Menú
EDITORIAL

Saqueo a Madrid

Si el PSOE y ERC logran su objetivo, lo que armonizarán será la pobreza. 

EDITORIAL
0

El Gobierno y ERC preparan el asalto fiscal a Madrid. La izquierda no soporta que sea la autonomía española donde menos impuestos se pagan y que -encima- sea la que más recauda. Esto convierte a Madrid en ejemplo vivo del fracaso de las políticas tributarias de socialistas e independentistas. Y es por eso, que quieren aniquilarla. 

Fue el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, el que anunció el órdago a la capital esta semana, en un discurso plagado de falacias, descalificativos y falsedades sobre cómo maneja Madrid sus impuestos. Hablar de "dumping fiscal" o de "paraíso fiscal" cuando Cataluña podría bajar su tributación de la misma manera, y no lo hace -porque prefiere abrasar a sus ciudadanos en el infierno impositivo en el que se ha convertido- es la señal inequívoca de que lo que realmente repugna a los independentistas es la riqueza que ellos no son capaces de generar. Que un madrileño que cobra 30.000 euros brutos al año pague 300 euros menos a Hacienda que un catalán, les escuece sobremanera porque desmonta el discurso de que Madrid únicamente mira por los más pudientes. Sin embargo, la región de Pere Aragonès machaca a todas las rentas: no sólo es una de las que más IRPF impone a los más ricos, también tiene una de las tributaciones más agresivas para los más pobres. Esos a los que tanto se jacta de proteger Rufián.

Además, con 18 figuras tributarias, Cataluña es la autonomía española que más impuestos propios tiene. Desde el IVA a las bebidas azucaradas, a la Tasa a las viviendas vacías, pasando por el Impuesto a los grandes establecimientos comerciales. Respecto a Patrimonio, Cataluña también está entre las que más expolian a los más acaudalados. La Comunidad de Madrid decidió eliminar este tributo en el año 2008, y desde entonces, no ha dejado de atraer capital a su territorio. Ahora, este es el primer impuesto autonómico que el Gobierno social-comunista y los golpistas quieren forzar a subir con el objetivo de recaudar 1.000 millones de euros. Suponer que una subida de un impuesto se traduce automáticamente en aumento proporcional de la recaudación, no puede ser más tramposo. Ante semejante atraco, las víctimas de Sánchez y Rufián huirán despavoridas a refugiarse en un lugar que no tenga en vigor un peaje de tal calibre. Como destino podrán elegir a cualquier país de Europa, porque a ninguno de sus Gobiernos tiene ya en vigor el más obsoleto de los impuestos. 

Luego queda Sucesiones. El verdadero objeto del deseo de María Jesús Montero desde que ostentara el cargo de consejera de Hacienda en la Junta de Andalucía. Aunque PSOE y ERC todavía no se han atrevido a poner por escrito que quieren incrementar las fiscalidad a los 100.000 madrileños que se benefician al año de las bonificaciones de Sucesiones y Donaciones, es un hecho que van a ir a por uno de los impuestos autonómicos más jugosos para las arcas del Estado. Tal es el afán de la Generalidad por expoliar las herencias, que ha sido el único Gobierno regional capaz de subir Sucesiones en plena pandemia del coronavirus. ¡Valientes saqueadores!

Hace casi dos décadas -cuando Esperanza Aguirre llegó al Gobierno autonómico- la Comunidad Madrid comenzó a enarbolar su estrategia de impuestos bajos, libertad para hacer negocios y responsabilidad presupuestaria. Ahora, ha adelantado a Cataluña como la primera economía del país y es la que mejor se está recuperando de la crisis sanitaria. El ahorro, la inversión o el consumo que generan los madrileños gracias a que tienen más renta disponible en sus bolsillos está en peligro. Si el PSOE y ERC logran su objetivo, lo que armonizarán será la pobreza. 

En Libre Mercado

    Servicios