Menú

La defensa del capitalismo de Rodríguez Braun, Rallo y Lacalle en el 20 aniversario de Libertad Digital

Tres referentes del panorama económico se han dado cita para debatir sobre uno de los pilares fundamentales de nuestra democracia: el libre mercado.

0

Con motivo de la celebración del 20 aniversario de Libertad Digital, el grupo ha reunido en la Universidad Francisco Marroquín (UFM) de Madrid a tres pesos pesados del panorama liberal actual: Carlos Rodríguez Braun, Juan Ramón Rallo y Daniel Lacalle. Sus apretadas agendas hacen que no sea muy habitual ver juntos a estos referentes económicos en torno a una mesa de debate, pero la ocasión lo merecía.

Los colaboradores de Libertad Digital y esRadio han debatido en directo, en un encuentro abierto al público, sobre uno de los pilares fundamentales de nuestra democracia: el libre mercado. En esta cita de gran altura económica, el trío de divulgadores ha repasado sus inicios y las razones que les mueven a defender la libertad contra viento y marea. También, han desmontado los mitos y falacias que vierten a diario los enemigos del capitalismo y han desenmascarado al socialismo en todas sus vertientes. La jefa de Cultura de Libertad Digital, Nuria Richart, y el director de la UFM de Madrid, Arturo Fabra, se han encargado de conducir un coloquio, que han inaugurado lanzado al aire la pregunta de: "¿Contra qué nos vacuna el libre mercado?".

"Nos vacuna contra la tiranía política. Contra aquellos que quieren dirigir coactivamente nuestras vidas y que no respetan a cada una de las personas a la hora de conseguir su propio proyecto de vida", respondió rápidamente Rallo. Rodríguez Braun citó "al maestro" Friedrich Hayek para explicar que nos vacuna "contra 'la fatal arrogancia'. Contra la idea de que podemos saber lo suficiente para regular y controlar la vida de los demás". Lacalle, sin embargo, consideró que esta doctrina económica "no tiene la capacidad de vacunarte, simplemente nos ayuda a aprender de lo compleja que es la economía y lo importante que es la libertad. Sobre todo, nos ayuda a evitar las soluciones mágicas, rápidas y, aparentemente, fáciles que estropean las cosas mucho más".

En un salón de actos donde la mitad de los asistentes eran jóvenes universitarios, Rodríguez Braun contó que, en la universidad de Argentina en la que estudió, "nunca jamás me hablaron de los economistas austriacos. Me entere aquí (en Madrid)". El doctor en Economía, que tuvo el privilegio de conocer personalmente a Hayek, lamentó en tono humorístico que "los austriacos –y casi, los liberales– no sean mainstrean". Aún así, Rallo se mostró optimista con las nuevas generaciones de estudiantes y aseguró que percibe que "cada vez más gente joven se va sumando a las ideas de la libertad", y eso "te da un empuje de fuerza para seguir remando. Aunque no hayan leído a economistas con obras de hace 200 años, lo más importante es que entiendan cómo funciona el libre mercado y por qué genera prosperidad y espacios para la autorrealización personal".

Los tres mentores también quisieron dar su propia definición de libre mercado:

  • Carlos Rodríguez Braun remarcó que "el liberalismo no es fundamentalmente económico, hay que defenderlo por razones morales. No es sólo que el mercado sea eficaz económicamente, es que, moralmente, es superior a sus alternativas".
  • Daniel Lacalle destacó que "el mercado, o es libre, o no es mercado. Es un lugar físico o no físico en el que los agentes económicos se ponen de acuerdo para maximizar el beneficio de consumidores y productores por el bien de todos".
  • Juan Ramón Rallo considera que "el liberalismo es una filosofía política y su aplicación al ámbito económico es lo que genera el libre mercado. Tiene tres principios básicos: libertad personal, propiedad privada y autonomía contractual".

Escuela de Salamanca y comunismo

Los economistas hicieron un repaso por los principales hitos históricos del pensamiento liberal en nuestro país, por lo que no dudaron en remontarse a la Escuela de Salamanca, de la que destacaron su gran influencia en la teología moral de la época. "No fue una escuela de pensamiento económico, los economistas vinieron después. Allí se hablaba de religión y de moral", porque estaba formado por "sacerdotes y teólogos", recordó Rodríguez Braun, quien se refirió a uno de los principales mandatos morales del liberalismo, "que no es respetar la propiedad de uno mismo, sino respetar la propiedad del otro".

De la Escuela de Salamanca, los ponentes pasaron a analizar lo llamativo que resulta que el comunismo haya fracasado en los más de 70 países donde se ha instaurado y que todavía haya países que lo practiquen. "El comunismo nunca se compara con sí mismo, se compara con la magia. Siempre se dice que no se ha implementado, que no es verdadero comunismo… mientras que el capitalismo siempre va a estar intentado avanzar sobre los errores que cometen en el proceso de desarrollo", explicó Lacalle. Insistiendo en esta idea, el experto citó la frase de Thomas Sowell que dice que "el socialismo tiene tantos récords de fracasos que sólo un intelectual lo podría justificar". Entonces, ¿por qué se repite una y otra vez un sistema que ha funcionado tan mal? "Primero, porque el que lo va a instaurar dice: 'eso no lo he hecho yo', aunque sea todavía más inútil que el anterior, y, segundo, porque dice: 'eso no es verdadero socialismo'. Nada es verdadero socialismo para ellos", respondió.

Rallo también apuntó otra frase célebre de Bryan Caplan, que decía que "yo quiero tantos intentos para aplicar el liberalismo radical o el anarcoliberalismo como tienen los socialistas para aplicar el socialismo". En la misma línea fue Braun, que señaló que "el liberalismo siempre es juzgado por sus peores resultados y el antiliberalismo, por sus mejores objetivos". Los tres expertos coincidieron en que hay países más propensos que otros a sucumbir ante esta economía totalitaria.

Mitos y falacias anticapitalistas

Los mitos, las falacias y las medias verdades sobre el liberalismo ocuparon buena parte de los comentarios de estos tres economistas, que no dudaron en poner encima de la mesa teorías y datos contundentes para derribarlos.

  • ¿Por qué no damos a la máquina de hacer dinero? "El dinero es una forma de intercambiar la riqueza que hemos creado, pero no es riqueza en sí misma. La gente lo que necesita son bienes y servicios para satisfacer sus fines, por eso, necesitamos ser muy productivos para multiplicar esos bienes y servicios. Si creamos dinero, y no bienes y servicios, nos costarán muy caros", explicó Rallo. Para Lacalle, que fue todavía más allá, consideró que "la utilización social del dinero es robar. Es quitarte a ti el dinero para que se lo quede el Estado". En este sentido puso como ejemplo Venezuela, donde ha subido 53 veces el Salario Mínimo y, en términos reales, "lo han bajado esas 53 veces".
  • Los impuestos: Rodríguez Braun celebró que haya habido un "cambio notable en España ante la sensibilidad fiscal. Ahora, la gente habla de impuestos, y los partidos se echan la culpa unos a otros por subirlos. Hace 30 años, esa discusión no existía", comentó. Lacalle se mostró de acuerdo con esta visión, y añadió que "antes los impuestos subían, y ahora, los suben los políticos de turno".
  • Igualdad: "La desigualdad se ha convertido en la bandera socialista porque es muy complicado defender el comunismo. Lo que debemos entender nosotros es que la igualdad es nuestra, de los liberales. Y hay una igualdad que es compatible con la justicia, que es la igualdad ante la ley", señaló Rodríguez Braun.
  • Capitalismo y pobreza: con el capitalismo "es verdad que hay mas ricos, pero hay que preguntarnos: ¿cómo son de más ricos los pobres?, ¿en cuántos grados ha aumentado el umbral de riqueza?", se preguntó Lacalle. "Ahora, un pobre en EEUU tiene más acceso a bienes y servicios que un rico en 1935. Necesariamente, para que los ricos sean más ricos, los pobres y la clase media tiene que ser más rica. En el único sitio en el que los ricos son ricos y todos los demás son pobres es en el socialismo", sentenció. Rallo apuntó a los dos periodos donde más se ha reducido la pobreza a lo largo de la historia, que son la Revolución Industrial y la globalización centrada en Asia en los 80. "Los dos coinciden en un crecimiento del comercio, de la propiedad privada y de la libre empresa", repasó. La pobreza ha ido descendiendo en los últimos 30 años, tanto, que "sin saberlo, hemos vivido en el periodo de la historia de la humanidad en el que más gente ha escapado de la pobreza", añadió.
  • Feminismo y ecologismo: Lacalle cree que "no hay ninguna posibilidad de que las mujeres alcancen sus objetivos y el nivel de igualdad con los hombres –para organizar su vida o sus negocios– más que en el capitalismo". Con el respeto al medio ambiente, "ocurre lo mismo" apostilló, "porque la planificación central, basada en que un grupo de políticos cree que es el que sabe lo que necesita la población y los agentes económicos, siempre fracasa. Pero el socialismo siempre tiene que arrebatar banderas a la sociedad civil".
  • ¿Las máquinas nos quitarán el trabajo? Para tumbar este mito, Braun mencionó al economista David Ricardo que, estudiando la crisis de los luditas, se fijó en que para evaluar si las máquinas nos quitaban el trabajo no había que mirar un sector concreto, sino el empleo global. "Y descubrió que las máquinas aumentaban la productividad, y si se aumenta la productividad, se aumenta la riqueza de un país y, si esto sucede, se aumenta el empleo", relató. "Si la tecnología destruyera empleo, habría desaparecido el empleo en la faz de la tierra", evidenció. Lacalle defendió la teoría de Braun asegurando que "los países con más robots del mundo tienen los niveles de paro más bajos del mundo porque son más productivos". Además, "si las máquinas nos quitaran el empleo de verdad, ya las hubiéramos destruido nosotros mismos", añadió.

A pesar de todos los frentes y los ataques con los que tiene que lidiar el capitalismo en nuestros tiempos, estos tres pensadores se mostraron convencidos de que el futuro se presenta cada vez más libre para los ciudadanos. "La propia existencia de Libertad Digital es la demostración de lo que hemos hecho y de lo que hemos avanzado. Es un ejemplo de que sí estamos mejor que antes", concluyó Carlos Rodríguez Braun.

En Libre Mercado

    Servicios