Menú

Trump se aferra a la economía para dar la sorpresa: así han mejorado los salarios en EEUU

El aumento de los salarios ha sido generalizado, pero mucho más pronunciado entre quienes menos ganan.

0
El aumento de los salarios ha sido generalizado, pero mucho más pronunciado entre quienes menos ganan.
Trump se aferra al empleo como una de las claves para salir reelegido | White House

Estados Unidos celebra este martes sus elecciones presidenciales. Si hacemos caso a las encuestas de intención de voto, Joe Biden parece ser el claro favorito y Donald Trump no logrará salir reelegido. Si hacemos caso a los informativos de televisión, encontramos que el 92% de la cobertura recibida por el presidente es negativa, de modo que tampoco parece que el "cuarto poder" esté de su lado.

Sin embargo, si analizamos los sondeos realizados Estado por Estado, encontramos que la situación podría estar mucho más reñida. De hecho, en los sondeos de las pocas empresas demoscópicas que nadaron contracorriente y acertaron el resultado electoral de los comicios de 2016, caso del Grupo Trafalgar o de Insider Advantage, vemos que Trump tiene verdaderas opciones de hacerse con la victoria. En cualquier caos, las sospechas de un fraude electoral masivo hacen factible que la elección se termine resolviendo en los tribunales, como hace ahora veinte años.

La campaña de Trump ha presentado al presidente como el campeón del americano de a pie y ha incidido en sus logros en materia de empleo y salarios. Los datos respaldan esta narrativa. Frente a la lenta y mediocre recuperación de la Era Obama, el mandato de Trump ha estado marcado por cifras mucho más favorables en este frente, salvando los datos de un 2020 lastrado por el covid-19 pero ligado también a la fuerte recuperación del mercado de trabajo que ya explicó Libre Mercado hace algunas semanas.

Para estudiar, pues, el saldo que deja la Era Trump y compararlo con la anterior Administración, empecemos estudiando la evolución de la participación laboral. En los años de gobierno de Barack Obama, este indicador se desplomó del 66% al 62%, de modo que millones de estadounidenses abandonaron el mercado de trabajo, desanimados por la falta de oportunidades o desincentivaos por el aumento de los subsidios ofrecidos desde las Administraciones Públicas. En cambio, la era Trump frenó la sangría y, de hecho, elevó la participación laboral hasta el 63%, recuperando parte del terreno perdido durante la anterior Administración. Esta tendencia iba a más antes de la pandemia, puesto que tres de cada cuatro nuevos empleados en el último trimestre de 2019 eran trabajadores que estaban inactivos. La crisis de la covid-19 ha puesto esta mejora en espera, aunque en los últimos tres meses ya se ha recuperado dos tercios de la producción perdida y más de la mitad del empleo destruido.

Si atendemos a la tasa de paro, podemos ver que el desempleo medio del primer mandato de Barack Obama ascendió al 9%, mientras que su segunda legislatura se cerró con un paro medio del 6%. Analizando toda su etapa en el poder, Obama presidió una economía con un desempleo medio del 7,5%. Por el contrario, los tres años anteriores al covid-19 dejan a Trump con un paro medio del 4%, siendo el último dato previo al impacto de la pandemia (febrero de 2020) del 3,5%. Por lo tanto, Trump frenó e incluso invirtió la caída de la participación laboral y, además, logró niveles más bajos de desempleo durante su periplo de gobierno. Estas cifras de ocupación han sido especialmente bajas en el caso de las minorías (negros, hispanos, etc.), cuyas cifras de empleo han tocado máximos históricos.

¿Y los salarios? Repasemos los datos. En los últimos cuarenta años, los salarios del país norteamericano han crecido a un promedio semanal de $4,05 dólares. Bajo mandato de Obama, esta cifra se redujo a un repunte medio de $3,2 dólares semanales. Sin embargo, la Era Trump estuvo marcada por un crecimiento de $6,9 dólares por semana. Incluso tomando solamente los tres últimos años de gobierno de Obama y comparándolos con los tres primeros de la era Trump vemos que el dato de los salarios del hoy presidente es un 36% mejor.

Para los trabajadores de menor renta, la subida ha sido muy pronunciada. Entre el 10% de menor renta, el aumento medio observado en las dos últimas décadas fue de 2,03 dólares por semana, mientras que la Era Obama estuvo marcada por un aumento mucho más moderado, de 1,49 dólares por semana. Sin embargo, los tres primeros años de gobierno de Trump han estado marcados por un crecimiento equivalente a 4,95 dólares por semana.

La tendencia se mantiene si estudiamos la situación del 25% que menos gana (mejora media de 5,14 dólares semanales con Trump vs 2,06 con Obama), el 50% de menor renta (subida media de 6,9 dólares con Trump vs 3,2 con Obama) o el 90% que se sitúa por debajo del 10% con mayor salario (aumento medio de 20,72 dólares semanales vs 8,34 con Obama).

En Libre Mercado

    Servicios