Menú

La publicidad de los influencers en Instagram ya está bajo el radar regulatorio en España

Un usuario con más de 100.000 seguidores en la red social cobra más de 1.000 euros por cada post de promoción.

0
Un usuario con más de 100.000 seguidores en la red social cobra más de 1.000 euros por cada post de promoción.
Los influencers deberán tener más cuidado a la hora de hacer publicidad | Pixabay/CC/sasint

La publicidad en Instagram ha crecido un 70% en el último año para su sección Instagram Stories y a nivel global, la red social se lleva el 10% de la inversión publicitaria total. A esto hay que añadir que, según el Estudio Anual de Redes Sociales del IAB, un 55% de los usuarios busca información de los productos que desea por medio de las redes sociales antes de realizar la compra. Quizá por eso, los usuarios con más seguidores en la red social de la imagen son llamados influencers.

Según CronoShare, un usuario con más de 100.000 seguidores en la red social cobra más de 1.000 euros por cada post en el que promocione un producto. En el caso de los más famosos, como Kylie Jenner o Cristiano Ronaldo, llegan a embolsarse entre 1,14 millones de euros y 800.000 euros por solo una publicación. Tanto es así que, la firma Hopper HQ asegura que el futbolista portugués ya gana más dinero gracias a esta red social que por jugar al fútbol. Según los datos, el luso ingresó más de 47 millones de euros por la publicidad en Instagram y 30 millones por jugar en la Juventus de Turín en 2018.

Sin embargo, a partir de ahora puede que los influencers tengan que tener más cuidado a la hora de hacer publicidad. El organismo independiente, Autocontrol, encargado de asegurarse que los anunciantes cumplan los códigos de conducta publicitarios, ha advertido a un usuario de Instagram de que una de sus publicaciones vulnera la normativa por no informar a sus seguidores de que es una publicación promocional.

El foco de Autocontrol se posó sobre Paulina Eriksson, una usuaria con 52.000 seguidores. En octubre subió dos fotos posando con unos auriculares inalámbricos y no señaló de que se trataba de una publicación publicitaria encargada por la marca Urbanista. Unos meses más tarde, el Jurado de la Publicidad de Autocontrol ha sentenciado que era un post comercial sin señalizar, aunque no le ha puesto ninguna sanción a Eriksson.

Aunque esta usuaria ha sido la primera, según un estudio de la firma Mediakix, el 93% de los posts patrocinados no están adecuadamente señalados. Por tanto, esta resolución puede servir como antecedente de lo que estaría por venir o de los riesgos a los que se enfrentan los influencers por hacer publicidad encubierta. Por el momento, la Asociación Española de Anunciantes (AEA) y Autocontrol están creando un código de conducta para la publicidad en las redes sociales. En otros países europeos, como Francia o Italia ya se obliga a los usuarios a poner hashtag señalando que se trata de un anuncio.

En Libre Mercado

    Servicios