Menú

Guerra ecoanimalista por el 'cotorricidio': procotorras de Argentina se enfrentan a progorriones nacionales

El exterminio del 90% de los 12.000 ejemplares de aves exóticas en Madrid ha dividido el corazón de los defensores de la naturaleza.

0
El exterminio del 90% de los 12.000 ejemplares de aves exóticas en Madrid ha dividido el corazón de los defensores de la naturaleza.
Cotorras en un parque de Madrid | EFE Verde

El exterminio de la cotorra argentina y de Kramer que ha anunciado el alcalde de Madrid, Martínez Almeida, está enfrentando a ecologistas, conservacionistas y animalistas. Primero por el alto precio para las arcas municipales, tres millones de euros que saldrán a 200 euros por cotorra, (actualmente hay 12.000 ejemplares en la capital, según SEO Bird Life), y sobre todo, porque acabará con dos especies ya adaptadas a la vida en libertad y de la que "existen muchos tópicos inexactos", según los animalistas.

El cotorricidio ha dividido el corazón de ecologistas y naturalistas. Para Juan Carlos del Moral, coordinador del área de estudio y seguimiento de avifauna de SEO/BirdLife, hay que acabar con los estragos que están causando en las ciudades estas especies exóticas invasoras. El conservacionista las compara con ratas, y como tales, "hay que llevar a cabo su erradicación". El experto defiende que, además, son violentas y están acabando con especies nativas como el gorrión que ya es una especie en extinción".

La ONG SEO/Bird Life alerta además de la destrucción del arbolado "dado que mutilan los árboles que no les sirven para construir nidos colosales de hasta 100 kilos de peso" que, además, "amenazan el paso de los transeúntes". Y, lo que es peor, "son portadoras de enfermedades a humanos", informan. Los ecologistas se suman así a las centenares de denuncian de los vecinos que "no pueden soportar el ruido infernal" que provocan con el consiguiente insomnio. Por ejemplo, en el Parque Tierno Galván en Madrid, los transeúntes nos confirman que las cotorras se despiertan a las cinco de la mañana y ya no cierran el pico. Por algo son cotorras.

Barcelona, Málaga, Sevilla y Valencia también padecen la plaga de aves inmigrantes. Miguel del Pino, biólogo, catedrático de Ciencias Naturales y colaborador de Libertad Digital, ha lamentado el exterminio causado por la dejadez y desidia de los sucesivos gobiernos desde que se diera el aviso en la década de los ochenta de las primeras cotorras argentinas en Madrid. "La respuesta de las autoridades ambientales del momento fue nula: dos chiflados que dicen no sé qué de unos loros que se han escapado. Pues bien, aquí están las consecuencias de la ineptitud y la falta de previsión de aquellos gestores", critica en su artículo.

La forma de morir

Ahora, tras haberse dictaminado la sentencia de muerte al 90% de las cotorras, la polémica está, sobre todo, en la forma en la que van a matarlas. Fuentes consultadas del sector naturalista aseguran que "el gaseado es el peor método de sacrificio", el más doloroso para las aves. Advierten que una fórmula rápida y sin sufrimiento sería la de los disparos con escopetas de aire comprimido. Así lo explicaba en su momento Alberto Esteban, jefe de la Unidad de Agentes de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza al mando en la operación anticotorras que fue llevada a cabo en 2016 en la capital aragonesa.

cotorras-mad.jpg
Cotorras en un parque de Madrid I LD

"Combinamos estrategias muy selectivas, poco costosas y sin riesgo para los técnicos", como son el control de puestas o pinchado de huevos y el de ejemplares adultos mediante disparos", expuso. Sin embargo, aclaró posteriormente, que "el agua en los huevos no evitaba la reproducción y el aumento de la población de las cotorras por lo que acudieron a las escopetas con las medidas de seguridad adecuadas. Es "el método más efectivo, porque es el más selectivo: se actúa sobre los adultos de esta especie" que, ha recordado, no sólo está catalogada como invasora desde 2011 sino que desde 2007 se contempla legalmente su erradicación.

Del Pino sostiene que existen "métodos nada cruentos para ir mitigando la proliferación de las aves exóticas". El biólogo propone anticonceptivos o captura sin muerte y posteriores campañas de adopción. Además, el catedrático desmitifica que sean las culpables de la reducción de gorriones y lo achaca a otros motivos.

"No al gaseado"

Los animalistas no comulgan con ninguna de estas posturas. Su visión está muy alejada de la opinión de naturalistas o conservacionistas.

PACMA, como ya lo hiciera con el gobierno de Manuela Carmena, intenta de nuevo frenar el exterminio de cotorras. Los conservacionistas creen que este boicot ha sido una de las razones por las que nunca se han llevado a cabo ninguna tipo de medida contra la reproducción de las invasoras. "Ahora el drama es mayor porque no se ha actuado antes por miedo a partidos como PACMA", cree uno de los expertos conservacionistas consultados para este reportaje.

Desde PACMA sostienen que "los gorriones siguen en Madrid y si desaparecen no es por la cotorra, ni porque la cotorra los ataque. A los gorriones les afectan los pesticidas y la contaminación de la ciudad", señalan en el manifiesto con más de 32.000 firmas que han entregado al ayuntamiento.

En el escrito añaden que el gaseado "no es un método de sacrificio ético porque es doloroso y estresante, la pérdida de conocimiento nunca es instantánea, y provoca reacciones desesperadas de huida, aleteos y vocalizaciones. Algunas aves siguen aleteando incluso cuando aparentemente han perdido la consciencia y otras sobreviven al gaseado, lo que implica tener que matarlas después aumentando el tiempo de agonía", denuncian.

Por su parte, desde la delegación de Medio Ambiente del consistorio de Madrid, ya han anunciado que la reducción de la población se llevará a cabo "mediante el control de nidos" y de la forma que "menos sufran las cotorras" sin especificar mucho más.

Por último, desde SEO Bird Life, apuntan a que "no existe un plan de control a nivel nacional" por lo que las pérdidas millonarias y la devastación medio ambiental "puede ser aún mayor".

En Libre Mercado

    Servicios