el gobierno social-comunista, el combustible volvería a sufrir una nueva subida en los precios.
  • Ecoimpuesto a los billetes de avión: el marxismo verde lucha por gravar los viajes con impuesto de un 5% sobre el precio del billete. El sector turístico en España sería la primera industria afectada. Y lo cierto es que la Comisión Europea baraja que los países de la UE implanten este tipo impositivo a los pasajeros para frenar el transporte aéreo y reducir las emisiones de dióxido de carbono.
  • Ecoimpuesto al carbono: se trata de un tributo casi confiscatorio que gravaría drásticamente aún más a las industrias que emiten CO2. De este modo, dicen sus acérrimos defensores, "se lograría la descarbonización mundial con mayor eficacia al no poder soportar tipos impositivos tan altos", afirman.
  • Ecoimpuestos al plástico: este tributo es el más peleado por los ecologistas y desde Bruselas ya se ha anunciado que piensan imponerlo.

Y hacia el camino marcado por el ecologismo predicante de la ONU se dirigen buena parte de los países occidentales. En España, estos ecotributos se sumarían a los que ya se pagan. En 2018, según el INE, la recaudación por impuestos verdes subió un 3,3% en comparación con el año anterior.

Actualmente, según el Instituto Nacional de Estadística, los hogares pagaron el 51,8% del total de estos tributos verdes. El 82,7% de dicha fiscalidad procedía de los impuestos medioambientales sobre la contaminación y recursos, (4,3%), o sobre el transporte (13%).

movilidad-y-genero-1.jpg
Activistas en la Cumbre Social del Clima en la Universidad Complutense I Madrid

100.000 millones

En Europa tampoco hay esperanza para la clase media. Bruselas acaba de anunciar un Pacto Verde para convertirse en la conciencia global contra la falsa emergencia climática. Úrsula Von der Leyen, la presidenta del ejecutivo comunitario, ha anunciado el plan de desaparición de los combustibles fósiles en Europa de cara al 2050.

Von der Leyen quiere conseguir que la cuarta parte del marco presupuestario para los años 2021 y 2027 se destine a la transición ecológica. En este sentido, Bruselas ha comunicado que la presión fiscal aumentará para poder invertir 100.000 millones de euros del erario público de los europeos en frenar el Cambio Climático. Una cifra estratosférica que se alcanzará con más ecotributos para alegría de las élites del izquierdismo verde subvencionado, y merma en la dañada economía de las clases trabajadoras.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios