Menú

Los jóvenes italianos se lanzan al campo en la crisis del coronavirus

El sector agrícola italiano está atravesando un momento complicado, ya que las pérdidas superan los 12.000 millones de euros.

0
El sector agrícola italiano está atravesando un momento complicado, ya que las pérdidas superan los 12.000 millones de euros.
Viña en Piamonte, Italia | Wikipedia

Ismea, un ente público italiano que ayuda a financiar la compra de tierras de labranza entre los jóvenes con créditos a intereses reducidos, ha anunciado una subasta de 386 parcelas en las próximas semanas. A los pocos días de hacer oficial este anuncio, el organismo registró más de 1.700 solicitudes por parte de los jóvenes italianos, que parecen mostrar un gran interés por el sector primario y la vuelta a la tierra. Cabe señalar que desde el Gobierno transalpino llevan años financiando a esta institución que ayuda a impulsar proyectos rurales y de explotación de la tierra con un presupuesto anual de 70 millones para la financiación de este regreso al campo.

En cuanto a las tierras que se subastarán, son en su mayoría parcelas abandonadas o sin usar de unas 10.000 hectáreas situadas, principalmente, en el sur del país. El objetivo de Ismea es que estos lugares pasen a ser utilizados por los jóvenes para la labranza. Los solicitantes deben ser menores de 41 años y comprar la tierra en condiciones especiales establecidas por el organismo, que ofrece facilidades de financiación y exenciones fiscales.

Pese a este interés, el sector agrícola italiano está atravesando un momento complicado, ya que las pérdidas superan los 12.000 millones de euros, según los datos oficiales. Aunque la situación es mala, los jóvenes se muestran interesados en la labranza. Más allá del interés mostrado por la subasta organizada por Ismea, 4.000 jóvenes han presentado solicitudes de empleo para trabajar como agricultores en la asociación nacional de grandes agricultores del país, un caso similar al español.

Los solicitantes de esos puestos de trabajo y de las tierras que va a subastar el organismo no son solo hijos o nietos de agricultores, también se encuentran otros jóvenes titulados universitarios, ingenieros y una lista llena de personas con un currículum envidiable que han decidido regresar al campo por motivación propia y por falta de oportunidades ante la crisis del coronavirus.

En la actualidad, 55.000 empresas agrícolas de las 730.000 son gestionadas por personas menores de 35 años y el crecimiento anual es del 6%, algo que ha hecho de Italia el país con más agricultores jóvenes de toda la Unión Europea. Precisamente, el regreso al campo de la población de menor edad está haciendo que aumente el uso de la tecnología en la gestión de la tierra. De hecho, según el Observatorio Smart Agrifood del Politécnico de Milán, la facturación anual de las compañías que emplean nuevos métodos crece un 22% anualmente.

En Libre Mercado

    Servicios