Menú

Carrefour cede a la presión feminista y deja de vender disfraces "demasiado sexis"

El Corte Inglés y Alcampo también se han pronunciado para dejar de vender este tipo de disfraces.

0
El Corte Inglés y Alcampo también se han pronunciado para dejar de vender este tipo de disfraces.
La presión feminista ha podido con los disfraces de enfermera de Carrefour I Alamy

El movimiento feminista está cada vez más cerca de convertirse en un lobby del recato y la moral como si se tratara de la Santa Inquisición. Primero fueron las azafatas de la fórmula 1, que perdieron sus puestos de trabajo por la "hipersexualización" del cuerpo femenino, y después, llegaron una serie de censuras contra determinados uniformes en torneos deportivos, etc. Ahora, el turno le ha llegado al carnaval y a Carrefour.

La cadena de supermercados puso a la venta varios disfraces considerados "demasiado sexis". Se trata de uniformes de guardias civiles, bomberas o enfermeras que tenían menos tela de lo normal, y que destacaban por ser más provocativos que las prendas de vestir originales de estos trajes. Rápidamente, la periodista catalana Ana Polo creó un hilo de Twitter para denunciar que Carrefour estaba vendiendo uniformes que "hipersexualizaban" el cuerpo de la mujer. Pero Polo no fue la única, el grupo independentista Bomberos por la república denunció en su cuenta que Carrefour estaba vendiendo un uniforme de bombera demasiado sexy y que no se ajustaba a la realidad.

"Es un insulto a nuestra profesión, pero sobre todo es una falta de respeto y un menosprecio para todas las mujeres. ¿Se puede saber por qué la bombera no lleva pantalones?", se preguntaban los bomberos nacionalistas. Por su parte, la periodista catalana afirmaba que "en general todos tienen este componente sexy, como si fueran para el rodaje de una peli porno".

Carrefour, ante la oleada de mensajes pidiendo que se retiraran estos disfraces y cedió a la presión. El Corte Inglés y Alcampo también se han pronunciado para dejar de vender este tipo de disfraces, que se pueden encontrar perfectamente en otras tiendas online o en cualquier bazar asiático.

Pero esta transcendental reivindicación del movimiento feminista no es nueva. Facua, la conocida organización izquierdista en defensa de los consumidores, ya pidió que se retiraran estos disfraces sexis. Lo mismo hizo el sindicato de enfermeras de Satse, que levantaron la voz contra los disfraces de enfermeras con poca tela. A partir de ahora, para poder vender un disfraz habrá que medir muy bien los centímetros de tela que se usan, si no se quiere ofender a estos colectivos.

En Libre Mercado

    Servicios