Menú

Vegefobia: los veganos cambian de estrategia y pasan de ser odiadores a mártires de los omnívoros

En Argentina, la ortodoxia vegana exige al gobierno leyes específicas "que los protejan de los vegefóbos".

0
En Argentina, la ortodoxia vegana exige al gobierno leyes específicas "que los protejan de los vegefóbos".
Campaña vegana contra la vegefobia | Unión Vegana Argentina

La industria se empeña en elaborar productos que contenten el alma de los veganos. Mercadona, por ejemplo, no deja de ampliar y mejorar el catálogo de alimentación para este nuevo nicho. Sus productos estéticos ya casi no están testados en animales.

Igualmente, los restaurantes incluyen en sus cartas varios platos especiales para vegetarianos y veganos, hasta Burger King lo hizo con su Whopper vegano con sabor a ternera (encima fue demandado). Por no hablar del aumento de locales dedicados exclusivamente a la gastronomía sin origen animal. O, por qué no decir que Primor orienta a sus dependientas a priorizar las recomendaciones de sus artículos veganos con el fin de cumplir con los eslóganes del animalismo mundial que, dicho sea de paso, acusa a fabricantes de champú, cremas, tintes, esmaltes o geles, de estar cometiendo crueldad animal en las pruebas de laboratorio.

Tampoco las subvenciones públicas a muchos de los santuarios veganos que se han levantado en Europa consiguen agradar a este grupo social unido contra los que comen carne y beben leche. (Recuerden al nuevo director de Bienestar Animal de Podemos que se declaró recientemente contrario el consumo de lácteos para "evitar la explotación de las vacas").

Y aunque existe hiperregulación normativa en la UE con respecto al bienestar animal, las multinacionales continúan entonando el mea culpa y bailando al paso que marcan los vegano-animalistas. El nivel de acoso que sufren los omnívoros ha crecido en los últimos años por parte de partidos como PACMA. La presión a ganaderos a través de campañas cargadas de bulos informativos, ha hecho mella en el sector cárnico, tal y como informó Libre Mercado.

A este respecto, cabe recordar que los niveles de intolerancia y radicalismo vegano han llevado perturbar la tranquilidad de los clientes que se comían un bocadillo en el Museo del Jamón, quienes asistieron con horror al escrache de miles de veganos que se manifestaban en Madrid.

antiespecistasmuseodeljamon.jpg

Supermercados y granjas han sido objeto de asaltos, robos, amenazas y agresiones, y ni que decir tiene la persecución para amedrentar a los cazadores. Pero pese a todo lo relatado, los veganos sienten que están discriminados. Quizás la estrategia como odiadores no les esté funcionando tan bien como pensaban de cara a la opinión pública, y han decidido sumarse a la moda del victimismo que vende más y hay más garantías para que te den la razón.

Y así llega un nuevo término que ya está en boca de todos. Los veganos declaran que sufren vegefobia. Obviamente no se trata de tener pavor a los vegetales, sino de tener fobia a quienes los consumen con ortodoxia religiosa.

Como no, el concepto nació en París, cuna y criadero de las ideas posmodernas que sacuden a Occidente y lo flagelan. Durante las manifestaciones del Veggie Pride en 2011, la organización definió la vegefobia como "rechazo al vegetarianismo y veganismo ético".

La cosa no fue a más. No caló, nadie compró este discurso. En aquel año solo existía el vegetarianismo elegido por razones de salud o por preferencias gastronómicas sin cuestionar el orden establecido, no eran intransigentes. Hasta que el veganismo creció en adeptos. Ellos iban diez pasos por delante. No comerían ni queso, ni huevos, nada de nada que viniera de un animal. Asumirían en sus tesis el anticapitalismo como eje vertebrador de su ideología que, siempre queda fenomenal en sus campañas, pese a ser las grandes plataformas comerciales las primeras en ofrecer alternativas veganas en sus estanterías.

Pero que la realidad no te rompa la ilusión de ser una víctima. Así es como fuentes del veganismo español consultadas aseguran que sí sienten que están siendo objeto de mofa. Por ejemplo, desde la organización Bueno y Vegano que promueve y aconseja sobre el crudiveganismo (comer solo y exclusivamente alimentos sin cocinar), aluden a varias cuestiones por las que se sienten discriminados. Veamos.

Por un lado, indican que están invisibilizados socialmente, pese a que el número de supermercados y rastrillos eco-veganos sigue creciendo como hemos dicho anteriormente. Se estima que para 2026 genero un total de beneficios de 24.300 millones de euros en el mundo. Pero este escenario favorable a sus pesquisas no es de satisfacción para los que dicen padecer vegefobia.

Otra de las quejas va dirigida al sistema sanitario. Según denuncian los médicos no los respetan. Lo que les faltaba a los doctores, por si no tuvieran suficiente ya con el coronavirus. El hecho de que la OMS y los doctores recomienden dietas omnívoras para mantener saludable el organismo, les parece toda una aberración contra ellos. Los sanitarios y sus esfuerzos por recibir a pacientes que cambian drásticamente su alimentación, tampoco satisface las altas exigencias del universo animalista que, quizás espera que les pongan una alfombra roja al salir del ambulatorio de su barrio al proclamarse vegano en la consulta del médico de cabecera. Los consejos sobre el riesgo para el cuerpo de este tipo de decisiones, no les van a los veganos y la etiqueta ya la tienen puesta: los médicos son vegefóbos.

En Argentina se lo han tomado tan en serio que incluso han lanzado una campaña en Change.org contra la vegefobia: "Estamos juntando firmas para pedirle al INADI Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia tenga a bien reconocer e incluir en sus mapeos de la discriminación en Argentina a la vegefobia como un tipo de discriminación que muchas personas sufren solo por tener un estilo de vida diferente, por ser Vegetarianos de cualquier variante", citan en la petición de firmas que lleva recopiladas más de diez mil.

En este sentido, el sentimentalismo animalista se siente herido por la propia familia, las instituciones y, para que andarnos con rodeos, el mundo al completo, todos son pecadores carnívoros y vegefóbos para los veganos. Y con tantos frentes abiertos, están dispuestos a ir a lucha para combatir los ataques contra ellos. Así es la neo-violencia, odiar siendo víctima (en su imaginación), te licita, te legitima para seguir asaltando ganaderías, solo que ahora el ganadero no es la víctima del asalto a su propiedad, la víctima es el vegano. La cuadratura perfecta del círculo. Para qué queríamos más.

En Libre Mercado

    Servicios