Menú

Ecologistas radicales contrarios al Black Friday asaltan la sede de Amazon en Barcelona

Las protestas se vienen produciendo año tras año por grupos de ultraizquierda, pese a que el Black Friday supone una gran fuente empleo.

0
Las protestas se vienen produciendo año tras año por grupos de ultraizquierda, pese a que el Black Friday supone una gran fuente empleo.
En España, Amazon prevé elevar su plantilla hasta los 9.000 empleados a finales de este año. | Red por la Justicia Climática/EFE

Un grupo de activistas de la Red por la Justicia Climática ha ocupado esta mañana la sede de la empresa Amazon en la calle Tánger de Barcelona, para expresar su rechazo a la campaña del Black Friday, que, según estos ecologistas, tiene un gran impacto ambiental.

Los activistas también denuncian "la continua precarización de las condiciones de trabajo de la plantilla" de esta compañía, ha dejado en la entrada de la empresa una pila de cajas en las que se puede leer "os devolvemos vuestro pedido".

Este tipo de protestas vienen produciéndose año tras año por parte de diversos grupos de ultra izquierda, pese a que el Black Friday supone una gran fuente de dinamismo económico previo a la Navidad, e implica la contratación de miles de personas.

En concreto, en España, Amazon prevé elevar su plantilla hasta los 9.000 empleados a finales de este año. Según la información de Infocif, la filial logística de Amazon en España multiplicó por seis su beneficio en 2019, hasta 18,25 millones de euros.

Además, las protestas se producen en un contexto de recesión económica, en el que el sector logístico y de ventas online es uno de los pocos que se mantiene en plena forma, contribuyendo así a la reactivación de la economía.

Mientras algunos de los activistas han entrado al vestíbulo de la empresa, otros han permanecido en el exterior posando sus manos en el cristal de la fachada.

Ecologistas y anticapitalistas

Los radicales han querido denunciar con su acción "que la empresa multimillonaria obtiene su riqueza a base de la destrucción medioambiental y la precarización laboral de sus trabajadores", además de los perjuicios que causa al "pequeño comercio local y de proximidad, abocándolo al umbral de la pobreza".

Sin embargo, no podemos olvidar que plataformas como Amazon están permitiendo sobrevivir a muchas pequeñas y medianas empresas en plena crisis del coronavirus, ya que les posibilita dar salida a muchos productos vía online que, de otra forma, serían incapaces de vender dado el contexto actual. Además, frente a las acusaciones de malas condiciones laborales, lo cierto es que Amazon destina el grueso de sus ventas a pagar salarios e impuestos, mientras que el margen de beneficio es relativamente bajo".

En este sentido, el CEO de Amazon, Jeff Bezos, contestaba hace unos días al cuestionamiento de la Comisión Europea sobre las condiciones laborales de sus empleados: "ofrecemos salarios excelentes, beneficios y oportunidades de crecimiento personal, y también un ambiente de trabajo seguro y moderno". "Comparen nuestros sueldos con los de la competencia", subrayó.

La autodenominada Red por la Justicia Climática está integrada por los movimientos Fridays for Future (fundada por Greta Thunberg), Extinction Rebellion, Acción Ecofeminista, Ecologistas en Acción y Teachers for Future, entre otros, después de haberse constituido formalmente el pasado mes de septiembre.

Según los activistas, la política de envíos individuales y de alta velocidad de la multinacional "genera una gran cantidad de emisiones de CO2".

También denuncian que "la compra compulsiva de productos, sumada a la rapidez de los envíos, provoca que los camiones de reparto, que tampoco son eficientes energéticamente, a menudo circulen a media carga, lo que empeora la huella ecológica de los envíos".

Igualmente, acusan a la multinacional de ser "responsable del aumento de residuos" y denuncian que "campañas como el Black Friday incentivan el derroche de recursos y la acumulación de residuos electrónicos. Además, el envío requiere de embalaje con cajas y plásticos, lo que también aumenta la generación de residuos".

"Mientras muchas familias han tenido problemas para llegar a fin de mes durante los meses de confinamiento, Jeff Bezos, propietario de Amazon, aumentó un 30% su riqueza, consolidándose como el hombre más rico del planeta", han reprochado los activistas.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot