Menú

La unión de BBVA y Sabadell reconfigura el mapa bancario español

La entidad resultante relegará a Santander a la tercera posición por detrás también de la nueva Bankia. El coronavirus acelera el proceso de fusiones.

0
La entidad resultante relegará a Santander a la tercera posición por detrás también de la nueva Bankia. El coronavirus acelera el proceso de fusiones.
El proceso de fusiones se acelera por el impacto de la Pandemia | Archivo

"El proceso de concentración bancaria en España es un caso estructural, ya estaba en marcha, el coronavirus lo único que ha hecho ha sido acelerarlo". Esta afirmación, compartida por numerosas fuentes financieras consultadas por Libre Mercado, no hace sino confirmar que la realidad nacida de la crisis financiera obliga a los bancos a ganar tamaño para afrontar un periodo en el que los tipos de interés no les va a permitir ganar dinero. Ese proceso, en el que ya estaban inmersos, y al que responden operaciones como la súbita venta de Popular a Santander por un euro, se ha acelerado con el impacto de la pandemia.

"Es una cuestión de tamaño", dice otra de las fuentes y esta es la clave. Los reguladores españoles, igual que los europeos, están empujando a los grandes bancos del continente, y Santander y BBVA lo son, a que absorban otras entidades más pequeñas para ganar músculo, reducir costes de manera drástica, y lograr una velocidad de crucero aceptable en un entorno en el que el negocio bancario está condenado a la práctica ausencia de beneficios y una mora creciente.

Es el caso de la nueva fusión que se ha anunciado, la tercera en poco más de dos meses después de Bankia-CaixaBank y Liberbank-Unicaja, la de BBVA y Sabadell, que ahonda en el cambio del mapa bancario español.

El resultado

De producirse finalmente esta fusión, daría lugar al segundo banco del mercado español por volumen de activos con casi 600.000 millones de euros, sólo por detrás de la integración de CaixaBank y Bankia, que alcanzaría los 665.000 millones.

Esto convertiría al que hoy es el primer banco de España, el Santander de Ana Botín, en tercera posición, lo que algunas fuentes del mercado creen que durará poco tiempo ya que la entidad santanderina podría acometer alguna nueva operación que vuelva a situarla en una posición dominante cuando termine de digerir al Banco Popular.

Eso sí, a nivel global, el banco Santander mantiene una posición preponderante con 1,5 billones de euros en activos, frente a los 963.000 que representaría BBVA+Sabadell.

Mapa de fusiones desde 2008

CaixaBank-Bankia

Los consejos de administración de CaixaBank y Bankia aprobaron en septiembre de 2020 la fusión por absorción de la segunda por parte de la primera, que deberá ser aprobada por sus respectivas juntas de accionistas a principios de diciembre. La entidad resultante se convertiría en el principal banco español por volumen de activos, con cerca de 665.000 millones de euros.

Si la fusión concluye con éxito, el nuevo banco será fruto de varios procesos de concentración de 21 antiguas cajas de ahorros: La Caixa —germen de la actual CaixaBank—integró, entre otros, al Banco de Valencia, Banca Cívica, Cajasol, Caja de Burgos y la filial española de Barclays, mientras que Bankia se formó a partir de la unión de Caja Madrid con Bancaja, Sa Nostra, Caja de Ávila o Caixa Laietana.

BBVA y Sabadell

BBVA y Banco Sabadell, que acaban de anunciar conversaciones preliminares para estudiar su posible fusión que daría lugar al segundo banco español más importante por volumen de activos tanto en el mercado nacional como en el mundial.

El BBVA, fruto de la integración del Banco Bilbao con el Banco Vizcaya en 1988 y con Argentaria en 2000, ha integrado desde 2008 a varias cajas catalanas fusionadas previamente en Catalunya Bank (antigua Caixa Catalunya) y Unnim. A su vez, el Sabadell adquirió Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Banco Guipuzcoano y Banco Gallego.

Banco Santander

El Santander se mantiene como el grupo español con mayor número de activos en el mundo, 1,5 billones de euros, independientemente del resultado de las negociaciones de fusión de los otros bancos, aunque en España ocuparía la tercera posición del ranking. La última adquisición de la entidad se remonta a 2017, cuando se hizo con el Banco Popular por un simbólico euro, con un compromiso de ampliación de capital de 7.000 millones de euros y haciendo perder a los accionistas del Popular toda su inversión.

Con anterioridad ya había realizado importantes y sonadas adquisiciones, como la integración del Banco Central Hispano en 1991 y la de Banesto en 1994, entre otras.

Unicaja

La concentración bancaria afecta también a entidades de menor tamaño, como Unicaja Banco y Liberbank, que también han anunciado que mantienen negociaciones, o mejor dicho que retoman las negociaciones que rompieron en 2019, para llegar a un acuerdo de fusión.

Unicaja Banco aglutina el negocio de la antigua Unicaja (nacida en 1991 tras la unión de las cajas de ahorros de Ronda, Cádiz, Almería, Málaga y Antequera) más el del grupo Ceiss, formado por la unión de Caja España y Caja Duero.

Liberbank engloba la actividad de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura.

Otras entidades

El mapa de las principales entidades bancarias también lo conforman Bankinter, que adquirió el negocio español de EVO Banco en 2018; Abanca, fruto de la unión de las cajas gallegas en 2014, y Kutxabank, resultado de la fusión de las cajas vascas y Cajasur.

Ibercaja Banco, por su parte, reúne a la antiguas cajas de ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja desde 2011, a la que se sumó Caja 3 en 2013, y ha anunciado su intención de salir a bolsa.

Ante la presión de los supervisores, que piden más rentabilidad y eficiencia en un entorno lastrado desde hace años por los bajos tipos de interés, no es descartable que estas entidades de menor tamaño también se sumen a procesos de integración.

Presencia de BBVA en el mundo

Para acometer esta operación BBVA anunciaba la venta de su filial en EEUU, y que significaba el cuarto mercado del grupo por beneficios. Fuentes del mercado calificaban en declaraciones a Libre Mercado de "jugada maestra" la venta de su filial porque "la han vendido a un PER 20 (ratio precio beneficio) un negocio que sólo representa el 10% de su beneficio real".

Hasta ahora, el negocio de BBVA en EEUU aportaba un 4,3% a los resultados globales del grupo, testimonial frente al 44,9% que aporta México o el 12,2% que aporta todo el negocio del banco español en Iberoamérica. España aporta el 16,4% al grupo, mientras que los flujos desde Turquía suponen el 18,7% de los resultados del grupo, que completa su mix con el 3,6% que le llega de Eurasia.

Con la operación con Sabadell, BBVA refuerza su posición en España y le permite acometer una estrategia de reducción de costes.

Reducción de costes

Y esta es la clave principal del panorama bancario. La estrategia de fusiones que continúa en el sector busca la supervivencia de las entidades mediante la reducción de costes de explotación. Según datos del Banco de España, el sector ha recortado unas 20.000 oficinas y unos 90.000 empleos desde que estalló la crisis financiera en 2008. Hasta la fecha el recorte en oficinas es del 40% y en personal del 30%.

En Libre Mercado

    Servicios