Menú

Un informe de Bruselas desmonta el discurso 'pobrista' de Podemos sobre Madrid

La CAM tiene menos desigualdad y riesgo de pobreza que la media. La carencia material severa no llega al 5% y ha bajado un 38% desde el pico.

0
La CAM tiene menos desigualdad y riesgo de pobreza que la media. La carencia material severa no llega al 5% y ha bajado un 38% desde el pico.
Monedero se manifestó en el Sur de Madrid, denunciando su | Cordon Press

Juan Carlos Monedero, Isa Serra y otros dirigentes de Podemos se han dejado ver por las calles del Sur de Madrid para protestar contra las medidas sanitarias que ha implementado el gobierno autonómico en algunos de los barrios y municipios de la zona, y que ayer viernes amplió a ocho zonas más. Según los dirigentes de la formación de extrema izquierda, tales restricciones obedecen a una estrategia de opresión contra "los pobres".

Poco ha importado que los criterios seguidos se refieran exclusivamente a la situación epidemiológica de estas zonas o que los gobiernos que apoya Podemos en otras comunidades hayan tomado decisiones similares. La ofensiva contra el gobierno madrileño es tan evidente que se ha hablado abiertamente de "confinamiento de clase" y "segregación".

No pocos medios han comprado este relato. Como bien denunció el periodista Miguel Riaño, en los últimos días se han sucedido "las piezas televisivas y radiofónicas sobre el Sur de Madrid en las que, con tono entre condescendiente y zoológico, el periodista asume la pose explorador por salir de la Zona A del Abono Transporte". Riaño ha criticado la "pseudoantropología" de muchos de estos contenidos, amén de "la caricatura de estos lugares como un ghetto ideológico, cuando por ejemplo en Carabanchel hubo un 45% de vecinos que votaron a PP, Vox y Cs en las últimas elecciones".

Los datos

¿Y qué nos dicen los datos sobre el modelo madrileño? ¿Acaso es una máquina de generar pobres, como parece desprenderse de las palabras de Podemos y sus afines? Esta misma semana, Eurostat acaba de publicar su anuario de estadísticas regionales, un informe en el que se recoge todo tipo de datos referidos a la situación socioeconómicas de las subdivisiones territoriales de los distintos países miembros de la Unión Europea. Dicho estudio nos sirve para responder a estas preguntas.

Bruselas constata, por ejemplo, que la tasa de "riesgo de pobreza" registra un valor medio de 23,5% en España, pero se reduce al 19% en Madrid, a la par con Cataluña. Por el contrario, los tradicionales feudos de la izquierda registran tasas mucho más altas, con un 38% en Andalucía y Extremadura.

Lamentablemente, no tenemos datos de muchas otras regiones capitalinas para establecer comparaciones, pero sí sabemos, por ejemplo, que el riesgo de pobreza del 19% que se anota Madrid está por debajo del 24% que se observa en el länder de Berlín, el 28% que se anota la provincia del Lazio donde está ubicada Roma o el 25% de Ática, cuna de Atenas. Madrid, pues, está por debajo de la media nacional sino que también mejora los datos observados en otras comunidades europeas comparables.

Si ponemos el foco en la evolución de este indicador, podemos ver que Madrid no solo no empeora sus resultados, sino que los mejora. El 19% de 2019 es inferior al pico registrado durante los últimos doce años, que fue del 21,7% y tuvo lugar hace ahora un lustro. De hecho, los niveles actuales son ya inferiores a los observados antes de la Gran Recesión.

En cuanto a la llamada carencia material severa, un indicador que mide de forma más directa la incidencia de la pobreza material, las estadísticas reducen su incidencia en Madrid al 4,5% de la población, un porcentaje inferior al 5,7% de Cataluña, el 5,9% de Andalucía, el 6,3% de Extremadura o el 7,4% de Castilla-La Mancha. Durante los doce últimos años, este indicador ha experimentado primero una subida (pasó del 5,2% en 2008 al 7,3% en 2013) y después una rebaja progresiva (hasta alcanzar el 4,5% actual). Los niveles que se observaron en 2019 son un 13% menores que los anteriores a la Gran Recesión y un 38% más bajos que los peores resultados cosechados durante la pasada crisis.

Por otro lado, las cifras internacionales para este indicador también dejan bien parada a la Comunidad de Madrid. En Lazio, la provincia de Roma, vemos que la carencia material severa es del 7,8%, mientras que en Ática, la región de Atenas, este indicador se sitúa en el 12,8%. Madrid, pues, se coloca por debajo de otras comunidades comparables, también en esta medición.

Sobre la desigualdad

En cuanto a la desigualdad de renta, medida por el Coeficiente de Gini, los cálculos realizados a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida son claros. Madrid se sitúa en niveles muy similares al promedio nacional (34,2 vs 34,5 puntos) y su evolución en los últimos años se ha mantenido estable. Además, si se imputa el efecto alquiler, este coeficiente se reduce al 30,7 y se sitúa por debajo del promedio nacional, que alcanza el 31,5 con esta metodología.

Por otro lado, si se plasma la distribución de ingresos en la CAM mediante la llamada Curva de Lorenz, puede observarse que apenas hay diferencia entre la curva nacional y la autonómica, de modo que no hay nada en el modelo madrileño que provoque situaciones diferenciales desfavorables en materia de desigualdad:

curva-lorenz-ingresos-renta-desigualdad.png

Esto es importante porque uno de cada tres asalariados de Madrid proviene de otras comunidades o países, de modo que sería normal que la región tuviese un escenario más desigual o incluso niveles más elevados de riesgo de pobreza o carencia material severa. Sin embargo, el modelo madrileño se ha demostrado inclusivo, duplicando su porcentaje de ocupados desde 1980 y generando suficiente empleo como para absorber sin grandes problemas socioeconómicos a toda la población que llega de otras provincias o del extranjero.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD