Menú

Calviño no quiere hablar ni de recortes ni de rescate: "Las reformas quieren decir cambio"

Calviño niega que las reformas sean recortes. "Tenemos que empezar a darnos cuenta de que la palabra reforma quiere decir cambio", declara.

0
Calviño niega que las reformas sean recortes. "Tenemos que empezar a darnos cuenta de que la palabra reforma quiere decir cambio", declara.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, durante su intervención en la sesión de Control al Ejecutivo del pasado miércoles | EFE

Ni recortes, ni rescate. La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, se niega a nombrar las dos realidades que amenazan a la economía española en plena crisis del coronavirus.

Preguntada, en una entrevista en la Cadena Ser, sobre si las reformas que piden entidades como el Banco de España son el equivalente a recortes, Calviño ha negado la mayor. "No, no. Tenemos que empezar a darnos cuenta de que la palabra reforma quiere decir cambio. Un cambio absolutamente necesario y con el que está de acuerdo toda la sociedad española para garantizar la sostenibilidad de las pensiones, abordar una transición ecológica ambiciosa, la digitalización, reformar la educación y la formación profesional (...) Creo que sobre esta base es sobre la que tenemos que construir la recuperación económica para que podamos tener cuanto antes un crecimiento robusto pero también sostenible e inclusivo", ha asegurado.

Otra cuestión que han intentado que Calviño aclarara en la entrevista es si España pedirá el rescate a la UE, pero también la vicepresidenta se ha negado a hablar de eso. "Hay mucho ruido político" alrededor de este tema cuando "el debate de la UE no está en absoluto en esos términos", ha dicho.

Así, ha insistido en que el aumento de la deuda y el déficit público no es un problema exclusivo de España, sino un fenómeno y una necesidad del conjunto de la UE. "Tenemos que intentar superar todo ese ruido que nos rodea y que no es constructivo", ha indicado.

Celebra el fondo de Merkel y Macron

Lo que sí ha celebrado Calviño es la propuesta planteada por la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, para la puesta en marcha de un fondo de recuperación de la economía europea de 500.000 millones de euros destinado a los países y los sectores más golpeados por la pandemia de covid-19 a través únicamente de transferencias.

"Se trata de un acuerdo verdaderamente importante, no sólo porque es un acuerdo entre Alemania y Francia, sino también porque va muy en la línea de lo que habían defendido España e Italia (..) Estamos hablando de un verdadero plan de inversión y de recuperación europeo, financiado con deuda europea", ha destacado Calviño en declaraciones a la cadena Ser recogidas por Europa Press.

La vicepresidenta ha subrayado que aún "no está todo ganado", pues el resto de países tendrán que opinar sobre el plan de Merkel y Macron y se necesita la unanimidad. Además, aún falta por conocerse la propuesta que hará la Comisión Europea la próxima semana.

En todo caso, Calviño considera muy importante que los cuatro países principales de la UE estén de acuerdo en esto y tengan una visión conjunta de cómo salir de esta crisis. "Esta propuesta es un paso en muy buena dirección. El presidente Sánchez desde el primer momento ha abogado por buscar esta respuesta europea contundente", ha argumentado.

La vicepresidenta ha afirmado que el plan francoalemán se acerca más que ninguna otra propuesta hecha hasta ahora desde Europa a lo que viene defendiendo el Gobierno español y ha destacado que la magnitud del mismo supone un incremento del 50% sobre el presupuesto comunitario para siete años.

"Nosotros queremos pasar de una lógica de endeudamiento solamente nacional a una lógica de endeudamiento europeo. Los instrumentos que habíamos aprobado en el Eurogrupo de liquidez suponían endeudamiento por parte de la Comisión y del MEDE para los países de la zona euro y este acuerdo va a un paso más allá desde el punto de vista de la cantidad, pero sobre todo porque ya no estamos hablando de créditos, sino de transferencias", ha destacado.

Sobre la exigencia que plantea este acuerdo de que los países se comprometan con políticas económicas "sólidas", la vicepresidenta ha subrayado que "sería absurdo" decir que España no acepta este compromiso cuando el Gobierno español viene defendiendo desde hace dos años una política económica responsable, que permita seguir creciendo de forma sostenible en el futuro. "No se trata de algo impuesto desde Europa", ha enfatizado. Hay que recordar que el Gobierno de Sánchez ha sido el primero en elevar el déficit de España en los últimos 6 años, aún sin que el coronavirus hubiera aparecido.

En Libre Mercado

    Servicios