Menú

El comunista Alberto Garzón, el ministro de Consumo 'anticompras'

Garzón genera muchas dudas sobre cómo va a defender un ministerio que gira en torno a lo que más detesta su ideología comunista: el consumo.

0
Garzón genera muchas dudas sobre cómo va a defender un ministerio que gira en torno a lo que más detesta su ideología comunista: el consumo.
El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, en el Congreso de los Diputado | EFE

Alberto Garzón (Logroño, 1985) ya tiene su propio ministerio. Pablo Iglesias ha correspondido al líder de Izquierda Unida (IU) por los servicios prestados y le ha regalado un asiento en el Consejo de Ministros. Consumo será la cartera que dirigirá Alberto Garzón, que actualmente está dentro del Ministerio de Sanidad que comanda la socialista María Luisa Carcedo.

A este ministerio de nueva creación se le sumarán competencias sobre asuntos relacionados con el juego y las casas de apuestas, uno de los principales bastiones de Podemos que, hasta ahora, dependía del Ministerio de Hacienda. Garzón no ha sido nombrado oficialmente, pero desde hace meses era vox pópuli, que si Pablo Iglesias llegaba al Gobierno de España, buscaría un hueco para él. A día de hoy, todas las fuentes cercanas a las negociaciones de PSOE y Podemos confirman que así será.

Para este reconocido comunista, liderar un ministerio de ámbito económico va a suponer todo un triunfo. Pero resulta que Garzón se ha proclamado enemigo del capitalismo en todas su vertientes, lo que genera muchas dudas sobre cómo va a defender un ministerio que gira en torno a lo que más detesta su ideología: el consumo.

Un comunista al frente de Consumo

De hecho, hace pocos días, Garzón se vio envuelto en una nueva polémica por haber borrado un mensaje de Twitter en el que defendía el sistema de consumo de Cuba en el blog de Público. "El único cuyo modelo de consumo es sostenible y tiene un desarrollo humano es... Cuba", tuiteaba en 2012 el líder de IU, un comentario que se ha visto obligado a borrar después de que se sepa que es uno de los ministrables de Podemos.

A pesar de haber hecho desaparecer este mensaje, son muchos los comentarios anticapitalistas y anticonsumo con los que Garzón se ha despachado en Twitter en los últimos años. Este comunista ha cargado en reiteradas ocasiones contra el modelo de consumo actual y ha llegado a hacer afirmaciones tan surrealistas y falsas como que "el capitalimo mata".

Pero él no se priva de lujos

A pesar de su conciencia comunista, Garzón se ha visto envuelto en numerosas polémicas por lo hipócrita del ritmo de vida y lujo que lleva, que nada tiene que ver con la ideología que dice profesar.

Cabe destacar la imagen que publicó el líder de IU recientemente en su cuenta de Instagram en la que aparecía cocinando con una sudadera de la República Democrática Alemana –DDR por sus siglas en alemán– y en la que aparecía de fondo su Thermomix, uno de los robots de cocina más caros del mercado, cuyo precio no baja de los 1.100 euros.

Tampoco podemos olvidar la luna de miel de la que disfrutó el comunista en Nueva Zelanda durante un mes. Aunque él aseguró que su viaje de novios fue "como el de cualquier español", lo cierto es que es difícil que la clase obrera a la que presume defender pueda permitirse una luna de miel con un presupuesto de entre 10.500 y 13.500 euros.

Con su último libro ¿Quién vota a la derecha? De qué forma PP, Ciudadanos y Vox seducen a las clases medias, también fueron muchos los que le echaron en cara a Garzón su falta de coherencia al demonizar a las multinacionales, pero vender su libro en Amazon, la plataforma capitalista por excelencia.

A nivel económico son muchas las perlas que nos ha dejado Garzón en las redes sociales y que avisan del radicalismo que está a punto de llegar al Gobierno de España.

En Libre Mercado

    Servicios