Menú

La urbanización de Iglesias y Montero, la más segura contra los okupas: "No hay miedo al volver a casa"

Los vecinos de los ministros comunistas no temen la plaga de okupas de chalé que invaden los pueblos de Madrid.

0
Los vecinos de los ministros comunistas no temen la plaga de okupas de chalé que invaden los pueblos de Madrid.
Varios guardias cortan al tráfico la calle donde viven Pablo Iglesias e Irene Montero | Twitter

La zona residencial de chalés y villas de lujo donde habita Pablo Iglesias, la Navata de Galapagar, es una de las más seguras contra los okupas. La urbanización se encuentra en vigilancia policial durante las 24 horas del día. La tranquilidad que se respira en la zona, además de la seguridad, nada tiene que ver con el infierno que están viviendo en Eurovillas, con 52 chalés de lujo okupados en el pueblo de Nuevo Baztán (Madrid). Algo impensable en La Navata.

Dos agentes de la Policía Nacional, que vigilan ahora en la nueva garita colocada a los pies de la mansión del Vicepresidente Segundo del Gobierno, nos comentan que siempre hay dos efectivos a las puertas del chalé de Iglesias e Montero. Además, afirman que en toda la urbanización patrullan las 24 horas otros agentes de paisano. La seguridad es total y la comunidad de residentes así lo siente.

Uno de los vecinos de los ministros comunistas, un hombre de mediana edad y muy arreglado, sale de su garaje en un Range Rover. "Aquí no hay miedo a los okupas. Desde que ha llegado Pablo Iglesias la presencia policial ha aumentado muchísimo. Hasta esta zona antes no subía nadie y estaba mucho más solitario. La verdad es que no tememos que nos asalten las casas ahora, aunque la cosa es verdad que está muy mal, pero aquí los iban a coger seguro", comenta desde su vehículo parado.

garita-galapagar.jpg
Garita de la policía en el chalé de Iglesias y Montero I Libertad Digital

Una mujer sale de una de las villas paralelas a la calle de Irene Montero. Va a hacer deporte. "¿Okupas?, no creo que se atrevan a venir aquí ahora. Por suerte, desde que llegaron los políticos de Podemos aquí hemos tenido Policía y Guardia Civil siempre. Es cierto que ahora están las protestas y eso molesta un poco también a los vecinos, pero con respecto a que nos asalten y nos okupen el chalé cuando no estamos, ya no nos preocupa", indica la señora con acento ruso.

A lo lejos un joven se dirige a su vehículo que lo tiene aparcado fuera. "Sí, lo de los okupas es terrible. Aquí no hemos tenido problemas de okupas, que yo sepa, pero es evidente que aquí con la policía todo el día pasando solo en esta urbanización, estamos más seguros. Mis padres sobre todo. No hay miedo al volver a casa y que te encuentres el chalé okupado".

Ministros pro-okupas

Paradójicamente, Irene Montero y Pablo Iglesias, con toda La Navata blindada a delincuentes, intrusos y okupas, promueven y apoyan la okupación. Es uno de los ejes vertebrales de su programa político de ideología marxista-leninista.

Cabe recordar que mientras que Pablo Iglesias pleiteaba contra el desahucio exprés, que aprobó Mariano Rajoy, su mansión permanecía salvaguardada con decenas de cámaras, además de tener a agentes de la Guardia Civil a su plena disposición. No hay que olvidar que, en ese momento, el ultraizquierdista llegó a recurrir la legislación ante el Tribunal Constitucional en el año 201

La misma ministra de Igualdad se quejaba de la protestas a las puertas de su casa porque invaden espacios íntimos y privados, en una reciente entrevista, a lo Preysler, en la revista Diez Minutos. Sin embargo, no se cortó en señalar con nombres y apellidos a una propietaria víctima de okupas, Esther Argerich. Una polémica de la que no pidió perdón a la dueña de la vivienda que entró en estado grave de ansiedad, al verse acusada públicamente por una ministra, siendo la misma dueña la que sufría los impagos de los okupas y los escraches de los antidesahucios; escraches , por cierto, que sí avalan desde Podemos, salvo cuando se los hacen a ellos.

Asociaciones, sindicatos y plataformas, que asesoran con abogados y alienta el movimiento okupa, cuentan con el apoyo explícito y ferviente de Podemos. La defensa política de esta tendencia delictiva y el claro contraste con su estilo de vida, entre otras muchas cuestiones, ha hecho que todas las tardes, a eso de las nueve, se levante un dispositivo de la Guardia Civil por las caceroladas de los manifestantes que allí se concentran. La carretera de Villatinaja incluso ha sido declarada "zona privada de seguridad". Por allí ya no puede pasar nadie, a excepción de los vehículos que controla la policía.

La vigilancia, por tanto, se ha intensificado ampliando el perímetro considerablemente. "La calle está cortada hasta donde se ve el contenedor de basura (unos 400 metros). No pueden hacer fotos porque esto ha sido declarado un espacio de seguridad", nos indica uno de los agentes.

Galapagar, "libre de okupas"

Y lo cierto es que a la localidad de Galapagar nada le ha venido mejor que Pablo Iglesias e Irene Montero se instalaran en La Navata. "Aquí no hay okupas en el pueblo. Hay mucho movimiento de ventas de casas en Galapagar y búsqueda de alquileres. Estamos vendiendo un montón, como nunca. A nosotros no nos llama nadie con problemas de okupas, ningún cliente. Es más, los carteles de los pisos no los ocultamos como hacen otros pueblos. El nuestro está libre de okupas", apunta Pilar Delgado, comercial de la agencia Inmobiliaria Visionary en Galapagar.

galapagar.jpg
Galapagar

Que los políticos comunistas se instalaran en La Navata de Galapagar ha puesto de moda el municipio. Y, hay un mayor de sentimiento de protección entre los habitantes. "Sí, totalmente ha podido incidir en que el pueblo ahora sea más seguro", indica la agente inmobiliaria a Libre Mercado.

"Desde hace unos años para acá hay muchos menos extranjeros y vienen muchos más madrileños de Majadahonda y las Rozas buscando alquileres más baratos. También para invertir es fenomenal. Al día siguiente están alquilados. Lo cierto es que el pueblo está cambiando mucho", comunica Delgado.

Galapagar vive su época dorada. Los ministros de extrema izquierda han puesto la localidad en el foco de los medios, y los vecinos, parece ser, se muestran muy agradecidos. Afortunadamente, los líderes de la formación morada comunista no aplican sus políticas pro-okupas donde residen. La Navata de Galapagar está de suerte.

En Libre Mercado

    Servicios