Menú

Cataluña, el infierno fiscal que amenaza al contribuyente madrileño gracias a Sánchez

Un contribuyente que gana 30.000 euros al año en Cataluña paga 307 euros más de IRPF que en Madrid. ERC acusa a la región de "paraíso fiscal".

0
Un contribuyente que gana 30.000 euros al año en Cataluña paga 307 euros más de IRPF que en Madrid. ERC acusa a la región de "paraíso fiscal".
El portavoz de ERC Gabriel Rufián y el portavoz de EH Bildu, Oskar Matute. | EFE

ERC ha alcanzado un preacuerdo con el Gobierno para respaldar los presupuestos de 2021. Así lo anunció ayer martes en rueda de prensa el portavoz de los independentistas, Gabriel Rufián, en un discurso en el que dedicó buena parte del tiempo a atacar a la Comunidad de Madrid.

Entre las medidas económicas avanzadas por Rufián —y que contarían con el beneplácito socialista— está la creación de un comité bilateral para "llevar a cabo una reforma fiscal integral" y la creación de un grupo de trabajo específico para "reformar el impuesto a las grandes fortunas". En este sentido, los planes de ERC exigirían a Hacienda elevar el Impuesto de Patrimonio "con el objetivo claro de acabar con el dumping fiscal de Madrid, es decir, acabar con el paraíso fiscal de facto que la derecha se ha montado en Madrid y que supone un grave perjuicio para la clase trabajadora", señaló el portavoz independentista.

El Gobierno ya contemplaba un incremento de Patrimonio en sus cuentas para el año que viene, aunque ahora, deberá decidir cómo va a obligar a las CCAA a subirlo, ya que es un tributo autonómico. No es la primera vez que un político utiliza calificativos similares para referirse a la región que preside actualmente Isabel Díaz Ayuso. María Jesús Montero y otros barones socialistas llevan cargando contra Madrid por cobrar pocos impuestos a sus ciudadanos desde que la andaluza fuera consejera de Hacienda bajo el Gobierno de Susana Díaz.

Si resulta que Madrid es un paraíso fiscal, entonces, ¿Cataluña podría considerarse un infierno? Todo apunta a que sí. De hecho, es de las pocas regiones que se han atrevido a subir los impuestos a sus ciudadanos durante la crisis del coronavirus a pesar de que ya era una de las que ejercían mayor presión fiscal contra ellos. Veamos cómo utiliza el Gobierno de Pere Aragonès sus principales impuestos en comparación con la región de Ayuso.

IRPF

En el tratamiento de la tributación del IRPF, Madrid y Cataluña tienen posturas totalmente opuestas, tal y como se observa en el último informe del "Panorama de Fiscalidad Autonómica" del REAF que hace referencia a 2019. Del documento se extrae que la Comunidad de Madrid, Canarias y La Rioja son las regiones que menos gravan a las rentas más bajas —de 16.000 euros— mientras que Cataluña es la que más impuestos cobra a las rentas medias-bajas —de entre 20.000 y 30.000 euros—.

Así, un contribuyente que obtiene rentas del trabajo, soltero, menor de 65 años, sin hijos y que ingresa una renta bruta de 16.000 euros, pagará 864 euros en IRPF si vive en Madrid, pero si reside en Cataluña el coste será de 1.004 euros, 140 euros más. Teniendo en cuenta un contribuyente que gana 30.000 euros brutos al año, en Madrid pagaría 4.795 euros, mientras que en Cataluña le tocaría desembolsar 5.102 euros, 307 euros más sólo por residir en territorio catalán.

irpf-ccaa.png

La Comunidad de Madrid también es la que menos grava a las rentas altas, mientras que Cataluña está entre las que más exprimen a sus contribuyentes más ricos, siendo Navarra la líder española. Así, las personas que ingresen más de 600.000 euros al año, pagarán en Madrid 249.385 euros de IRPF, mientras que en Cataluña, Hacienda les requerirá 270.467 euros. Hay una diferencia de 21.082 euros entre ambas comunidades.

Patrimonio

La Comunidad de Madrid eliminó el Impuesto de Patrimonio en el año 2008 estableciendo una bonificación del 100%. En el siguiente cuadro, se puede ver cómo grava cada región el Patrimonio de sus habitantes (excluidos los 300.000 euros exentos de la vivienda habitual). Por ejemplo, para un patrimonio de 4 millones de euros, los madrileños no tendrían fiscalidad, mientras que los catalanes tendrían que pagar a Hacienda 41.943 euros, una de las mayores tributaciones de España.

captura-de-pantalla-2020-11-24-a-las-184905.png

Sucesiones

Cataluña ha sido la única región española que ha decidido subir el Impuesto de Sucesiones en plena pandemia del coronavirus —y en casos tan delicados como las herencias de padres a hijos—. Ya el año pasado, la región de Aragonès gravaba mucho más a las herencias que Madrid, aunque en este punto, la palma de todo el territorio nacional se la lleva Asturias.

Así, para un soltero de 30 años que hereda bienes de su padre por valor de 800.000 (de los que 200.000 corresponden a la vivienda habitual), la cuota líquida a pagar en Cataluña sería de 9.796 euros, mientras que en Madrid sólo pagaría 1.586 euros. Vemos que morirse sale 6 veces más caro en Cataluña.

captura-de-pantalla-2020-11-24-a-las-191139.png

El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, alertó el pasado viernes de que tras el incremento "forzoso" de Patrimonio en Madrid el plan del Gobierno y ERC es darle una gran estocada al Impuesto de Sucesiones en Madrid. "El impuesto a las herencias es el objetivo real de los socialistas", apuntó Fernández-Lasquetty, que insiste en que el Ejecutivo de Sánchez está usando a los independentistas con el propósito de poder hacer caja con el legado de los fallecidos en la región de Ayuso.

Ayer martes, tras las declaraciones de Rufián, el consejero declaró que "es una vergüenza que un pacto entre socialistas e independentistas pretenda subir los impuestos obligatoriamente a los madrileños. Si pretenden eliminar las bajadas de impuestos que hemos hecho en impuestos como Sucesiones o Patrimonio, que sepan que van a tener enfrente a la Comunidad de Madrid, y sobre todo, se enfrentarán directamente con los madrileños".

Impuestos propios

Por último, con 18 figuras tributarias en la región, Cataluña es la autonomía española que más impuestos propios tiene. Las CCAA tienen la potestad de establecer tributos propios, pero siempre que cumplan determinados requisitos, como que no graven hechos imponibles ya gravados por el Estado o que no se apliquen a negocios que tengan la actividad en otra Comunidad Autónoma. Pero como Hacienda tiene gravado casi todo, a las regiones no les queda más remedio que echarle imaginación si quieren seguir haciendo caja. El impuesto a las bebidas azucaradas es uno de los tributos catalanes más polémicos —ahora lo quiere imponer el Gobierno central—, así como el de las viviendas vacías. Algunas de estas figuras han sido declaradas inconstitucionales, como el impuesto sobre los depósitos en las entidades de crédito.

Rufián ha asegurado que el preacuerdo incluye el fin del control financiero por parte del Estado sobre los gastos de Cataluña, lo que ha llamado "el 155 financiero aplicado por Rajoy y por Montoro" que supone para el portavoz de ERC "el fin de la tutela del abuso austericida" del PP.

No deja de ser llamativo que los independentistas estén proponiendo una medidas, como la de que el Estado suba Patrimonio o Sucesiones, que implican más centralismo y resta competencias autonómicas, pero así es.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot