Menú

Hasta la OCU advierte del sablazo fiscal que acecha al contribuyente

La subida del diésel, la de Patrimonio o la de Sucesiones están encima de la mesa del Gobierno. Ahora más que nunca España necesita ingresos.

0
La subida del diésel, la de Patrimonio o la de Sucesiones están encima de la mesa del Gobierno. Ahora más que nunca España necesita ingresos.
La ministra Montero y Pedro Sánchez

El Gobierno va a subir los impuestos más de lo que firmaron Sánchez e Iglesias en su programa de Gobierno de coalición. Aunque —de momento— no se han referido a ninguna partida concreta, la propia portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, volvió a reconocer la semana pasada que "haremos una tarea profunda de revisión de la fiscalidad para ver cuáles son las figuras que más se diferencian" con Europa.

"Sería una contradicción pedir recursos y no ser capaces" de aumentar la recaudación revisando "nuestras figuras tributarias", dijo Montero, en línea con las declaraciones que lleva realizando en las últimas semanas, donde también ha asegurado que nuestro país tiene margen para elevar la tributación "6 o 7" puntos sobre el PIB. La excusa para este sablazo es que no recaudamos lo mismo que la media europea en determinadas partidas. Lograr este objetivo implicaría un incremento fiscal de más de 60.000 millones de euros para los españoles, por lo que, de llevarse a cabo, necesariamente golpearía a la clase media. Por mucho que PSOE y Podemos insistan en el mantra de gravar sólo a "los que más tienen", lo cierto es que no hay tantos "ricos" en España, ni están tan dispuestos a costear semejante agravio.

La subida del IRPF a las rentas altas, la del mínimo de Sociedades, la tasa Google o la Tasa Tobin son medidas acordadas por Sánchez e Iglesias. Algunas, ya están en marcha, como las dos últimas. En el aire siguen todavía la subida del diésel, la de Patrimonio o la de Sucesiones, que llevan en la agenda de María Jesús Montero desde hace tiempo, aunque no ha habido ningún anuncio oficial al respecto —subir el diésel o Sucesiones tendrá un gran coste electoral—. Eso sí, cada vez son más las voces que avisan de que el Gobierno podría empezar a tocar estos tributos más pronto que tarde. La última, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha publicado una nota de prensa con "consejos" sobre cómo preservar su patrimonio ante una hipotética subida de impuestos.

Consejos para evitar Patrimonio

"Ante la crisis económica provocada por el coronavirus, el Gobierno está buscando nuevas fuentes de ingresos para el Estado. Una de las propuestas que tienen encima de la mesa supondría modificar el Impuesto sobre el Patrimonio o bien establecer un nuevo impuesto sobre grandes fortunas, con el fin de obligar a tributar a todos aquellos contribuyentes que tengan un patrimonio superior a un millón de euros (sin tener en cuenta la vivienda habitual)", señala el texto. Para todos aquellos que superan esa cifra, OCU "ofrece algunos consejos para reducir o evitar el pago del citado Impuesto sobre el Patrimonio o de los nuevos impuestos que puedan recaer sobre el mismo", añaden.

Una de las alternativas que proponen sería reducir la base imponible del IRPF y para ello, "no se pueden obtener ganancias en menos de un año o bien generar rendimientos negativos (por ejemplo, en la tributación de los alquileres)". Otra opción sería distribuir el patrimonio entre los miembros de la familia, haciendo donaciones a los hijos. La OCU ofrece "la mejor opción", según la Comunidad Autónoma que corresponda:

  • En aquellas Comunidades con pocos impuestos por la donación, como Cantabria, Madrid, Murcia, La Rioja o Andalucía, la mejor opción será hacer una donación única (frente a otros lugares donde se aconseja el fraccionamiento). En Baleares, por ejemplo, el fraccionamiento de donaciones no supone ahorros, por lo que también interesa hacer ya una única donación. Y también en Cataluña y Galicia.
  • En el resto de Comunidades Autónomas, la mejor opción es realizar donaciones fraccionadas cada tres años y un día, tiempo mínimo necesario para que no se acumulen y se considere única. Al fraccionarlas, se aplicarán tipos de gravamen más bajos, ya que el tipo aumenta cuanto mayor es el valor de lo transmitido.
  • La única Comunidad en la que no interesa hacer donaciones con la normativa actual es Extremadura. Aunque casi no tributan las herencias de padres a hijos, no se bonifican las donaciones, por lo que donar resulta mucho más caro que esperar a la herencia.

También avisan de Sucesiones

Esta temática dista mucho de las notas de prensa habituales de la OCU. Nada tiene que ver con sus entretenidos rankings sobre las mejores cervezas del mercado o la compra maestra en electrodomésticos. Desde la organización explican a Libre Mercado que han considerado este contenido "interesante y de actualidad" y que con ello pretenden potenciar su revista mensual OCU Inversiones que, lejos de ser nueva, ya va por el número 81. Curiosamente, hace un mes, también lanzaban otra nota de prensa en la que "aconsejaban" donar en 2020 ante la posible subida de impuestos. En este caso, era para evitar la subida de Sucesiones.

"OCU advierte de que, a la vista de las informaciones publicadas por distintas administraciones, es previsible una subida del impuesto de Sucesiones y Donaciones con la idea de homogeneizarlo entre las distintas comunidades autónomas. Por ello, OCU aconseja que se valore para este ejercicio más que nunca la opción de donar bienes inmuebles a los descendientes para reducir lo máximo posible el impuesto que se ha de pagar al heredar inmuebles", alertaban. Asimismo, otra de las ventajas fiscales que puede aportar la donación en determinados casos es que "el reparto de bienes inmuebles permita rebajar el coste del Impuesto de Patrimonio para aquellos que están sujetos al mismo".

En el texto explicaban que lo más importante a tener en cuenta al donar un inmueble es su ubicación, ya que se aplica la normativa fiscal de la comunidad autónoma donde esté situado. "Hay CCAA como Castilla y León y Extremadura donde a tributación es muy elevada, mientras que en Cantabria y Madrid la tributación es prácticamente nula", recordaban. Una familia puede ahorrar "mucho dinero si planifica la transmisión de sus inmuebles mediante donaciones en vida, mejor que esperar a la herencia. Ese ahorro es mucho mayor en unas CCAA que en otras". La opción de hacer donaciones en vida adquiere "más sentido si cabe cuando existe la posibilidad de que haya un endurecimiento fiscal, que afecte tanto al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones como al Impuesto sobre el Patrimonio o a una nueva figura similar", concluían. Como ya publicamos en Libre Mercado, las consultas de contribuyentes a despachos de abogados sobre si es mejor donar ahora, para evitar la hipotética subida del Impuesto de Sucesiones de Montero, se dispararon con la llegada del PSOE al Gobierno. Desde que fuera consejera de Hacienda bajo el Gobierno de Susana Díaz, Montero ha criticado que comunidades como la de Madrid no tengan casi impuestos a las herencias y se ha mostrado a favor de una armonización al alza de este impuesto a la muerte.

¿Y el IVA?

Otro impuesto que también está en el punto de mira del Gobierno es el IVA. Bruselas, el FMI, la OCDE y, la semana pasada, la Airef llevan tiempo criticando sistemáticamente los tipos superreducidos y reducidos de este tributo en nuestro país y pidiendo que determinados productos pasen al tipo general. Por tanto, el Gobierno ya tendría la excusa perfecta para elevar la fiscalidad en ese campo.

Sin embargo, mientras países como Alemania, Gran Bretaña o Italia se han decidido a bajar el IVA o a aplicar rebajas a sectores concretos, como la hostelería, el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias se ha negado en rotundo a tomar medidas similares. Eso sí, optar por subidas fiscales sería ir en contra de cualquier país vecino.

Ante la batería de incrementos tributarios que sobrevuelan el bolsillo del contribuyente, la presidenta de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) Stella Raventós, rechazaba el pasado miércoles el "suicidio" de subir impuestos. Es más, desde Aedaf claman por un IVA "temporal" superreducido del 4% para el turismo, el sector más perjudicado de la crisis, entre otras rebajas fiscales en diferentes tributos. El IVA temporal al turismo debería estar en vigor hasta diciembre de 2021, según Aedaf. Los expertos aseguran que hay "múltiples países de nuestro entorno con tipos impositivos de IVA aplicables al sector turístico más bajos que España", por lo que la excusa de "igualarnos" con Europa no serviría. Entre ellos están Hungría, Malta, Bélgica, Portugal o Luxemburgo, cuyo tipo llega a ser de tan sólo el 3%.

En Libre Mercado

    Servicios