Menú

Los teléfonos de los asesores, "saturados" por los impuestos: "Hacienda está teniendo muy poca sensibilidad"

Con el coronavirus, "Hacienda está actuando como si nada hubiera pasado. Es un despropósito", denuncian desde AEDAF.

0
Con el coronavirus, "Hacienda está actuando como si nada hubiera pasado. Es un despropósito", denuncian desde AEDAF.

Los asesores fiscales no dan crédito a que el Gobierno no haya aplazado todavía los pagos de impuestos en España. El cierre inmediato de una lista infinita de empresas en nuestro país ha dejado sus ingresos a 0, en muchos casos, por lo que a las compañías les está suponiendo tarea imposible cumplir con sus obligaciones tributarias. El confinamiento de todos los ciudadanos por el estado de alarma, tampoco permite a empresas en dificultades o a contribuyentes particulares acudir a resolver dudas al despacho de un asesor fiscal, a la gestoría o a la propia oficina de la Agencia Tributaria, que claro, también está cerrada.

Por eso, desde la Asociación Española de Asesores Fiscales, AEDAF, solicitan al Ejecutivo de Pedro Sánchez medidas "urgentes" de carácter fiscal. "Los preceptos normativos aprobados hasta la fecha en materia fiscal resultan manifiestamente insuficientes" apuntan en un comunicado en el que recuerdan al Gobierno "que el propio Eurogrupo ha recomendado la adopción de rotundas medidas tributarias orientadas a diferir impuestos para paliar los déficits de liquidez de las empresas, cosa que ya han hecho un buen número de países en este y otros continentes".

Además, los asesores avisan de "las dificultades extraordinarias de tesorería que sufrirán en los próximos meses las empresas españolas", por lo que las medidas del Gobierno "deberían ir más allá del aplazamiento de deudas tributarias menores de algunas pymes, o de la posibilidad de conceder avales públicos a empresas con una tesorería en situación estresada para que el tejido empresarial español no resulte irreparablemente dañado". Hasta ahora, el Ejecutivo socialista ha aprobado dos grandes baterías de medidas para paliar la crisis del coronavirus, entre las que no están las bajadas de impuestos. Solo contemplan aplazamientos tributarios y moratorias, que serán por un máximo de 30.000 euros para autónomos y pymes durante los próximos seis meses.

Ignorados por Hacienda

"Esto no es suficiente, no entendemos nada. ¿Cómo es posible que el Gobierno esté tomando medidas contundentes en todas las áreas —dando créditos a empresas o en la laboral, con los ERTE—, pero en la fiscal no?", se pregunta la presidenta de AEDAF, Stella Raventós, en declaraciones a Libre Mercado. "Hacienda está actuando como si nada hubiera pasado", añade. "Ojalá sea porque están preparando unas medidas de calado sobre impuestos, pero lo dudo…", señala. Raventós tiene estas dudas porque, durante la crisis del coronavirus, asegura que han escrito en varias ocasiones a la Secretaría de Estado de Hacienda para solicitar el aplazamiento de los impuestos "y no nos han contestado, vamos, no nos han hecho ni acuse de recibo". Este martes tendrá lugar otro Consejo de Ministros donde irán medidas económicas. Está por ver si entrará la materia fiscal.

Raventós cuenta que los teléfonos de los asesores están "saturados" estos días. Y a esto hay que añadirle que algunos de los profesionales han contraído la enfermedad. "Esto es muy triste. Si por nosotros fuera, hacíamos huelga de brazos caídos, pero luego las sanciones van para nuestros clientes", lamenta. Si se produce alguna multa de Hacienda por retrasos este mes, la experta cree "que cualquier juez la anulará debido a lo que está pasando, pero no tenemos que llegar a eso. Lo que tiene que hacer Hacienda es eximir de impuestos (a todos), por lo menos, durante el mes de marzo".

Empresas "desesperadas"

A la enfermedad de algunos asesores, hay que sumarle la de los contribuyentes o la de sus familiares. "¿Cómo le vas a decir a alguien con coronavirus que tiene que llamar a su asesor fiscal porque su declaración está defectuosa o le falta algo? Es de locos", señala la presidenta de AEDAF. Además, el estado de alarma impide salir a la calle a los ciudadanos para acudir a cualquier oficina o despacho. "Ahora, hay que hacer todos los procesos por internet y no todo el mundo puede. Las grandes multinacionales lo tienen todo telematizado, pero las pymes no", asegura. "Hacienda está demostrando muy poca sensibilidad. Muchas empresas están desesperadas porque no están ingresando nada, y no tienen liquidez, pero también porque no saben realizar el pago de impuestos por la web. Es un despropósito", añade.

Según el texto del Gobierno, será requisito necesario para la concesión del aplazamiento que el deudor sea persona o entidad con volumen de operaciones no superior a 6.010.121 euros en el año 2019 y no se devengarán intereses de demora durante los primeros tres meses del aplazamiento.

Como balón de oxígeno a las empresas, desde AEDAF proponen aplazamientos del Impuesto sobre Sociedades, del IVA, del IRPF y de Transmisiones Patrimoniales. "Países como Alemania, Italia, Austria, Bélgica, Portugal, Finlandia, Noruega, Grecia, Luxemburgo, Rumania, Eslovaquia, Lituania, China, Rusia, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Malasia, Costa Rica, Ecuador, Moldavia, Filipinas o Bosnia Herzegovina han optado ya por diferir los plazos para presentar autoliquidaciones tributarias por impuestos sobre la renta o por IVA y han introducido incentivos fiscales relevantes para otorgar liquidez a las empresas. Asimismo, varias comunidades autónomas de nuestro país han previsto medidas consistentes en diferir los plazos para autoliquidar impuestos o en aplazar, con carácter general, las deudas tributarias", informan los asesores fiscales.

Llama la atención, que a pesar del caos actual, Hacienda haya decidido mantener el 1 de abril el inicio del plazo de presentación de la Campaña de la Renta de 2019. El departamento de María Jesús Montero lo ha justificado en que "al 70% de los contribuyentes les sale a devolver", pero Raventós se pregunta: "¿Y qué pasa con los que les sale a pagar?".

La experta informa de que el próximo 30 de marzo las compañías tendrán que pagar el IVA y el 31, cumplir con el Modelo 720. El mes que viene, también se paga IVA y el fraccionado del Impuesto de Sociedades. Sin olvidar las cuotas mensuales de los autónomos.

La mismas reclamaciones entre los fiscalistas

En la misma línea que AEDAF van en el Consejo General de Economistas. "Aunque nos parece una buena medida la posibilidad de aplazar de manera ágil, hasta 30.000 euros, los importes a ingresar resultantes de las próximas autoliquidaciones, para pymes, existe un problema de elaboración con información fiable de dichas autoliquidaciones y de las declaraciones informativas que vencen de inmediato, como puede ser el modelo 720 (el plazo finaliza el día 31 de este mes)", señalan en otro comunicado.

Por otra parte, "hay que resaltar que los plazos de los procedimientos tributarios no se consideran ampliados con carácter general, como podía pensarse de la redacción del Real Decreto 463/2020, y ahora se amplían algunos, precisándose aclaraciones por la confusa redacción de la norma". Por ejemplo, se amplían plazos para recurrir en reposición o a los Tribunales Económico-Administrativos, cuando se notifique a partir del 18 de marzo, pero "no parece claro que ocurra lo mismo cuando el plazo para recurrir o reclamar ya empezó a correr con anterioridad". Por ello, solicitan que las Administraciones tributarias "se abstengan de notificar inicio de procedimientos, requerimientos o solicitudes de información en esta situación, máxime cuando, al menos la AEAT, se ha blindado para que no corran plazos de duración de procedimientos, prescripción o caducidad".

En el caso del resto de empresas, de mediana y gran dimensión, "debería implementarse un procedimiento rápido de solicitud y concesión de aplazamientos de forma parecida al regulado para pymes", concluyen los Economistas.

En Libre Mercado

    Servicios