Menú

Los gestores destapan que los ERTE sin cobrar son el triple de lo que dice el Gobierno

"No me creo los datos del Gobierno. Van falsedad tras falsedad", asegura el presidente del Consejo de los Colegios de Gestores Administrativos.

0
"No me creo los datos del Gobierno. Van falsedad tras falsedad", asegura el presidente del Consejo de los Colegios de Gestores Administrativos.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, a su llegada al pleno de control al Gobierno | Europa Press

Conocer el número exacto de afectados por un ERTE, que todavía no ha cobrado la prestación que le corresponde, está siendo una de las mayores incógnitas en el ámbito laboral de toda la crisis del coronavirus. El primer pago de los ERTE se produjo el 3 de abril, y los recelos del Gobierno a dar alguna cifra sobre las rentas que se estaban abonando, se produjeron desde el primer momento.

Las oficinas de empleo se desbordaron por la cascada de empresas que tuvieron que paralizar su actividad, tras la declaración del estado de alarma. Muchas, no podían prestar sus servicios a través del teletrabajo, por lo que se vieron obligadas a cerrar a cal y canto. Ante esta situación y con cero ingresos, tuvieron que declarar un ERTE para sus empleados. Las oficinas de asesores y gestores denunciaban que no daban abasto con tanto trámite. "Estamos sin dormir", relataba una abogada laboralista a Libre Mercado. Mientras tanto, ese fatídico 3 de abril, la cantidad de empleados que no había recibido ningún ingreso en su cuenta, aun habiendo dejado de trabajar el marzo, se disparaba. ¿Cuántos eran? ¿Cuál era la razón de que sus cuentas estuvieran vacías? El Gobierno no daba una respuesta clara.

A mediados de abril, casi sin querer, el Ejecutivo socialista desvelaba una cifra clave. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuantificaba en 3,9 millones de personas a los afectados por ERTE en España, mientras que, por otro lado, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, daba a conocer que casi 2 millones de personas habían cobrado ya prestación. No hacía falta hacer muchos números para darse cuenta de que esto significaba que la mitad de los trabajadores estaba sin cobrar.

Llegó el 4 de mayo, día del segundo pago (tendría que pagarse el 10, pero los bancos lo adelantaban), y las denuncias de trabajadores que llevaban mes y medio esperando la prestación no pararon. Hasta la etiqueta #ErteSinCobrar se convertía en uno de los temas más comentados de Twitter días después, debido a la cantidad de testimonios de afectados. Desde el Gobierno, la versión era muy diferente: "Eran muy pocos" los que no habían cobrado, aseguraban María Jesús Montero o Yolanda Díaz. Según los datos oficiales, sólo 300.000 trabajadores no habían recibido el dinero, lo que representaba al 10% del total, ya que, con fecha del 30 de abril, había 3.074.462 personas en situación de ERTE por fuerza mayor en nuestro país, según la Seguridad Social.

¿Pero tan pocos afectados hacen tanto ruido? Aunque fuera imposible contarlos, porque sólo el Ejecutivo tiene los datos exactos, el presentimiento de que no fueran tan pocos como cuenta el Gobierno era inevitable. Ahora, un estudio del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos, confirma las sospechas: los ERTE sin cobrar triplican a la cifra que da el Gobierno. Según los datos extrapolados y recabados por este organismo los días 13 y 14 de mayo, más de 900.000 trabajadores en ERTE no habían cobrado la prestación del Estado. Aunque puede que algún afectado haya cobrado su dinero después de esa fecha, porque se haya activado el acuerdo para que la banca adelante los ERTE, las denuncias de afectados continúan.

"No me creo los datos del Gobierno. Van mentira tras mentira y falsedad tras falsedad. Los 300.000 sin cobrar no se sostienen en ningún sitio. Nuestra encuesta no nos dice eso", señala el presidente del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos, Fernando Santiago, a Libre Mercado. Santiago asegura que las gestorías de toda España se están encontrando con situaciones límite entre los trabajadores. "Hay muchísimos empleados que llevan dos meses sin ingresar nada, y ya se han comido sus ahorros y los de su familia, que les ha ayudado. Por eso, no me extraña nada que haya colas para pedir comida, si es que no pueden más. Es una prestación que necesitan para sobrevivir", relata.

Para explicar los retrasos, al Gobierno no le ha quedado otro remedio que reconocer la saturación del Sepe, aunque también han cargado de responsabilidad a las empresas por no entregar la documentación en plazo o entregarla incompleta. Esto ha indignado a las gestorías, que son las que encargan de realizar los trámites. "Se ha culpado a las empresas y a nosotros, cuando los procesos de requerimiento de subsanación de errores empezaron a llegar ayer. Y eso significa, clarísimamente, que no han mirado esos ERTE hasta ahora", declara Santiago.

"No digo que sea culpa de los funcionarios del Sepe, pero lo ha sido de la organización. Hemos tenido dos días la web caída, los teléfonos de atención al cliente estaban mal puestos o no contestaba nadie y así se te podían pasar los plazos… ha sido un desastre", lamenta.

Según sus cálculos, las autoridades laborales de las distintas administraciones han contestado expresamente el 67% de los ERTE presentados por los gestores administrativos, habiendo denegado un 2% del total. Estas cifras suponen que se han denegado 12.000 ERTE que afectan a 86.000 trabajadores. La media de trabajadores incluidos en los ERTE tramitados por los gestores administrativos es de 5,4 trabajadores por ERTE, frente al 6,4 de media obtenida de la totalidad de los ERTE presentados en toda España. El presidente de los Gestores Administrativos indica que "nuestra media es algo menor porque nuestros clientes son pyme y en los datos globales se incluyen grandes empresas, lo que distorsiona la comparación.

Otro dato escalofriante de este estudio realizado a través de la información de más de 700 gestorías españolas, revela que en los próximos meses se verán en el paro más de 1,5 millones de trabajadores por el cierre de más de 240.000 pymes a consecuencia del coronavirus. Y eso, a pesar de que 135.000 de dichas empresas se han acogido a un ERTE.

"Había empresas que ya iban mal antes del coronavirus, y si ahora tienen que estar 3 meses cerradas, asumiendo los gastos de alquiler, luz, agua… les va a ser imposible recuperarse. Lo primero, porque cuando abran no van a abrir de inmediato con los mismos ingresos. Al cliente le va a volver a costar ir a un bar o a una tienda", vaticina. Santiago también ha sido muy crítico con las medidas del Gobierno para pymes y autónomos. "Por mucho que digan, los créditos ICO no están llegando y el aplazamiento de un mes o de 4 meses de los impuestos es claramente insuficiente. Dentro de 4 meses, las empresas tampoco se van a recuperar", denuncia.

En Libre Mercado

    Servicios