Menú

El misterio del MWC: ¿cancelado por el coronavirus o por el precio de los stands?

¿Por qué se ha cancelado el MWC si las marcas han acudido al ISE de Amsterdam? Es la pregunta que se hace el sector en estos momentos.

0
¿Por qué se ha cancelado el MWC si las marcas han acudido al ISE de Amsterdam? Es la pregunta que se hace el sector en estos momentos.
Cartel del MWC en Barcelona | EFE

Que se haya caído el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona no es asunto menor, y menos cuando sabemos que hay otras ferias como el Integrated System Europe (ISE) de Amsterdam que se está desarrollando sin ningún tipo de problema en estos mismos días.

Algunos de los participantes de esta misma feria informan a Libertad Digital y esRadio de que el ISE está desarrollándose con total normalidad. "Están casi todas las marcas" y respecto a la psicosis por el coronavirus, dicen no sentir ni rastro de la misma. "Hemos visto dos visitantes asiáticos con mascarilla, dos entre las miles de personas que hay aquí ahora mismo", nos explicaban.

El portavoz de Sony –marca que sí está en Holanda–, Maxime Lemoine, explicaba a Efe que "hemos tenido algunos clientes que no han venido este año a la feria del ISE, pero de manera general hay bastante gente, creo que no se han perdido muchos clientes por este tema. Es verdad que hablamos mucho de lo que está pasando, la gente está tomando algunas precauciones, pero con cierta normalidad".

Como curiosidad, y dato a sumar a los que analizamos para tratar de encontrar una respuesta al porqué de la espantada al MWC de Barcelona, el ISE de Amsterdam se celebrará el próximo año en la Ciudad Condal.

barcelona-ise-2021.jpg

Calvo: "No se ha suspendido por el coronavirus"

En la búsqueda de motivos para la espantada al MWC, encajan también las declaraciones que ha dejado este mismo jueves la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en un desayuno informativo en Madrid. Decía la vicepresidenta que la extensión del coronavirus no está detrás de la cancelación del MWC, pese a que es la excusa esgrimida por las compañías que han anunciado su decisión de no acudir a la cita en Barcelona.

Calvo insistía en que la cancelación del MWC "no es por la alerta sanitaria. España tiene una situación controlada", añadía durante su intervención en un desayuno informativo en Madrid. "Tiene que quedar claro" que la cancelación de la feria no se produce por razones sanitarias", insistía. Preguntada entonces, ¿por qué?, se limitaba a señalar "otras razones".

En esta misma línea se expresaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en redes sociales.

Telefónica lleva la contraria a Calvo y Sánchez

Es curioso que la primera empresa de telefonía de España, Telefónica, haya emitido un comunicado poco después de las declaraciones de la ministra en el que lamenta la suspensión del MWC, "por la situación generada por el coronavirus". Además, agradece "el enorme esfuerzo realizado tanto por la organización como por las autoridades" y remata apoyando a Barcelona "como ciudad anfitriona del MWC".

Y es que éste ha sido el motivo principal que han esgrimido todas y cada una de las marcas que han ido anunciando su decisión de apearse del MWC.

Entonces ¿qué ha provocado esta espantada?

¿Los nuevos impuestos?

Son varias las razones a las que apuntan distintas fuentes. Lo primero que se ha destacado por redes sociales es que el anuncio por parte del Gobierno de Sánchez de la puesta en marcha de las llamadas tasas Google y Tobin, es decir, los impuestos a las transacciones financieras y a las empresas tecnológicas, estarían detrás de las cancelaciones.

Esto podría ser un motivo de peso para la cancelación por parte de las principales afectadas en España por estos impuestos como son Google, Amazon o Facebook, que dominan la mayor parte de los negocios afectados por el impuesto, pero no tanto para las empresas japonesas, por ejemplo, para quienes la incidencia se antoja mucho menor. Sin embargo, han sido las empresas japonesas algunas de las que primero se borraron de la cita española.

¿Razones políticas?

Otra de las razones que se esgrimen es la política. La celebración del MWC no ha estado exento de polémica durante los últimos años. Sin ir más lejos, un artículo publicado en la web del Ayuntamiento de Barcelona que tachaba de cancerígena la tecnología 5G hacía pensar que el MWC podría haberse molestado. También fue utilizado por la administración de Isabel Díaz Ayuso en Madrid para poner alfombra roja al congreso por si quisieran celebrarlo en Madrid.

También es cierto que el propio MWC en ediciones anteriores advirtió de que la deriva independentista en Cataluña ha puesto en peligro la celebración de este Congreso. Sin ir más lejos, John Hoffman, director del MWC, confesó que "estuvimos extremadamente nerviosos por el asunto –la deriva separatista– del año pasado. Estábamos preparados para cancelar el evento y llevárnoslo fuera de Barcelona. Incluso teníamos dos localizaciones potenciales para llevarlo", dijo.

No obstante, las razones políticas hubieran empujado más al MWC a no celebrarse o cambiar la localización que a decisiones individualizadas de las propias firmas de tecnología, como ha sido el caso.

¿Razones económicas?

Distintas fuentes del sector conocedoras de la realidad del MWC informan a Libertad Digital de que las empresas han estado acudiendo estos últimos años a la cita en la Ciudad Condal más por compromiso que por el retorno que obtenían de la feria.

Según nos explican, que se tratara de una de las citas más ineludibles del sector había encarecido los precios de participación de manera muy notable. Según varias informaciones, el metro cuadrado para colocar stands en Barcelona superaba ya los 1.000 euros y no incluía la caseta, sólo el espacio, el suministro eléctrico y la seguridad. Por lo que ha podido averiguar LD, otras ferias como el ISE en Amsterdam cuestan la mitad.

Al precio de la participación se le suma la inversión en desplazamientos de personal, así como el diseño y puesta en marcha de los propios espacios de cada marca. En definitiva, una participación de costes millonarios y una generación de negocio en retroceso. "Estaban esperando cualquier excusa para no acudir", dice una de estas fuentes.

¿El coronavirus?

Sin embargo, y pese a todo, el miedo al coronavirus sigue siendo la explicación oficial que ofrecen todas las marcas para justificar su decisión de no acudir a la cita en Barcelona. Preguntadas por qué Barcelona no pero Ámsterdam sí, insisten en que no ha dado tiempo a cancelar la cita holandesa.

En Libre Mercado

    Servicios